LO QUE DE­BE PER­MA­NE­CER DEL SNIP

Diario Expreso (Peru) - - Economía - AR­TU­RO BA­RRA ZAMALLOA

Re­to­ma­mos nue­va­men­te el SNIP por­que se desea se­ña­lar al­gu­nas ideas que pre­ten­den orien­tar su re­for­mu­la­ción. Es fun­da­men­tal me­jo­rar su con­tri­bu­ción a in­cre­men­tar la ca­li­dad del gas­to pú­bli­co. ¿Qué prin­ci­pios de­ben guiar en­ton­ces su re­for­mu­la­ción?, o ¿qué es lo que se de­be man­te­ner de es­te sis­te­ma? La esen­cia del SNIP es con­ver­tir una idea en pro­yec­to, es de­cir, pa­sar de una ima­gen a una ac­ción, a una so­lu­ción con­cre­ta y es­pe­cí­fi­ca. To­do nue­vo pro­ce­so de­be res­pe­tar es­te ob­je­ti­vo, pues mal se ha­ría en re­tro­ce­der y con­ver­tir una idea en ex­pe­dien­te téc­ni­co sin ma­yor re­fle­xión. Ello por­que to­do pro­yec­to in­ten­ta mo­di­fi­car una reali­dad que es com­ple­ja y di­ná­mi­ca, la cual sin una aproximación ade­cua­da se­rá in­de­fec­ti­ble­men­te re­du­ci­da de mo­do ries­go­so, res­tán­do­le ra­cio­na­li­dad a cual­quier ac­ción pú­bli­ca di­ri­gi­da a re­sol­ver ne­ce­si­da­des. Bá­si­ca­men­te lo que el SNIP ha he­cho ha si­do sis­te­ma­ti­zar con cier­to or­den y ló­gi­ca un con­jun­to de he­rra­mien­tas, ins­tru­men­tos y de­sa­rro­llo con­cep­tual am­plia­men­te acep­ta­dos, que per­mi­ten con­ver­tir una idea en pro­yec­to. Así, en teo­ría, un SNIP bien apli­ca­do de­bie­ra pro­du­cir bue­nos pro­yec­tos. Por ello, lo que se de­be re­vi­sar es el pro­duc­to de esa sis­te­ma­ti­za­ción, no su pro­pó­si­to. Ca­be eva­luar en­ton­ces si, da­das nues­tra reali­dad y ca­pa­ci­da­des, el ins­tru­men­tal del SNIP es ágil y per­mi­te efec­ti­va­men­te con­ver­tir ideas en bue­nos pro­yec­tos. Es evi­den­te que el SNIP no ha lo­gra­do, co­mo se desea­ba, con­tar con más pro­yec­tos bue­nos que ma­los. Pe­ro ese re­sul­ta­do no es cul­pa ex­clu­si­va de es­te sis­te­ma. De­fi­cien­cias en la pla­ni­fi­ca­ción, ex­pe­dien­tes téc­ni­cos, con­tra­ta­cio­nes, eje­cu­cio­nes, su­per­vi­sio­nes y en las ca­pa­ci­da­des hu­ma­nas, etc., ex­pli­can mu­cho de es­ta si­tua­ción ne­ga­ti­va. Sin em­bar­go, se le impu­ta al SNIP la tu­to­ría de los pro­yec­tos más ano­di­nos cuan­do los que pro­po­nen, eva­lúan, for­mu­lan, prio­ri­zan y eje­cu­tan son los fun­cio­na­rios pú­bli­cos quie­nes, evi­den­te­men­te, son más res­pon­sa­bles que el SNIP, que no es sino un sis­te­ma ad­mi­nis­tra­ti­vo. Si al­go le fal­tó al SNIP, aun­que no era su pro­pó­si­to, era su­ge­rir prio­ri­da­des. Así, si al­go se pue­de su­mar al nue­vo pro­ce­so de prein­ver­sión, se­ría asig­nar prio­ri­da­des tra­du­ci­das en pla­zos y pre­su­pues­tos. Es­to ten­dría de­fi­ni­ti­va­men­te im­pac­tos po­si­ti­vos vía eje­cu­cio­nes más opor­tu­nas. Fi­nal­men­te, los erro­res que no se pue­de co­me­ter en la re­for­ma del SNIP, cual­quie­ra sea es­ta, son: i)re­du­cir la ra­cio­na­li­dad de la de­ci­sión de in­ver­sión, o in­ver­tir con me­nor co­no­ci­mien­to de la reali­dad, ii)con­fun­dir la con­ver­sión de una idea a pro­yec­to con la prio­ri­za­ción de ne­ce­si­da­des, iii) asu­mir que to­da la pro­ble­má­ti­ca del gas­to de in­ver­sión se ha­lla en el SNIP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.