ACER­CA DEL FI­NAN­CIA­MIEN­TO DE LOS PAR­TI­DOS PO­LÍ­TI­COS

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - VÍC­TOR LÓ­PEZ GAR­CÍA (*) (*)So­ció­lo­go, po­li­tó­lo­go y co­mu­ni­ca­dor

Uno de los gran­des pro­ble­mas que tie­ne el país es la au­sen­cia de ver­da­de­ros par­ti­dos po­lí­ti­cos y de au­tén­ti­cos po­lí­ti­cos. Va­le de­cir, de or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas que ten­gan un idea­rio, una lí­nea po­lí­ti­ca, una pro­pues­ta pro­gra­má­ti­ca, una es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca y un li­de­raz­go le­gi­ti­ma­do. Y de po­lí­ti­cos iden­ti­fi­ca­dos y com­pro­me­ti­dos con idea­les e ideas, con ini­cia­ti­vas y pro­pues­tas, con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad par­ti­da­ria y con la con­duc­ción. Has­ta aho­ra so­lo te­ne­mos par­ti­dos re­me­do, le­ga­les en tan­to re­co­no­ci­dos ´por la ley; pe­ro no le­gi­ti­ma­dos por su his­to­ria y sus le­ga­dos al país y al pueblo. Ex­cep­to el Par­ti­do Apris­ta, el PPC, Ac­ción Po­pu­lar, y el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, Pa­tria Ro­ja, no hay par­ti­dos po­lí­ti­cos de ver­dad. Son en­ti­da­des for­ma­les pe­ro no reales. No tie­nen doc­tri­na, ni orien­ta­ción po­lí­ti­ca ni pro­pues­ta. Ni si­quie­ra es­truc­tu­ra, ni di­rec­ción. Son par­ti­dos ami­ca­les co­mo So­li­da­ri­dad Na­cio­nal o Pe­rú Po­si­ble. O par­ti­dos fa­mi­lia­res co­mo el Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta o Alian­za pa­ra el Pro­gre­so. O amal­ga­ma de in­de­pen­dien­tes o in­tere­sa­dos en el po­der co­mo Pe­rua­nos por el Cam­bio. De tal mo­do que una de las de­ci­sio­nes fun­da­men­ta­les pa­ra el Bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia Na­cio­nal es la de tener pa­ra en­ton­ces par­ti­dos po­lí­ti­cos y po­lí­ti­cos reales, au­tén­ti­cos, ge­nui­nos. Pre­ci­sa­men­te una mues­tra de la enor­me ca­ren­cia de par­ti­dos po­lí­ti­cos es que en el ac­tual Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca ape­nas me­nos de la cuarta par­te de los “pa­dres de la pa­tria” son mi­li­tan­tes o afi­lia­dos a or­ga­ni­za­cio­nes par­ti­da­rias. La in­men­sa ma­yo­ría son in­de­pen­dien­tes, sin mi­li­tan­cia o afi­lia­dos de úl­ti­ma hora pa­ra lle­gar al Po­der del Eje­cu­ti­vo o el Le­gis­la­ti­vo. De tal mo­do que no los vin­cu­la la identidad ideo­ló­gi­ca, po­lí­ti­ca y pro­gra­má­ti­ca; ni el com­pro­mi­so or­ga­ni­za­cio­nal o eco­nó­mi­co o so­cial. Los une más el in­te­rés de po­der o de pro­ta­go­nis­mo per­so­nal. No sien­ten tan­ta, o muy po­ca identidad con el país y com­pro­mi­so la gen­te. Hay que cons­truir par­ti­dos ´po­lí­ti­cos de ver­dad. Es una de­man­da na­cio­nal pa­ra la Go­ber­na­bi­li­dad De­mo­crá­ti­ca del país. El Pe­rú exi­ge or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas re­pre­sen­ta­ti­vas de in­tere­ses eco­nó­mi­cos y so­cia­les que ex­pre­sen sus pro­ble­mas, de­man­das y as­pi­ra­cio­nes. Al­gu­nos par­ti­dos po­lí­ti­cos tie­nen ex­pre­sión par­la­men­ta­ria. Otros no la tie­nen, ya sea por­que no al­can­za­ron el to­pe re­que­ri­do o por­que no se han cons­ti­tui­do aún co­mo ta­les. Nadie du­da que en la ac­tua­li­dad –a di­fe­ren­cia del pa­sa­do que era otra reali­dad- pa­ra edi­fi­car au­tén­ti­cas or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas se re­quie­re tam­bién dis­po­ner de re­cur­sos eco­nó­mi­cos que ca­si nin­guno lo tie­ne por sí mis­mo; a no ser que al­gu­nos sean fi­nan­cia­dos con di­ne­ros que pue­den ser lim­pios o pue­den ser os­cu­ros. El apor­te de la mi­li­tan­cia es mí­ni­mo, y por ello, in­su­fi­cien­te. So­bre to­do en el mar­co de una reali­dad glo­bal y na­cio­nal don­de muy po­cos mi­li­tan en or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas. Por ello es que en va­rios paí­ses desa­rro­lla­dos y en paí­ses del Ter­cer Mun­do los par­ti­dos po­lí­ti­cos son fi­nan­cia­dos con re­cur­sos pú­bli­cos de acuer­do al ta­ma­ño electoral que po­seen. Es una for­ma ab­so­lu­ta­men­te trans­pa­ren­te de fi­nan­cia­mien­to par­ti­da­rio por­que las so­cie­da­des se me­re­cen par­ti­dos po­lí­ti­cos de ver­dad y po­lí­ti­cos au­tén­ti­cos. De tal mo­do que no se pue­de de­cir NO a es­ta for­ma de fi­nan­cia­mien­to. Ni me­nos ar­gu­men­tar “su­fi­cien­cias pro­pias” que no exis­ten ni si­quie­ra en el Par­ti­do Apris­ta. Ni tam­po­co ar­güir que por ello los par­ti­dos van a per­der su con­di­ción de or­ga­ni­za­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas de ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.