POR LOS CA­MI­NOS DEL SE­ÑOR

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - PA­DRE PA­BLO LARRÁN

Ho­la… La se­ma­na pa­sa­da re­cor­dá­ba­mos la ma­ra­vi­llo­sa his­to­ria del pa­dre Ma­xi­mi­li­ano Kol­be, sa­cer­do­te fran­cis­cano na­ci­do en Po­lo­nia, cu­ya la­bor pa­ra la Igle­sia fue y es in­men­sa. Un hom­bre con gran ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, cu­ya vi­da es­tu­vo siem­pre mar­ca­da por el amor a Dios y a la San­tí­si­ma Vir­gen. Fue to­ma­do pri­sio­ne­ro y lle­va­do por los ale­ma­nes al cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz. Un día un pri­sio­ne­ro se es­ca­pó y los sol­da­dos ale­ma­nes diez­ma­ron a sus pri­sio­ne­ros. Los pu­sie­ron en fi­la y to­dos a los que les co­rres­pon­día el nú­me­ro diez da­ban un pa­so al fren­te, sa­bien­do que iban a mo­rir. Uno de los pri­sio­ne­ros, al to­car­le el nú­me­ro diez pi­dió ayu­da a Dios, preo­cu­pa­do pen­san­do en quién iba a cui­dar a su es­po­sa e hi­jos si él mo­ría. En ese mo­men­to el pa­dre Kol­be le di­jo al ofi­cial ale­mán: Yo me pon­go en su lu­gar. No ten­go mu­jer ni hi­jos, na­die me ne­ce­si­ta. El ofi­cial acep­tó y Kol­be fue lle­va­do in­me­dia­ta­men­te jun­to con otros nue­ve com­pa­ñe­ros a un sub­te­rrá­neo, en don­de los de­ja­ban mo­rir de ham­bre. Re­zan­do con ellos los un­gía a to­dos, sien­do él el úl­ti­mo en que­dar con vi­da. Co­mo ne­ce­si­ta­ban el es­pa­cio, un sol­da­do le apli­có una in­yec­ción con cia­nu­ro y mu­rió el 14 de agos­to de 1941. Cuan­do el San­to Pa­dre Pa­blo VI lo de­cla­ró Bea­to, el hom­bre sal­va­do por el pa­dre Kol­be es­ta­ba pre­sen­te en la ce­re­mo­nia. De es­ta ma­ne­ra, la co­ro­na de pu­re­za y la co­ro­na de mar­ti­rio con las que so­ñó de ni­ño, se hi­cie­ron reali­dad al vi­vir el mar­ti­rio. Al es­cu­char es­ta his­to­ria que nos ha acom­pa­ña­do es­tos dos do­min­gos, no ca­be sino en­ten­der que en el mun­do pue­de ha­ber mu­cha mal­dad, pe­ro que tam­bién hay ac­tos he­roi­cos que nos de­mues­tran que la ima­gen y se­me­jan­za de Dios no ha si­do bo­rra­da. Es­toy se­gu­ro que la in­men­sa ma­yo­ría de mis ama­bles lec­to­res y por su­pues­to quien es­to es­cri­be no se­re­mos lla­ma­dos a cum­plir tan gran­de sa­cri­fi­cio en la ta­rea de la hu­ma­ni­dad, pe­ro sí se nos pi­de que ca­da día a la ho­ra de juz­gar a los de­más, nos pon­ga­mos en su lu­gar. Si lo hi­cié­ra­mos así, pro­ba­ble­men­te mu­chí­si­mas ve­ces nos que­da­ría­mos ca­lla­dos, sien­do nues­tro si­len­cio por un la­do nues­tro me­jor ho­me­na­je a la ver­dad y por otro la­do nues­tro res­pe­to a la dig­ni­dad de los de­más. Gra­cias por lle­gar has­ta aquí. Has­ta la pró­xi­ma se­ma­na. ¡Que Dios nos ben­di­ga!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.