DESCONCIERTO TO­TAL

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - MAR­COS IBAZETA MA­RINO

Es­ta­mos to­man­do co­no­ci­mien­to de la real si­tua­ción de la ca­ja fis­cal, que no es na­da bue­na, co­mo con­se­cuen­cia del des­go­bierno y de los ac­tos de in­cohe­ren­cia gu­ber­na­men­tal pro­vo­ca­dos por la pa­re­ja Hu­ma­la-He­re­dia en el mo­do y for­ma que to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­cial di­fun­die­ron, pe­ro pa­re­ce que fren­te a una si­tua­ción eco­nó­mi­ca, no­mi­nal­men­te en buen es­ta­do pe­ro real­men­te en cri­sis, nadie es­tá to­man­do en se­rio el te­ma. No pa­re­ce que el Pre­si­den­te ha­ya ele­gi­do Chi­na co­mo el pri­mer gran país des­tino de su re­cien­te via­je por una cues­tión cir­cuns­tan­cial, sino por­que es­tá de­mos­tra­do has­ta el har­taz­go que nues­tra economía se ha vuel­to chino de­pen­dien­te pues re­sul­ta que allí es­tán nues­tros ma­yo­res com­pra­do­res y ne­ce­si­ta­mos equi­li­brar y po­ner en azul nues­tra ba­lan­za co­mer­cial pa­ra que nues­tras re­ser­vas no se ha­gan hu­mo; pe­ro tam­bién re­que­ri­mos de gran­des in­ver­sio­nes que im­pul­sen la economía des­de aden­tro, den­tro de una po­lí­ti­ca de in­dus­tria­li­za­ción pa­ra que nues­tro co­mer­cio crez­ca dán­do­le a nues­tros pro­duc­tos ma­yor va­lor agre­ga­do. Co­mo di­jo al­guien a quien los maoís­tas odian a morir, cual­quier re­dis­tri­bu­ción o pro­yec­tos de jus­ti­cia so­cial y desa­rro­llo no se ha­ce con bue­nas in­ten­cio­nes sino con di­ne­ro, con ca­pi­tal, de mo­do que ha­cia ese ob­je­ti­vo de­be­ría­mos es­tar apun­tan­do to­dos. Sin em­bar­go, des­de el Eje­cu­ti­vo no lle­gan men­sa­jes cla­ros so­bre la real si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país y en el Con­gre­so an­dan en­tram­pa­dos en ca­sos de pla­gio y de pro­yec­tos ca­pri­cho­sos que re­quie­ren de am­plios de­ba­tes que los per­fec­cio­nen, así co­mo de ca­sos de trans­fu­guis­mo pro­vo­ca­dos por con­gre­sis­tas que no en­tien­den del ar­te de la po­lí­ti­ca y que, si lle­ga­ron al Con­gre­so con de­ter­mi­na­da agru­pa­ción, no pue­den tra­tar de ac­tuar des­li­ga­dos de aque­lla por­que, aun­que se dis­cre­pe, se dis­cu­ta y has­ta se pe­lee por ideas en­con­tra­das, la ins­ti­tu­cio­na­li­dad exi­ge una ex­pre­sión só­li­da de po­si­cio­nes pro­gra­má­ti­cas e ideo­ló­gi­cas por par­te de la agru­pa­ción en sí y no de ca­da uno de sus in­te­gran­tes. No es po­si­ble que el ca­so Vil­ca­to­ma es­té aca­pa­ran­do to­da la aten­ción de la gen­te cuan­do se ha­lla pen­dien­te la de­le­ga­ción de fa­cul­ta­des que el Eje­cu­ti­vo ha so­li­ci­ta­do al Con­gre­so y que és­te, a tra­vés de sus co­mi­sio­nes, vie­ne ana­li­zan­do pun­to por pun­to, pe­ro no pa­ra las ca­len­das grie­gas sino pa­ra el hoy que nos es­tá afec­tan­do se­ve­ra­men­te. Es­te des­or­den ins­ti­tu­cio­nal da­ña so­bre­ma­ne­ra y más cuan­do la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na ca­si no exis­te y el Es­ta­do, así co­mo van las co­sas, ten­drá pro­ble­mas pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.