EL AN­SIA­DO ACUER­DO DE PAZ

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - ÁNGEL RO­ME­RO DÍAZ (*)

an si­do po­co más de 50 años de con­flic­to ar­ma­do y cien­tos de mi­les las víc­ti­mas que de­jó la vio­len­cia, el que lle­ga­rá a su fin, en el her­mano país de Co­lom­bia, con la fir­ma de­fi­ni­ti­va del acuer­do de paz, do­cu­men­to que ya fue re­fren­da­do por de­le­ga­dos del go­bierno de Co­lom­bia y las FARC, en la ciu­dad de La Ha­ba­na, tras cua­tro años de diá­lo­go in­ten­so. Ese ac­to ten­drá lu­gar es­te fin de se­ma­na en Car­ta­ge­na de In­dias, pa­ra cu­ya ce­re­mo­nia, con­si­de­ra­da his­tó­ri­ca, ha si­do au­to­ri­za­do por el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca que asis­ta el pre­si­den­te Pe­dro Pablo Kuczyns­ki. Ese ac­to cons­ti­tu­ye, sin du­da, to­do un acontecimiento que los paí­ses de­mo­crá­ti­cos del mun­do han es­pe­ra­do por mu­cho tiem­po, por­que la vio­len­cia ar­ma­da, o de cual­quier ti­po, tras­to­ca la vi­da mis­ma de to­da co­mu­ni­dad y es enemi­ga pa­ra una con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca y pa­ra la de­mo­cra­cia. El do­cu­men­to que con­tie­ne el acuer­do de paz tie­ne más de 200 pá­gi­nas y en él se re­co­ge, con mu­cha pre­ci­sión, los seis pun­tos ne­go­cia­dos que dis­po­nen obli­ga­cio­nes y responsabilidades que de­be­rán ser asu­mi­das por am­bas par­tes pa­ra el re­torno de­fi­ni­ti­vo de la paz en el her­mano país del nor­te. Lue­go de la fir­ma del do­cu­men­to, és­te pa­sa­rá al Con­gre­so de Co­lom­bia pa­ra su im­ple­men­ta­ción en le­yes que de­be­rán dar sen­ti­do a esa nue­va eta­pa de vi­da de­mo­crá­ti­ca, ba­jo el im­pe­rio de una de­mo­cra­cia real y aus­pi­cio­sa pa­ra el pueblo. An­tes, el 2 de oc­tu­bre de­be­rá ser con­sul­ta­do con el pueblo en ple­bis­ci­to, pa­ra el que ya ha si­do con­vo­ca­do por el go­bierno del pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos. A su vez y en pa­ra­le­lo, los in­te­gran­tes de las FARC con­vo­ca­rán a una con­fe­ren­cia in­ter­na pa­ra que sus mi­li­tan­tes se pro­nun­cien y den el vis­to bueno a lo rea­li­za­do, de mo­do que el acuer­do de paz que­de le­gi­ti­ma­do por am­bas par­tes en con­tien­da. Se­gún se ha es­ta­ble­ci­do, pa­ra que el acuer­do de paz que­de to­tal­men­te le­gi­ti­ma­do por el ple­bis­ci­to, el “sí” de­be­rá ob­te­ner un mí­ni­mo del 13 por cien­to del cen­so electoral, lo que equi­va­le a po­co más de cua­tro millones de vo­tos apro­ba­to­rios. Por el la­do de las FARC, su ne­go­cia­dor “Iván Már­quez”, con­si­de­ra que el acuer­do ce­le­bra­do ha si­do “el más an­he­la­do de Co­lom­bia”, lo cual au­gu­ra el fi­nal exi­to­so, ca­mino a la paz de­fi­ni­ti­va. “Creo que he­mos ga­na­do la más her­mo­sa de las ba­ta­llas, la de la paz”, di­jo en su opor­tu­ni­dad. To­do ello no ha­bría si­do po­si­ble sin la te­naz par­ti­ci­pa­ción de los lí­de­res del go­bierno cu­bano y de otros man­da­ta­rios de go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos que die­ron, a su mo­do y en su mo­men­to, el res­pal­do ne­ce­sa­rio pa­ra la bús­que­da de la an­sia­da paz. Al her­mano país de Co­lom­bia le es­pe­ran nue­vos vien­tos. Con la ex­pe­rien­cia de lo vi­vi­do, sus lí­de­res sa­brán sor­tear los pro­ble­mas que pue­dan sur­gir en es­ta nue­va eta­pa, has­ta lo­grar la res­tau­ra­ción de una paz ver­da­de­ra pa­ra to­dos, sin ex­cep­ción. Los gue­rri­lle­ros que de­jen las ar­mas ha­brán de in­te­grar­se a una nue­va ma­ne­ra de vi­vir, con res­pe­to a las le­yes y a la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del país. No se­rá fá­cil el ca­mino por re­co­rrer, pe­ro hay vo­lun­tad de las par­tes de per­pe­tuar la de­mo­cra­cia y la con­vi­ven­cia en paz. Ven­drá la en­tre­ga de ar­mas, nor­mar la am­nis­tía ge­ne­ral y los in­dul­tos, en­tre otros te­mas pen­dien­tes, que de­be­rán alla­nar el ca­mino has­ta lo­grar el ob­je­ti­vo fi­nal. No só­lo se­rá ello, na­tu­ral­men­te. Es­tá por ver­se tam­bién el sub­si­dio que de­be­rá es­ta­ble­cer­se pa­ra ca­da gue­rri­lle­ro des­mo­vi­li­za­do. O pre­ci­sar el nú­me­ro de cu­ru­les que de­be­rá tener las FARC cuan­do deseen lle­gar al Con­gre­so, por la vía de­mo­crá­ti­ca. Hay to­da­vía mu­cho por avan­zar, pe­ro lo sus­tan­cial se ha­brá da­do con el acuer­do por la paz. Y co­rres­pon­de­rá, no só­lo a las par­tes fir­man­tes, sino a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ve­lar por el éxi­to del acuer­do a me­diano y lar­go pla­zo. (*) Juez Su­pre­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.