FA­RÁN­DU­LA CONGRESAL

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - AL­FON­SO BAELLA HE­RRE­RA

La ma­ne­ra en que la Dra. Ye­ni Vil­ca­to­ma de­ci­dió ter­mi­nar con su fu­gaz mi­li­tan­cia par­ti­da­ria es un te­ma de for­ma y no de fon­do. Es de­cir, na­die dis­cu­te la po­si­bi­li­dad de dis­cre­par den­tro de un gru­po po­lí­ti­co pe­ro es en la ma­ne­ra de ha­cer­lo don­de es­tá el pro­ble­ma. “Su” pro­yec­to de ley, que no era otro que el que es­ta­ba en el Plan Pe­rú de Fuer­za Po­pu­lar, no es­tu­vo ni es­tá en dis­cu­sión y no fue esa la ra­zón del desen­la­ce fi­nal sino la for­ma en que ella so­bre­rreac­cio­nó y la impu­tacio­nes sin prue­bas que lan­zó con­tra sus co­le­gas de ban­ca­da. Re­mon­té­mo­nos un po­co atrás. Ye­ni Vil­ca­to­ma de­ci­dió, lue­go de en­tre­vis­tar­se con va­rios par­ti­dos y mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos a fi­nes del año pa­sa­do –que vie­ron en su desem­pe­ño fren­te al go­bierno de Ollan­ta Hu­ma­la y Na­di­ne He­re­dia, va­len­tía y ca­pi­tal po­lí­ti­co- en­trar a la po­lí­ti­ca par­ti­da­ria y con­si­guió una ubi­ca­ción pri­vi­le­gia­da en la cú­pu­la del po­der congresal na­ran­ja. Fue, na­da me­nos, la can­di­da­ta con el nú­me­ro 2. Los per­ga­mi­nos pa­re­cían su­fi­cien­tes pa­ra unos, aun­que pa­ra otros la gra­ba­ción de una con­ver­sa­ción pri­va­da con su je­fe di­rec­to y, en ese mo­men­to, mi­nis­tro de Jus­ti­cia, la mos­tra­ban co­mo una per­so­na po­ten­cial­men­te des­con­fia­ble. A pe­sar de ello lo­gró una cu­rul for­man­do par­te de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de Fuer­za Po­pu­lar. A es­tas al­tu­ras y ha­bien­do ella mis­ma pe­di­do dis­cul­pas a los que se sin­tie­ron ofen­di­dos –en pri­va­do, se­gún lo tras­cen­di­doy ha­bien­do tam­bién ofre­ci­do re­ti­rar la de­nun­cia con­tra Héc­tor Becerril, re­sul­ta en una cri­sis de fal­ta de ex­pe­rien­cia o ex­ce­si­vo ím­pe­tu; pa­ra ser be­ne­vo­len­tes. No fal­ta quie­nes impu­tan a Vil­ca­to­ma cier­to afán fa­ran­du­le­ro. Ade­ma­nes, des­plan­tes, fra­ses a pe­rio­dis­tas co­mo «me re­ser­vo mi derecho de opi­nión» y, fi­nal­men­te, llan­to, han da­do la im­pre­sión de que­rer ser el cen­tro de aten­ción sin te­ner, en el fon­do, ni ra­zón ni ar­gu­men­to. Su fu­tu­ro es in­cier­to pe­ro la re­sul­tan­te no abo­na en su fa­vor. Ye­ni de­be­rá rein­ven­tar­se si quie­re, a par­tir de aho­ra, ser to­ma­da en se­rio. Cual­quier gru­po que la aco­ja co­rre­rá ese ries­go. El de una con­gre­sis­ta que no pa­re­ce en­ten­der la di­ná­mi­ca de la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca en de­mo­cra­cia; don­de la bús­que­da del con­sen­so en­tre co­le­gas es un im­pe­ra­ti­vo y don­de la hi­per­sen­si­bi­li­dad de­be de­jar­se de la­do por un bien ma­yor. Los pe­rua­nos he­mos vi­vi­do en los úl­ti­mos años un Par­la­men­to de fa­rán­du­la con es­tre­llas que re­sul­ta­ron es­tre­lla­das; oja­lá que ella no pre­ten­da ese lu­gar en la his­to­ria de la po­lí­ti­ca pe­rua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.