LA RE­FOR­MA ELEC­TO­RAL Y EL "TRANSFUGUISMO"

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - FA­BIO­LA MO­RA­LES CAS­TI­LLO (*)

La re­nun­cia de la con­gre­sis­ta Ye­ni Vilcatoma de la ban­ca­da de Fuer­za Po­pu­lar ha da­do lu­gar a una reac­ción rá­pi­da del Par­la­men­to Na­cio­nal pa­ra, su­pues­ta­men­te, "cu­rar­se en sa­lud". Es de­cir, mo­di­fi­car la ley pa­ra obs­ta­cu­li­zar de­ci­sio­nes co­mo és­ta. No es una bue­na se­ñal del Le­gis­la­ti­vo ape­lar "al car­pe­ta­zo" y me­nos, de un día pa­ra otro, pa­ra con­se­guir aque­llo que po­dría in­ter­pre­tar­se co­mo be­ne­fi­cio pro­pio o una me­di­da ner­vio­sa pa­ra re­cor­tar a los par­la­men­ta­rios su de­re­cho a ser li­bres de "man­da­to im­pe­ra­ti­vo". El lla­ma­do "transfuguismo" que vi­vió el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca a fi­nal del si­glo pa­sa­do fue im­pues­to des­de fue­ra, con la fi­na­li­dad cla­ra de in­fluir en las de­ci­sio­nes de los par­la­men­ta­rios a cam­bio de di­ne­ro, co­mo se pu­do apre­ciar en los lla­ma­dos "vla­di­vi­deos" que to­dos re­cor­da­mos. Con­duc­tas co­mo es­tas, de con­se­cuen­cias per­ver­sas pa­ra la his­to­ria de la de­mo­cra­cia, no se han re­pe­ti­do, que se­pa­mos. Lo cual no quie­re de­cir que, du­ran­te los 16 años del pre­sen­te si­glo, no se ha­yan pro­du­ci­do re­nun­cias a las ban­ca­das y a los par­ti­dos po­lí­ti­cos con re­pre­sen­ta­ción en el Con­gre­so; no a cam­bio de di­ne­ro co­mo lo vi­mos an­tes, pe­ro sí, en al­gu­nos ca­sos, por dá­di­vas po­lí­ti­cas y las an­sias de en­tor­ni­llar­se en un cu­rul, por va­rios lus­tros. A di­fe­ren­cia de es­tos ca­sos, mu­chas re­nun­cias se pro­du­je­ron tam­bién por­que las cú­pu­las de los par­ti­dos po­lí­ti­cos per­die­ron fuer­za res­pec­to a sus miem­bros en el Par­la­men­to. Así, los par­la­men­ta­rios ya no res­pon­dían a los in­te­re­ses de las cú­pu­las, co­mo an­ta­ño; sino que fren­te a cual­quier pre­sión o aque­llo que con­si­de­ra­ban in­clu­so un abu­so, res­pon­die­ron ale­ján­do­se. Con el "vo­to pre­fe­ren­cial" los par­ti­dos se abrie­ron a los ciu­da­da­nos in­de­pen­dien­tes que res­pon­die­ron más a sus vo­tan­tes, an­tes que a la vo­lun­tad del par­ti­do. Y, aun­que los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, cues­tio­na­ron el he­cho de que la cu­rul per­te­nez­ca más al par­la­men­ta­rio que a las cú­pu­las, no fue­ron es­cu­cha­dos y me­nos obe­de­ci­dos. En al­gu­nos dis­tri­tos elec­to­ra­les, los ciu­da­da­nos, ha­cien­do uso del vo­to pre­fe­ren­cial, eli­gie­ron a los in­vi­ta­dos y no a los miem­bros de los par­ti­dos. En el Pe­rú, los par­ti­dos de­ben ga­nar en ins­ti­tu­cio­na­li­dad, por­que son ba­se de la de­mo­cra­cia li­be­ral que es el sis­te­ma po­lí­ti­co ac­tual; pa­ra lo­grar­lo, es ne­ce­sa­rio una re­for­ma del sis­te­ma elec­to­ral, pe­ro no con "par­ches", co­mo es el ca­so de la lla­ma­da "ley con­tra el transfuguismo" que, a to­das lu­ces, los ciu­da­da­nos la ve­mos co­mo opor­tu­nis­ta. Aho­ra es el mo­men­to de em­pren­der re­for­mas, de ini­ciar un diá­lo­go na­cio­nal, so­bre la con­ve­nien­cia, o no, de cam­bios fun­da­men­ta­les: la eli­mi­na­ción del vo­to pre­fe­ren­cial, el sis­te­ma bi­ca­me­ral, el fi­nan­cia­mien­to de los par­ti­dos, en­tre otros. Oja­lá el Con­gre­so ac­tual ac­túe con la se­rie­dad y ma­du­rez que es­te mo­men­to his­tó­ri­co de la pre­va­len­cia de una ma­yo­ría ab­so­lu­ta de Fuer­za Po­pu­lar se lo de­man­da.

(*) Con­gre­sis­ta de la Re­pú­bli­ca (2001-2011)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.