MI­SE­RIAS DE LA ME­MO­RIA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - CÉSAR CAM­POS R.

El mau­so­leo le­van­ta­do en Co­mas pa­ra ser­vir de mo­ra­da fi­nal a los res­tos de los sub­ver­si­vos que aso­la­ron a nues­tra pa­tria du­ran­te dos dé­ca­das, in­vi­ta a pro­fun­das re­fle­xio­nes. Obli­ga a que apun­te­mos más allá de nues­tro na­tu­ral re­ce­lo hu­mano y re­pu­dio a quie­nes eli­gie­ron un ca­mino de cri­men y te­rror, jus­ti­fi­can­do ade­más sus mé­to­dos en la cau­sa po­lí­ti­ca de re­den­ción po­pu­lar que pro­cla­ma­ban abra­zar. El te­ma de fon­do es afron­tar la exis­ten­cia de un gran con­flic­to mo­ral res­pec­to a las per­so­nas cu­ya me­mo­ria pre­ten­de hon­rar­se es­ta­ble­cien­do pre­ci­sa­men­te una di­co­to­mía en­tre los me­dios y los fi­nes. Los fa­mi­lia­res de los sen­de­ris­tas muer­tos du­ran­te la in­ter­ven­ción mi­li­tar en los pe­na­les el 19 de ju­nio de 1987, alu­den que ellos eran “pre­sos po­lí­ti­cos” y han bau­ti­za­do esa fe­cha co­mo “el día de la he­roi­ci­dad”. Los des­po­jos de sie­te de esos sen­de­ris­tas han si­do de­po­si­ta­dos en igual nú­me­ro de ni­chos del mau­so­leo co­me­ño y has­ta se anun­cia que allí po­drían ter­mi­nar los ca­dá­ve­res de Abi­mael Guz­mán y Ele­na Ipa­rra­gui­rre, una vez que es­tos con­de­na­dos a ca­de­na per­pe­tua ex­ha­len su úl­ti­mo sus­pi­ro. ¿Les ca­be esa pre­rro­ga­ti­va? ¿Es im­po­si­ble en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca ad­mi­tir los ri­tos de quie­nes qui­sie­ron so­ca­var­la? Un vi­si­ta a Ber­lín me lle­vó al­gu­na vez al mu­seo de Ma­da­me Tus­sauds si­tua­do en la ave­ni­da Un­ter den Lin­den, ape­nas a 100 me­tros de la Puer­ta de Bran­de­bur­go. Allí se ex­hi­ben las fi­gu­ras re­pro­du­ci­das en cera de los per­so­na­jes de la his­to­ria ale­ma­na y Adol­fo Hitler tie­ne un si­tio en­tre ellos. Sin em­bar­go, Hitler apa­re­ce den­tro de una cel­da, con el ros­tro des­en­ca­ja­do. Un le­tre­ro re­co­mien­da no to­mar­se fo­to­gra­fías jun­to al gran dic­ta­dor que pro­pi­ció el ho­lo­caus­to de seis mi­llo­nes de ju­díos, pe­ro no las prohí­be. Pe­se a es­ta ac­ti­tud ofi­cial y ofi­cio­sa (acom­pa­ña­da de un ma­si­vo sen­ti­do de cul­pa de los ale­ma­nes fren­te a su pa­sa­do hitle­riano) los cua­dros neo­na­zis se ex­pre­san li­bre­men­te en su país y otras na­cio­nes de Eu­ro­pa. Da mie­do cru­zar­se con ellos, es­pe­cial­men­te quie­nes no te­ne­mos atis­bo al­guno de ra­za aria. Ayer en Ma­drid se reali­zó una gran con­cen­tra­ción en la Pla­za Ma­yor com­pues­ta por an­ti­guos le­gio­na­rios de cier­ta uni­dad de In­fan­te­ría de­no­mi­na­da “Ter­cio de Ex­tran­je­ros”. Es­ta uni­dad fue crea­da por Jo­sé Mi­llán As­tray, un mi­li­tar es­pa­ñol que da nom­bre a una de las ca­lles de la ca­pi­tal de la ma­dre pa­tria. Una pro­pues­ta de la Co­mi­sión de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca del ayun­ta­mien­to ma­dri­le­ño – di­ri­gi­do aho­ra por una al­cal­de­sa ex­co­mu­nis­ta y cer­ca­na al PSOE – quie­re re­ti­rar el no­mi­na­ti­vo de Mi­llán As­tray y cam­biar­lo por el de “ca­lle de la In­te­li­gen­cia”. La ra­zón es que Mi­llán As­tray fue un al­to fun­cio­na­rio de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta y se le atri­bu­ye ha­ber in­te­rrum­pi­do un dis­cur­so de Mi­guel de Una­muno gri­tan­do: “¡vi­va la muer­te, mue­ra la in­te­li­gen­cia!”. Los de­fen­so­res del mi­li­tar re­sal­tan su he­roís­mo en las gue­rras de Fi­li­pi­nas y Ma­rrue­cos, mu­chos años an­tes de la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la. Las mi­se­rias de la me­mo­ria son in­ter­mi­na­bles. El te­ma es di­lu­ci­dar quién tie­ne el de­re­cho de uni­fi­car­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.