VE­NE­ZUE­LA: ¿CA­SO CON PIN­ZAS?

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

E sta se­ma­na el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Pe­dro Pablo Kuczyns­ki, ex­pre­só des­de Nue­va York su preo­cu­pa­ción por la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la e ins­tó a esa na­ción a en­ca­mi­nar un diá­lo­go in­terno sin con­di­cio­na­mien­tos, no sin an­tes se­ña­lar que el Pe­rú es res­pe­tuo­so del prin­ci­pio de no in­ter­ven­ción en asun­tos in­ter­nos de otros Es­ta­dos. No obs­tan­te, el pri­mer man­da­ta­rio re­mar­có que di­cho prin­ci­pio no pue­de ni de­be con­tra­po­ner­se con la de­fen­sa y la pro­mo­ción in­ter­na­cio­nal de la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos que son pa­tri­mo­nio de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Con ma­yor an­ti­ci­pa­ción al­go si­mi­lar se­ña­la­mos en el editorial del 28 de abril de es­te año, al ano­tar lo si­guien­te: “Pon­ga­mos en tér­mi­nos sen­ci­llos la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la y la de­fen­sa glo­bal (o glo­ba­li­za­da) de los de­re­chos fun­da­men­ta­les de la per­so­na hu­ma­na, en es­pe­cial los de­re­chos a la li­ber­tad ciu­da­da­na, li­ber­tad de pren­sa, ex­pre­sión y opi­nión. De es­ta ma­ne­ra el mun­do no pue­de ser in­di­fe­ren­te a lo que pa­sa en el país ve­cino, pues más allá de cues­tio­nes de so­be­ra­nía exis­te el su­pre­mo de­re­cho a de­fen­der la vi­da de millones de ve­ne­zo­la­nos que ven dia­ria­men­te có­mo el to­ta­li­ta­ris­mo cha­vis­ta les lle­va a un ho­yo fatal”. Muy bien, adi­cio­nal­men­te el jefe de Es­ta­do Kuczyns­ki di­jo que “el Pe­rú es­tá en la me­jor dis­po­si­ción pa­ra rea­li­zar to­dos los es­fuer­zos que pue­dan ayu­dar a nues­tros ami­gos ve­ne­zo­la­nos pa­ra que al­can­cen una so­lu­ción a sus pro­ble­mas”. Se­gu­ro pa­ra al­gu­nos es­tá bien lo ex­pre­sa­do, así co­mo la vo­lun­tad del pre­si­den­te pe­ruano, la­men­ta­ble­men­te el in­fierno tam­bién es­tá em­pe­dra­do de bue­nas in­ten­cio­nes. Hoy la si­tua­ción en Ve­ne­zue­la se ha agra­va­do en de­ma­sía y ya ve­mos có­mo las pa­la­bras del lí­der de Pe­rua­nos por el Kambio me­re­cie­ron una se­rie de ata­ques y reac­cio­nes des­tem­pla­das de par­te de los man­da­ma­ses del cha­vis­mo y de la ar­go­lla que to­da­vía sos­tie­ne en el po­der al go­ber­nan­te au­to­ri­ta­rio Ni­co­lás Ma­du­ro. Por eso re­cor­de­mos aque­lla ci­ta bí­bli­ca cuan­do di­ce: “No deis lo san­to a los pe­rros, ni echéis vues­tras per­las de­lan­te de los puer­cos; no sea que las pi­so­teen, y se vuel­van y os des­pe­da­cen” (Ma­teo 7:6). En efec­to, prác­ti­ca­men­te es­to es lo que ha ocu­rri­do con el plan­tea­mien­to del pre­si­den­te Kuczyns­ki so­bre Ve­ne­zue­la de par­te del es­ta­blish­ment re­vo­lu­cio­na­rio y so­cia­lis­ta del ofi­cia­lis­mo ve­ne­zo­lano, que ha lan­za­do sus iras san­tas con­tra el go­ber­nan­te pe­ruano que so­lo formula vo­tos por la paz y el pro­gre­so en la región la­ti­noa­me­ri­ca­na. De mo­do que, fren­te al ca­so ve­ne­zo­lano y a cual­quier te­ma po­lí­ti­co na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal, Pa­la­cio de Go­bierno no de­be ser in­ge­nuo, y tie­ne que ser más en­fá­ti­co a la hora de de­fen­der los prin­ci­pios de la li­ber­tad y del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. De­be ha­cer­lo sin am­ba­ges pa­ra no ser­vir co­mo una suer­te de amor­ti­gua­dor a quie­nes des­de ideo­lo­gías tras­no­cha­das o bu­ro­cra­cias do­ra­das lle­van al ham­bre a su pro­pio pueblo, in­clu­so al ex­tre­mo de usar ca­jas de cartón pa­ra co­lo­car en ellos a los re­cién na­ci­dos por­que fal­tan cu­nas e in­cu­ba­do­ras en los hos­pi­ta­les, sin con­tar los in­fan­tes de más edad que ya acu­san sig­nos de des­nu­tri­ción. En esen­cia, nos ra­ti­fi­ca­mos en lo di­cho el pa­sa­do 28 de abril: “Hay ra­zo­nes de pe­so pa­ra el re­cor­te de man­da­to o la re­vo­ca­ción pre­si­den­cial, pues la cri­sis mo­ral, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca que em­bar­ga a Ve­ne­zue­la le es­tá ha­cien­do la vi­da im­po­si­ble a la po­bla­ción, la que so­bre­vi­ve en me­dio de sa­queos, del cri­men ge­ne­ra­li­za­do, de la delincuencia des­bor­da­da y sin los me­dios eco­nó­mi­cos pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des pri­ma­rias… No obs­tan­te, el ré­gi­men cha­vis­ta es con­fron­ta­cio­nal y obs­ti­na­do, por lo que de se­gu­ro no fo­men­ta­rá las con­di­cio­nes de esa tran­si­ción”. Se­ño­res, esa es la reali­dad y hay que en­fren­tar­la di­rec­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.