BAS­TA DE TAN­TO CONTRAPUNTEO POLITIQUERO

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

La pro­lon­ga­da y ten­sa pug­na Eje­cu­ti­vo-Le­gis­la­ti­vo es­tá sa­tu­ran­do a la opi­nión pú­bli­ca. Los pe­pe­cau­sas arre­me­ten con­tra los kei­kis­tas, y és­tos res­pon­den usan­do los mis­mos in­cor­dios Unos di­mes y di­re­tes que sue­nan a más de lo mis­mo de aque­lla la­men­ta­ble pa­ro­dia que se re­pi­te año tras año al­re­de­dor de nues­tro en­de­ble his­to­rial de­mo­crá­ti­co. Otra reali­dad se­ría si las co­sas mar­cha­sen bien en el apa­ra­to es­ta­tal, y la ciu­da­da­nía con­ta­ra con un acep­ta­ble ser­vi­cio de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, pres­ta­ción hos­pi­ta­la­ria y fa­ci­li­da­des edu­ca­ti­vas. Pe­ro la ver­dad es que na­da de es­to fun­cio­na co­mo de­be­ría ser. Y la sen­sa­ción que de­ja aque­llo en­tre la gen­te es que el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co no es fia­ble. ¿Re­sul­ta­do? La so­cie­dad con­ti­núa de­sen­can­tán­do­se ca­da día y la cla­se po­lí­ti­ca si­gue des­pres­ti­gián­do­se. Las ins­ti­tu­cio­nes pier­den así con­fia­bi­li­dad en la ciu­da­da­nía, y la frus­tra­ción que aque­llo pro­du­ce ge­ne­ra ese avi­na­gra­do caldo de cul­ti­vo que bus­can los so­cia­lis­tas pa­ra re­ver­de­cer sus pro­me­sas de­ma­gó­gi­cas y em­be­le­sar al So­be­rano con sus can­tos de si­re­na, ofre­cién­do­le el oro y el mo­ro a una so­cie­dad que es­tá a pun­to de de­silu­sio­nar­se del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Dos si­glos de Re­pú­bli­ca pa­re­cie­ran ha­ber si­do in­su­fi­cien­tes pa­ra en­ca­rri­lar al Pe­rú por el ca­mino de la cohe­ren­cia po­lí­ti­ca y so­cial. Tal vez des­de la dé­ca­da de los no­ven­ta del si­glo pa­sa­do lo úni­co que he­mos lo­gra­do es ins­ti­tu­cio­na­li­zar un sis­te­ma eco­nó­mi­co via­ble. Pe­ro es­te se­rá inope­ra­ti­vo en la me­di­da en que nues­tra prác­ti­ca so­cio­po­lí­ti­ca con­ti­núe sien­do in­ma­du­ra y per­ver­sa. Una ca­la­mi­dad he­re­da­da por su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes de la cla­se po­lí­ti­ca cre­ci­da a la som­bre de aque­lla ne­fas­ta “trans­for­ma­ción es­truc­tu­ral” im­pues­ta por el gol­pe mi­li­tar so­cia­lis­ta de Ve­las­co. Re­cor­de­mos. El ve­las­quis­mo ases­tó un pun­ti­lla­zo a los par­ti­dos al ins­ti­tuir SINAMOS -Sis­te­ma Na­cio­nal de Apo­yo a la Mo­vi­li­za­ción So­cial- co­mo par­ti­do úni­co. Con se­me­jan­te mons­truo an­ti­de­mo­crá­ti­co -ma­ni­pu­la­do des­de pa­la­cio- el ré­gi­men mi­li­tar ve­tó a las agru­pa­cio­nes in­de­pen­dien­tes to­da par­ti­ci­pa­ción en la vi­da po­lí­ti­ca na­cio­nal. A par­tir de en­ton­ces nues­tro me­ca­nis­mo par­ti­da­rio en­tró en cui­da­dos in­ten­si­vos. Una do­ce­na de años ba­jo la bo­ta mi­li­ta­ris­ta fue­ron más que su­fi­cien­tes pa­ra ases­tar­le tan du­ro gol­pe a la prác­ti­ca de­mo­crá­ti­ca. Tan­to así que al re­tor­nar el Es­ta­do de de­re­cho con la se­gun­da elec­ción de Fernando Be­laun­de, el sis­te­ma se­guía he­ri­do; al pun­to que por mie­do -an­te la in­di­si­mu­la­da ame­na­za del gol­pis­mo mi­li­tar de re­to­mar las rien­das del po­der- Be­laun­de no des­mon­tó una so­la “con­quis­ta so­cial” del ve­las­quis­mo: re­for­ma agra­ria, co­mu­ni­dad in­dus­trial, Es­ta­do em­pre­sa­rio, es­ta­bi­li­dad la­bo­ral, na­cio­na­lis­mo co­mo doc­tri­na, au­tar­quis­mo co­mo me­to­do­lo­gía, etc. A par­tir de en­ton­ces las sub­se­cuen­tes hor­na­das de po­lí­ti­cos -par­ti­cu­lar­men­te la que con­for­ma la iz­quier­da, ad­mi­ra­do­ra del pro­yec­to ve­las­quis­ta- per­ma­ne­cen boi­co­tean­do el sis­te­ma de­mó­cra­ta. Otras aún no con­si­guen for­ta­le­cer sus es­truc­tu­ras par­ti­da­rias –se­ria­men­te ato­mi­za­das en mi­ni­agru­pa­cio­nes cau­di­llis­tas­pa­ra plan­tar­le ca­ra a la arre­me­ti­da so­cia­lis­ta que per­sis­te en di­na­mi­tar el Es­ta­do de de­re­cho, pie­dra an­gu­lar del me­ca­nis­mo pla­tó­ni­co y aris­to­té­li­co -la de­mo­cra­cia- que con­fie­re el po­der al pue­blo, por el pue­blo y pa­ra el pue­blo. La ges­tión cen­tris­ta PPK ne­ce­si­ta pron­ta­men­te aca­bar con tan­to contrapunteo politiquero, y de­mos­trar­nos que es­tá ca­pa­ci­ta­da pa­ra go­ber­nar cohe­ren­te­men­te es­te aún atri­bu­la­do país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.