YA NO VI­VO POR VI­VIR

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - DR. LUIS SÁN­CHEZ GON­ZA­LES

Mu­chos se­res hu­ma­nos se han pa­sa­do la vi­da sin en­con­trar­le un sen­ti­do cons­truc­ti­vo a su vi­da emo­cio­nal por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, que en al­gu­nos ca­sos de­ja­ron de exis­tir en es­ta vi­da te­rre­na y se fue­ron al orien­te eterno sin ha­ber lle­na­do su tan­que emo­cio­nal, de­jan­do una es­te­la in­tras­cen­den­te de la exis­ten­cia de es­tos se­res hu­ma­nos. He co­no­ci­do mu­chos ca­sos en que la per­so­na vi­ve por vi­vir, se tra­ta de una ma­dre que su hi­jo se suicidó jo­ven aún, sin em­bar­go has­ta el mo­men­to la ma­dre no ha po­di­do rea­li­zar un tra­ba­jo de due­lo y si lo ha he­cho, no ha in­ter­na­li­za­do que exis­te una ra­zón pa­ra vi­vir, que es la con­ti­nua­ción del ser. Pe­ro su sen­ti­mien­to de cul­pa es tan gran­de, al no ha­ber­se po­di­do per­ca­tar que el hi­jo ne­ce­si­ta­ba ayu­da. Pe­ro la ma­dre su­fre de de­pre­sio­nes, la re­la­ción con el es­po­so no es la más sa­tis­fac­to­ria, que tra­jo co­mo con­se­cuen­cia no pen­sar en los de­más sino en sí mis­ma, de­bi­do a la en­fer­me­dad que pa­de­ce has­ta la fe­cha. Creo que nin­gún ser hu­mano pue­de emi­tir un jui­cio de res­pon­sa­bi­li­dad, hay que en­ten­der que el en­torno es­ta­ba en­fer­mo y ne­ce­si­ta­ba ayu­da pa­ra en­ten­der la di­ná­mi­ca fa­mi­liar y oja­lá que en­cuen­tre una luz en el ca­mino y la ha­ga re­fle­xio­nar que la vi­da con­ti­núa y el ser hu­mano de­be adap­tar­se y se­guir avan­zan­do. Co­no­cí otro ca­so, un jo­ven que des­de que tu­vo uso de ra­zón se sin­tió so­lo, va­cío, las re­la­cio­nes in­ter­fa­mi­lia­res no te­nían eco, en la es­cue­la era un alumno re­gu­lar, des­ta­có en la uni­ver­si­dad y aho­ra es un pro­fe­sio­nal com­pe­ten­te, em­pe­ro afec­ti­va­men­te le cos­tó mu­cho en­con­trar su me­dia na­ran­ja, no obs­tan­te que tu­vo mu­chas pa­re­jas en su vi­da que no lo lle­na­ron emo­cio­nal­men­te. En al­gu­nas re­la­cio­nes, es­ta per­so­na bus­ca­ba la per­fec­ción, se dio cuen­ta con el trans­cu­rrir de la vi­da que a los se­res hu­ma­nos hay que acep­tar­los co­mo son y la per­so­na mis­ma en­con­trar su equi­li­brio, co­mo así fue, lo en­con­tró des­pués de mu­chos años, la ex­pre­sión de su ros­tro y voz re­fle­ja­ba su paz in­te­rior y el in­men­so amor que sen­tía por su es­po­sa y lo fe­li­ci­té, re­cuer­do que le di­je, sa­bía que en al­gún mo­men­to de tu vi­da ibas a en­con­trar el amor que tan­to bus­ca­bas, si­gue ade­lan­te y dis­fru­ta lo que han sem­bra­do y co­se­cha­do. Vi­vir por vi­vir no tie­ne sen­ti­do, aun cuan­do las cir­cuns­tan­cias se mues­tren ad­ver­sas, hay que pe­dir ayu­da y al­gu­na puer­ta se abri­rá en su be­ne­fi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.