SO­LI­DA­RI­DAD CON LA FA­MI­LIA PO­LI­CIAL

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

D es­con­cier­to, in­dig­na­ción y frus­tra­ción ha cau­sa­do en la fa­mi­lia po­li­cial -y en la opi­nión pú­bli­ca en ge­ne­ral- la sen­ten­cia del Po­der Ju­di­cial que lim­pia de pol­vo y pa­ja a más de cin­cuen­ta in­dí­ge­nas acu­sa­dos de ase­si­nar a 23 po­li­cías, uno de ellos has­ta aho­ra des­apa­re­ci­do en los su­ce­sos de Ba­gua del 5 de ju­nio del 2009. So­mos res­pe­tuo­sos de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y de los po­de­res del Es­ta­do, en­tre ellos de lo que de­ci­de el ór­gano ju­ris­dic­cio­nal del país, y en es­te ca­so con­cre­to de la po­si­ción asu­mi­da por la Sa­la Pe­nal de Ba­gua, pe­ro cons­ti­tu­cio­nal­men­te tam­bién te­ne­mos el de­re­cho de cri­ti­car las re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les y es en ese mar­co que de­plo­ra­mos co­mo han ac­tua­do los jue­ces de nues­tro país en el de­no­mi­na­do “Baguazo”. En ese sen­ti­do, es­ta ca­sa pe­rio­dís­ti­ca se so­li­da­ri­za con los fa­mi­lia­res de los po­li­cías agre­di­dos, se­cues­tra­dos y pos­te­rior­men­te ase­si­na­dos. La ver­dad es que una sen­sa­ción real de im­pu­ni­dad es lo que em­bar­ga a los hi­jos, es­po­sas y pa­dres de los po­li­cías muer­tos, so­bre to­do cuan­do des­de el Es­ta­do ni el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ni el Po­der Ju­di­cial hi­cie­ron lo po­si­ble por de­ter­mi­nar la ver­dad de los su­ce­sos en lu­ga­res co­mo la Cur­va del Dia­blo don­de se rea­li­za­ron las pro­tes­tas más fuer­tes de las co­mu­ni­da­des na­ti­vas wam­pis y awa­jún. Te­ne­mos que ser en­fá­ti­cos en se­ña­lar que los po­li­cías no son per­so­nas de se­gun­da ca­te­go­ría y que to­dos (in­clui­dos los na­ti­vos) so­mos igua­les an­te la ley, de ma­ne­ra que se de­bió rea­li­zar el es­fuer­zo más gran­de pa­ra dar con los res­pon­sa­bles de esos crí­me­nes ho­rro­ro­sos con­tra los agen­tes del or­den, sien­do al mis­mo tiem­po el ca­so em­ble­má­ti­co el del ma­yor Ba­zán cu­yo cuer­po des­apa­re­ció con to­do lo que ello re­pre­sen­tó pa­ra su pa­dre que pa­sa años bus­cán­do­lo pa­ra dar­le cris­tia­na se­pul­tu­ra y sa­ber a cien­cia cier­ta qué ocu­rrió con­tra su hi­jo, al mar­gen de la fic­ción le­gal que ya lo con­si­de­ra fa­lle­ci­do. Los fa­mi­lia­res del ma­yor Ba­zán y las fa­mi­lias de sus com­pa­ñe­ros se­gui­rán cla­man­do jus­ti­cia, por­que has­ta aho­ra no la han en­con­tra­do pe­se a que los po­li­cías tam­bién tie­nen de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro tal pa­re­ce que a me­nu­do al­gu­nos se ol­vi­dan de ello. Es du­ro de­cir­lo, mas re­sul­ta ob­vio que si las co­sas hu­bie­ran si­do al re­vés, es de­cir si los po­li­cías es­tu­vie­ren in­vo­lu­cra­dos en la muer­te de na­ti­vos, es­ta es la hora don­de las de­no­mi­na­das ONG de de­re­chos hu­ma­nos ya hu­bie­sen lin­cha­do me­diá­ti­ca y po­lí­ti­ca­men­te a los agen­tes del or­den y co­bra­do una gran ta­ja­da de las in­dem­ni­za­cio­nes arran­ca­das al Es­ta­do pe­ruano. En ese ca­so, co­mo en otros, nue­va­men­te la policía fue víc­ti­ma de la desin­te­li­gen­cia de nues­tros po­lí­ti­cos, pues en­ton­ces las co­mu­ni­da­des pro­tes­ta­ron con­tra el go­bierno del pre­si­den­te Gar­cía y sus de­cre­tos le­gis­la­ti­vos pa­ra im­ple­men­tar el TLC con EE.UU., sin des­car­tar el azu­za­mien­to que rea­li­za­ban di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas que en­ton­ces es­ta­ban en la opo­si­ción y se man­te­nían de­trás de va­rias pro­tes­tas con­tra el go­bierno apris­ta. Igual­men­te, de par­te de los lí­de­res na­ti­vos tam­bién hu­bo una cla­ra ins­ti­ga­ción y aho­ra en sus con­cien­cias es­ta­rá el pe­so de car­gar con la muer­te de do­ce po­li­cías de un to­tal de 23, mu­chos de ellos pa­dres de fa­mi­lia que de­ja­ron en la or­fan­dad a ni­ños de cor­ta edad. Si bien en el ám­bi­to fis­cal y ju­di­cial se di­ce que “lo que no es­tá en el ex­pe­dien­te no es de es­te mun­do”, lo real es que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y el Po­der Ju­di­cial de­bie­ron ex­tre­mar su tra­ba­jo pa­ra dar con aque­llas per­so­nas que al­gún ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad tu­vie­ron en un ca­so tan trá­gi­co; y no se pue­de can­tar ale­gre­men­te la fór­mu­la fa­ci­lis­ta de que “no hay prue­bas” pa­ra de­jar li­bres a quie­nes blo­quea­ron ca­rre­te­ras y a quie­nes di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te cau­sa­ron la muer­te de nu­me­ro­sos po­li­cías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.