SE SI­GUEN CO­ME­TIEN­DO LOS MIS­MOS ERRO­RES

Diario Expreso (Peru) - - Portada - MAR­CO MIYASHIRO (*)

Lo pri­me­ro que cons­ta­to es que se vie­nen co­me­tien­do los mis­mos erro­res de ha­ce mu­cho tiem­po en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo y que de­ben im­ple­men­tar­se nue­vas es­tra­te­gias a tra­vés del Con­se­jo Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na (Co­na­sec ) en don­de los mi­nis­te­rios y las au­to­ri­da­des de­ben ha­cer­se car­go de los pro­ble­mas plan­tean­do so­lu­cio­nes, ade­más de con­tar con la par­ti­ci­pa­ción de la po­li­cía. Por ejem­plo, en ca­da or­ga­nis­mo del Es­ta­do de­be exis­tir una ofi­ci­na de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na y en ca­da mi­nis­te­rio de­be ha­ber al­guien de se­gu­ri­dad que va­ya al Co­na­sec a pe­dir in­for­ma­ción y a plan­tear re­sul­ta­dos. Exis­te una con­tro­ver­sia de los ‘ca­via­res’ al sos­te­ner que la apo­lo­gía no es de­li­to y que for­ma par­te de los de­re­chos de la per­so­na pa­ra ex­pre­sar­se li­bre­men­te, pe­ro cuan­do se in­cen­ti­va el de­li­to de te­rro­ris­mo, es evi­den­te que hay un fin su­pe­rior que es la pro­tec­ción de la so­cie­dad. Du­ran­te los úl­ti­mos 15 años se ha bo­rra­do en los tex­tos es­co­la­res to­do lo re­fe­ren­te a lo que ha su­fri­do el Pe­rú por efec­to de esa or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta Sen­de­ro Lu­mi­no­so, que no es de nin­gu­na ma­ne­ra un par­ti­do po­lí­ti­co, tal co­mo se­ña­la en su in­for­me fi­nal la Co­mi­sión de la Ver­dad y Re­con­ci­lia­ción (CVR). Tam­po­co se pue­de ha­blar de un “con­flic­to ar­ma­do in­terno”, pues­to que hu­bo un en­fren­ta­mien­to ar­ma­do, pe­ro co­mo re­sul­ta­do de la reac­ción del Es­ta­do pe­ruano pa­ra res­ta­ble­cer el or­den in­terno an­te el ac­cio­nar cri­mi­nal de los te­rro­ris­tas. Y es que los abi­mae­li­tas an­tes es­ta­ban en con­tra de las nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les, pe­ro aho­ra ba­jo el ar­gu­men­to de la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos, se ha ter­gi­ver­sa­do tan­to el len­gua­je que lo que an­tes era ma­lo ha ter­mi­na­do sien­do bueno pa­ra mu­chos. Con re­la­ción a mau­so­leos y otras tum­bas sen­de­ris­tas usa­das pa­ra su pro­se­li­tis­mo, el je­fe de la Dir­co­te ya de­be­ría es­ta­ría pre­sen­tan­do la de­nun­cia pe­nal por la cons­truc­ción de esa in­fraes­truc­tu­ra en Co­mas, sin em­bar­go, el ac­cio­nar del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­ja mu­cho que desear. El Po­der Ju­di­cial tam­po­co fun­cio­na de­bi­da­men­te al ha­ber sol­ta­do a los miem­bros de la cú­pu­la del Mo­va­def, una va­rian­te de Sen­de­ro que fue de­te­ni­da pre­ci­sa­men­te por apo­lo­gía al te­rro­ris­mo. Si ha­cen ese ti­po de apo­lo­gía es por­que su ideo­lo­gía se ba­sa en el ‘pen­sa­mien­to Gon­za­lo’, es de­cir la doc­tri­na del ca­be­ci­lla Abi­mael Guz­mán, que era muy li­ga­da al maoís­mo, y men­cio­nan que sus cua­tro for­mas de lu­cha eran la pro­pa­gan­da ar­ma­da, el com­ba­te gue­rri­lle­ro, el ani­qui­la­mien­to se­lec­ti­vo y el sa­bo­ta­je. ¿Qué co­sa era el ani­qui­la­mien­to se­lec­ti­vo? Era ma­tar a uno pa­ra asus­tar a cin­co mil. ¿Qué co­sa era el sa­bo­ta­je? Era des­truir to­do el sis­te­ma pro­duc­ti­vo del Pe­rú. Y una vez que to­do es­té en rui­nas se agu­di­za­rán to­das las cri­sis y po­drán en­trar del cam­po a la ciu­dad. Eso era Sen­de­ro y no de­be­mos ol­vi­dar­lo ja­más. Na­da de es­to es­tá en los li­bros, en los tex­tos es­co­la­res, los jó­ve­nes de hoy ig­no­ran y pien­san que son un par­ti­do po­lí­ti­co y que hu­bo un “con­flic­to ar­ma­do in­terno”, cuan­do lo que ha su­fri­do el Pe­rú es la aso­na­da de una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal que ma­ta­ba pa­ra crear el te­rror a man­sal­va y de ma­ne­ra in­dis­cri­mi­na­da. (*) Con­gre­sis­ta de Fuer­za Po­pu­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.