“EL PO­DER JU­DI­CIAL DE­BE TE­NER 3 % DEL PRE­SU­PUES­TO GE­NE­RAL”

Ex­de­cano del CAL Mario Amo­ret­ti dis­cre­pa de dar­le ma­yor po­der al CNM pa­ra eva­luar a jue­ces y fis­ca­les.

Diario Expreso (Peru) - - Portada - EDUAR­DO SA­LAS GUZ­MÁN

Aho­ra que hay una pug­na en­tre el Con­se­jo Nacional de la Ma­gis­tra­tu­ra (CNM) y el Po­der Ju­di­cial, a pro­pó­si­to del con­trol dis­ci­pli­na­rio de jue­ces y fis­ca­les de to­das las ins­tan­cias, el ex­de­cano del Co­le­gio de Abo­ga­dos de Li­ma (CAL) Mario Amo­ret­ti Pa­chas ha ver­ti­do al­gu­nas opi­nio­nes que son aten­di­bles da­da su ex­pe­rien­cia co­mo pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y ex­pe­ri­men­ta­do pe­na­lis­ta.

-Doc­tor, al­gu­nos po­lí­ti­cos di­cen que el ac­tual Po­der Ju­di­cial no es idó­neo. ¿Qué opi­nión le me­re­ce?

No po­de­mos ge­ne­ra­li­zar. Hay bue­nos fis­ca­les y jue­ces en el país, y es­to hay que des­ta­car­lo. Lo que lla­ma la aten­ción aho­ra es que los mis­mos po­lí­ti­cos que hoy quie­ren dar­le más po­de­res al Con­se­jo Nacional de la Ma­gis­tra­tu­ra so­li­ci­ta­ban wwan­tes la ca­be­za de los miem­bros de es­te or­ga­nis­mo.

-¿Y eso por qué?

To­do ello a raíz de los pro­ble­mas sus­ci­ta­dos tras la elec­ción de uno de sus miem­bros –Al­fre­do Quis­pe Pa­rio­na–, la mis­ma que fue bas­tan­te cues­tio­na­da [he­cho que se com­pli­có tras la re­nun­cia del ti­tu­lar del CNM, Pa­blo Ta­la­ve­ra El­gue­ra] y tra­jo pos­te­rior­men­te la des­ti­tu­ción de Quis­pe.

-En­ton­ces, ¿qué ha pa­sa­do aho­ra?

Ha pa­sa­do que hay una co­rrien­te en­tre los po- lí­ti­cos pa­ra pre­ten­der otor­gar más fa­cul­ta­des al CNM, res­pec­to a su la­bor dis­ci­pli­na­ria, pa­ra no so­lo des­ti­tuir a jue­ces y fis­ca­les su­pre­mos, sino a los ma­gis­tra­dos de to­das las ins­tan­cias.

-¿Cuál se­ría su pro­pues­ta res­pec­to a las fun­cio­nes del CNM?

En mi li­bro “Re­for­ma Ju­di­cial” pro­pon­go la elec­ción y la con­for­ma­ción de los in­te­gran­tes del CNM, a fin de ele­var el ni­vel de los mis­mos, me­dian­te la par­ti­ci­pa­ción de la so­cie­dad ci­vil, pe­ro con el vo­to uni­ver­sal de di­ver­sos gre­mios, y no co­mo pro­duc­to de de­le­gar esas fun­cio­nes a de­ter­mi­na­dos per­so­na­jes.

-¿Y qué hay so­bre el Po­der Ju­di­cial?

Re­pi­to, hay bue­nos y ma­los jue­ces. Lo que tie­nen que ha­cer los po­lí­ti­cos y el Po­der Eje­cu­ti­vo es do­tar al Po­der Ju­di­cial del 3 por cien­to del Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca y no el 0.46 co­mo aho­ra, pa­ra exi­gir­les –así– que es­tén a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Así, por ejem­plo, la Ofi­ci­na de Con­trol de la Ma­gis­tra­tu­ra (Oc­ma) ten­drá los re­cur­sos pa­ra fis­ca­li­zar per­ma­nen­te­men­te los dis­tri­tos ju­di­cia­les del país [in si­tu] y so­pe­sar di­rec­ta­men­te có­mo mar­cha la im­par­ti­ción de jus­ti­cia.

-Cam­bian­do de te­ma, y ha­blan­do del nue­vo go­bierno, ¿ob­ser­va us­ted avan­ces en la lu­cha con­tra la in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na?

No hay avan­ces en nin­gún sen­ti­do, por­que sen­ci­lla­men­te nues­tros po­lí­ti­cos no ven las cau­sas de la in­se­gu­ri­dad. ¿Dón­de es­tán? Muy sim­ple: no se po­nen en prác­ti­ca los pro­to­co­los mí­ni­mos pa­ra pre­ve­nir el de­li­to, por­que no hay po­li­cías es­pe­cia­li­za­dos –co­mo an­tes–, no hay in­ves­ti­ga­do­res del de­li­to. Nues­tros go­ber­nan­tes creen que la so­lu­ción es­tá so­lo en su­bir las pe­nas car­ce­la­rias o en la dis­mi­nu­ción de los be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios. No es así.

-¿Qué ha­cer en­ton­ces?

Pa­ra te­ner una me­jor idea de la in­se­gu­ri­dad que vi­ve el país, es­ta se ha en­car­na­do tam­bién en el es­can­da­lo­so trá­fi­co de te­rre­nos e in­mue­bles, a ni­vel nacional, sin que la mis­ma Po­li­cía, los mu­ni­ci­pios, los no­ta­rios, la Su­pe­rin­ten­den­cia de Re­gis­tros Pú­bli­cos, el mis­mo Po­der Ju­di­cial y la Fis­ca­lía, pue­den po­ner ata­jo a es­ta mo­da­li­dad de­lic­ti­va don­de el aho­ra pre­so abo­ga­do por es­te ilí­ci­to, Ro­dol­fo Ore­lla­na Ren­gi­fo, es uno de los tan­tos que han he­cho de las su­yas im­pu­ne­men­te en agra­vio de la so­cie­dad, mien­tras las au­to­ri­da­des, in­clui­do el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, no ha­cen na­da le­gal­men­te pa­ra ter­mi­nar con esa ca­de­na del mal.

-En­ton­ces, a su en­ten­der, no hay vo­lun­tad po­lí­ti­ca fren­te a la cri­mi­na­li­dad…

No hay vo­lun­tad po­lí­ti­ca, des­gra­cia­da­men­te, pa­ra po­ner los pa­rá­me­tros se­rios pa­ra plan­tear una lu­cha fé­rrea con­tra la in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, con­ver­ti­da hoy en un gran do­lor de ca­be­za por ser uno de los prin­ci­pa­les fla­ge­los que su­fre nues­tra so­cie­dad, a tal pun­to que to­dos vi­vi­mos a so­bre­sal­tos, es­pe­cial­men­te en la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.