PPK Y KEI­KO, ¡PI­LAS!

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - PHI­LLIP BUTTERS

Veo y leo con preo­cu­pa­ción que la mal lla­ma­da cla­se po­lí­ti­ca y el co­mún de la pren­sa se es­tá preo­cu­pan­do por te­mas ac­ce­so­rios, que la Vil­ca­to­ma se pe­lea con Becerril, que Lom­bar­di se pe­lea y amis­ta con She­put, o que Ara­na se ara­ña con la Glave; sin em­bar­go, quie­nes go­bier­nan, que son los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de ocu­par­se de los te­mas real­men­te prin­ci­pa­les, si­guen per­dien­do el tiem­po y ju­gan­do al en­sa­yo y el error, lo que evi­den­cia que PPK no pen­só en ga­nar y eso de que “te­nía el me­jor plan de go­bierno y el me­jor equi­po” no era más que una idea fuer­za de cam­pa­ña. Mien­tras el con­su­mo de ali­men­tos cae en to­do el país, es­pe­cial­men­te en pro­vin­cias, mien­tras que el Li­ma el con­su­mo de po­llo, car­ne, le­che, hue­vos, ver­du­ras y me­nes­tras de cre­ce en el sec­to­rDy so­los e man­tie­ne adu­ras pe­nas en los seg­men­tos A,ByC, el mi­nis­tro de Economía no sa­le del li­bre­to de la re­duc­ción del IGV y de una nue­va re­for­ma tri­bu­ta­ria pa­ra reac­ti­var la economía. ¡Cra­so error!, si el con­su­mo de ali­men­tos no sube la po­pu­la­ri­dad de PPK se va a es­fu­mar y su lu­na de miel ter­mi­na­rá en di­vor­cio. Ahí no que­da la co­sa, la cla­se me­dia ya no com­pra ca­rros co­mo an­tes, ha­ce dos años no hay “Mo­tors­how” y es­te se­rá el ter­cer año de caí­da li­bre. El “stock” de de­par­ta­men­tos en Surco, Mag­da­le­na, San Bor­ja, Pue­blo Li­bre, Mi­ra­flo­res se in­cre­men­ta ca­da día. En las ca­lles más ca­ras de San Isi­dro, don­de se en­cuen­tra el me­tro cua­dra­do más ca­ro del Pe­rú, “pu­lu­lan” le­tre­ros de “se ven­de o se al­qui­la”, er­go, ¿qué se pue­de es­pe­rar de las pro­vin­cias? A ello sú­men­le que la mo­ro­si­dad de las em­pre­sas sube y que las cla­se me­dia ca­da día de­be más en las tar­je­tas de cré­di­to y co­mien­za a dar­se cuen­ta que su de­par­ta­men­to o ca­sa no es tan su­yo co­mo de los ban­cos, que lo mis­mo pa­sa con su ca­rros com­pra­dos a cré­di­to, con sus mue­bles, re­fri­ge­ra­do­ras y, por úl­ti­mo, tam­bién de­ben lo que es­tá den­tro de ellas, los po­lí­ti­cos pier­den sa­li­va y tiem­po que pa­ga­mos los con­tri­bu­yen­tes en pro­yec­tos de ley es­té­ri­les e im­pro­duc­ti­vos. Se agra­va el pa­no­ra­ma si te­ne­mos un mi­nis­tro del In­te­rior co­mo Ba­som­brío que ha lle­ga­do a pe­gar­le a la no­che, se cree Urres­ti, pe­ro no tie­ne ni el flo­ro, ni la sim­pa­tía, y pa­ra col­mo se ol­vi­da có­mo ter­mi­nó el su­so­di­cho. Por mu­cho que ten­ga ami­gos en la pren­sa, si las ci­fras del de­li­to si­guen su­bien­do, él cae­rá. Y co­mo ce­re­za del pas­tel de es­ta lu­na de miel de fan­ta­sía en­con­tra­mos a la mi­nis­tra de Sa­lud que cree que la prio­ri­dad de su sec­tor es re­par­tir la píl­do­ra del día si­guien­te en vez de com­prar an­ti­bió­ti­cos pa­ra la gran ma­yo­ría de hos­pi­ta­les del Es­ta­do que es­tán des­abas­te­ci­dos y no pa­ga suel­dos de mé­di­cos no nom­bra­dos ha­ce cua­tro me­ses, o más. ¿Y quié­nes go­bier­nan? Pues PPK y Kei­ko, sí, los dos. Am­bos son los res­pon­sa­bles de ha­cer, con ve­lo­ci­dad y pre­ci­sión. Que se pon­gan las pi­las, que no les crean a las en­cues­tas ni a los “aya­ye­ros”. Par­ti­cu­lar­men­te su desem­pe­ño me pa­re­ce me­dio­cre. Tie­nen un en­fer­mo en ma­nos, se lla­ma Pe­rú. No es­pe­ren que en­tre en cui­da­dos in­ten­si­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.