LAS FARC NOS IN­VA­DEN

Miem­bros de nar­co­gue­rri­lla co­lom­bia­na brin­dan se­gu­ri­dad a ca­pos de la dro­ga, tra­fi­can­tes de ma­de­ra y mi­ne­ros ile­ga­les en Lo­re­to, ad­vier­te es­pe­cia­lis­ta Jai­me Antezana.

Diario Expreso (Peru) - - Portada - ERICK SÁN­CHEZ N. erick­san­chez­no­rie­ga@hot­mail.com

El jefe de Es­ta­do, Pe­dro Pablo Kuczyns­ki, se­ña­ló des­de Nue­va York que el Pe­rú de­be es­tar “vi­gi­lan­te” por­que se sa­be que en las cer­ca­nías del río Pu­tu­ma­yo hay gen­te de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC) que quie­re se­guir ac­ti­va e ig­no­rar el tra­ta­do de paz. “No que­re­mos que se es­ta­blez­can en nues­tro te­rri­to­rio pa­ra ha­cer la gue­rra en su país”, co­men­tó. Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta en te­mas de nar­co­trá­fi­co Jai­me Antezana, es­tas apre­cia­cio­nes del man­da­ta­rio son ade­cua­das, pe­ro so­lo en el sen­ti­do que ter­mi­na con un “si­len­cio ofi­cial” del te­ma, pe­ro no así res­pec­to de la fun­ción que es­tos sub­ver­si­vos co­lom­bia­nos rea­li­za­rían en nues­tro país. Antezana ex­pli­có a EXPRESO que no es cier­to que las FARC –o me­jor di­cho los de­ser­to­res de es­ta nar­co­gue­rri­lla– es­tén in­gre­san­do a es­ta zo­na del Pe­rú pa­ra con­ti­nuar su “gue­rra”. Lo que es­tá ocu­rrien­do es una de­ser­ción y es­tán vi­nien­do a pro­te­ger tres ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas: fo­men­tar el cul­ti­vo de la co­ca, la ta­la y ex­trac­ción de ma­de­ra y la mi­ne­ría ile­gal, ad­vir­tió. Ese pa­que­te se con­vier­te en un problema pa­ra el Pe­rú pues co­mo siem­pre los gue­rri­lle­ros han es­ta­do cer­ca al Pu­tu­ma­yo, co­no­cien­do ya la zo­na, ad­vir­tió el so­ció­lo­go. “Ellos quie­ren con­ti­nuar en los ne­go­cios que co­no­cen, so­bre to­do el nar­co­trá­fi­co, que es el más ren­ta­ble, pe­ro ya no pa­ra en­fren­tar­se con ar­mas al Es­ta­do. Aun­que sí pue­den ha­cer uso de su ex­pe­rien­cia de gue­rra cuan­do el Es­ta­do pe­ruano pre­ten­da con­tro­lar y erra­di­car la co­ca, des­truir las dra­gas o aca­bar con el trá­fi­co ilí­ci­to de ma­de­ra. Ahí sí van a en­fren­tar­se”, di­jo Antezana.

CA­POS CO­LOM­BIA­NOS

El es­pe­cia­lis­ta en te­mas de nar­co­trá­fi­co com­par­tió con es­te dia­rio su ul­ti­ma in­ves­ti­ga­ción so­bre la si­tua­ción en la región Lo­re­to, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la provincia de Pu­tu­ma­yo, don­de por se­gun­da vez se vi­ve “el ‘boom’ del desa­rro­llo del nar­co­trá­fi­co en es­ta zo­na”, con la pre­sen­cia no so­lo de tres fir­mas o ca­pos co­lom­bia­nos, que con­tro­lan la co­caí­na, sino de los de­ser­to­res de las FARC. Ma­pa en mano, Antezana di­jo que el fo­co de aten­ción es la provincia de Pu­tu­ma­yo, la mis­ma que tie­ne en la par­te al­ta la fron­te­ra del Pe­rú con el Ecua­dor. El río Pu­tu­ma­yo tam­bién cru­za gran par­te de la fron­te­ra con Co­lom­bia. Pa­ra el es­tu­dio­so, es­ta zo­na tie­ne los tres pro­ble­mas cen­tra­les an­tes ci­ta­dos: el cre­ci­mien­to de la co­ca, la ex­trac­ción ile­gal de ma­de­ra y la mi­ne­ría clan­des­ti­na. Esas tres ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas tie­nen que ver con el problema de di­vi­sión te­rri­to­rial de las ma­fias y los ‘ca­pos’. “Los nar­cos se han di­vi­di­do en tres zo­nas: el Ba­jo Pu­tu­ma­yo, don­de es­tá

el ca­po co­lom­biano ‘Bi­lle­te’; la zo­na cen­tro o in­ter­me­dio, con­tro­la­da por ‘Me­me’; y la del Al­to Pu­tu­ma­yo, to­ma­do por el ca­po co­lom­biano ‘Trom­pa de Bu­que’”, de­ta­lló. Son tres ca­pos que se han he­cho del con­trol de la dro­ga, de las dra­gas y com­par­ten con otros per­so­na­jes el trá­fi­co ilí­ci­to de ma­de­ra, ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas que van de la mano, abun­dó. “Con la ma­de­ra sa­can la dro­ga ca­mu­fla­da. En el ca­so de las dra­gas les per­mi­te la­var su di­ne­ro ob­te­ni­do por el trá­fi­co ilí­ci­to de dro­gas en mi­ne­ría ilí­ci­ta, so­bre to­do de oro. Yo creo que en al­gún mo­men­to es­ta zo­na se va a con­ver­tir en un pe­que­ño Ma­dre de Dios en cuan­to a mi­ne­ría ilí­ci­ta”, aler­tó Antezana.

ES­TA­DO AU­SEN­TE

Pu­tu­ma­yo es una zo­na a la que pa­ra lle­gar hay dos for­mas: una por río y la otra por vía aé­rea. To­da co­mu­ni­ca­ción en­tre el al­to, me­dio y ba­jo Pu­tu­ma­yo es prin­ci­pal­men­te por río. No hay nin­gu­na ar­ti­cu­la­ción vial. La pre­sen­cia del Es­ta­do es mí­ni­ma o ca­si nu­la, afirma. Antezana re­mar­có que la Ma­ri­na de Gue­rra del Pe­rú so­lo tie­ne un pues­to de con­trol en el dis­tri­to de Es­tre­cho, y en el nor­te de Pu­tu­ma­yo, en Gue­pi, hay otro de la Ma­ri­na y el Ejér­ci­to, es­to en la zo­na del Al­to Pu­tu­ma­yo. “La co­ca ha vuel­to a una eta­pa de re­flo­re­ci­mien­to. Es un nue­vo Vraem en Lo­re­to. Es­ta zo­na pro­vo­có mu­cha preo­cu­pa­ción; en aquel en­ton­ces se creó un plan es­pe­cial Pu­tu­ma­yo. Tam­bién se hi­zo un plan bi­na­cio­nal Pe­rú-Co­lom­bia, por­que en es­tos pa­ra­jes, des­de 1982, em­pe­zó a sem­brar­se co­ca”, di­jo. “Tan­to es así que fue la pri­me­ra zo­na de la región Lo­re­to con co­ca pa­ra la ela­bo­ra­ción de la pas­ta bá­si­ca de co­caí­na. Sin em­bar­go, to­dos aque­llos pla­nes so­lo que­da­ron en pa­pe­les”, re­fi­rió. Antezana ex­pli­có que en­tre 1985 y 1995 se vi­vió par­te del boom de la co­ca y de la ‘pas­ta’. En el ca­so del Pu­tu­ma­yo, du­ró has­ta 1997. Por ser una zo­na bien ale­ja­da, los co­lom­bia­nos con­ti­nua­ron com­pran­do la dro­ga en es­te lu­gar, don­de es muy fá­cil tras­pa­sar pro­duc­tos co­mo la dro­ga, por­que so­lo cru­zan­do el río ya se llega a Co­lom­bia. “Allí es don­de las FARC han te­ni­do una fuer­te pre­sen­cia. Aun­que pa­ra el año 1998 prác­ti­ca­men­te que­dó muy po­ca co­ca, es­to de­bi­do a que los co­lom­bia­nos se fue­ron. Si no hay com­pra­dor, ¿pa­ra qué se pro­du­ce?, se pre­gun­tan los co­ca­le­ros. Es­to es un ne­go­cio y fun­cio­na así. Los com­pra­do­res aho­ra vie­nen a ser los cár­te­les co­lom­bia­nos”, di­jo el experto. El es­pe­cia­lis­ta asi­mis­mo apun­tó que la in­fluen­cia ini­cial, des­de el 1982 a 1988, fue del cár­tel de Me­de­llín de Pablo Es­co­bar. Des­pués de la caí­da de ese ca­be­ci­lla, en 1993, se que­da el cár­tel de Ca­li, y lue­go de la sa­li­da de es­te, en el año 2002, apa­re­cen las FARC.

MUY PE­LI­GRO­SA

“Es­tá cla­ro en­ton­ces que ellos van a se­guir con lo que ha­cían an­tes, pe­ro al ser­vi­cio de los tres cla­nes co­lom­bia­nos. Se vie­nen con su ar­ma­men­to y con to­da su ex­pe­rien­cia de gue­rra. ¿Cuán­tos son? No se po­dría pre­ci­sar, pe­ro es­ta zo­na es enor­me y es­ta­ría­mos ha­blan­do de va­rias de­ce­nas de miem­bros”, di­jo Antezana. Agre­gó que la pre­sen­cia de de­ser­to­res de las FARC va ser muy pe­li­gro­sa. “Y ya es­tá afec­tan­do has­ta Iqui­tos. Mu­chos es­tán lle­gan­do co­mo ci­vi­les co­lom­bia­nos y es­tán rea­li­zan­do préstamos a las pe­que­ñas tien­das en Iqui­tos, co­mo lo ha­cen en otras zo­nas del país”, re­ve­ló. “El día en que el Es­ta­do pe­ruano quie­ra en­trar a po­ner or­den va a tener se­rios pro­ble­mas por­que no se va a en­fren­tar a cual­quier ti­po que ma­ne­ja ar­mas, sino a cua­dros que sa­ben el ar­te de la gue­rra y que es­tán en­tre­na­dos pa­ra mo­ver­se en la sel­va”, ase­gu­ró. En la vi­sión de Antezana, cuan­do el Es­ta­do pe­ruano quie­ra erra­di­car­los va a tener en­fren­te a una agru­pa­ción muy pa­re­ci­da a los Quis­pe Pa­lo­mino. “Van a que­rer pro­te­ger sus ne­go­cios con vio­len­cia. Por el mo­men­to to­do es­tá en cal­ma mien­tras no en­cuen­tren re­sis­ten­cia de par­te del Es­ta­do”, di­jo. Es­to al mar­gen de que ini­cia­das las ne­go­cia­cio­nes de las FARC con el go­bierno co­lom­biano de Juan Ma­nuel San­tos, ha­ce ya más de dos años (ba­jo el aus­pi­cio del go­bierno de Cu­ba), tan­to la gue­rri­lla co­mo el go­bierno del país ca­fe­te­ro lle­ga­ban a la con­clu­sión que era ne­ce­sa­ria la fir­ma de paz des­pués de más de 40 años de con­fron­ta­ción. Es­ta es la otra ca­ra de la me­da­lla.

Provincia de Pu­tu­ma­yo pa­sa por un se­gun­do ‘boom’ del nar­co­trá­fi­co con pre­sen­cia de los ca­pos “Bi­lle­te”, “Me­me” y “Trom­pa de Bu­que”.

Ex­miem­bros de nar­co­gue­rri­lla co­lom­bia­na brin­dan se­gu­ri­dad a los nar­co­tra­fi­can­tes, tra­fi­can­tes de ma­de­ra y mi­ne­ros ile­ga­les.

Pe­li­gro la­ten­te en la fron­te­ra con Co­lom­bia. Go­bierno de­be re­for­zar se­gu­ri­dad y vi­gi­lan­cia en esa zo­na, re­cla­ma Antezana.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.