JOR­GE CHÁ­VEZ, ÍCONO DE LOS MI­GRAN­TES EXI­TO­SOS

Diario Expreso (Peru) - - Mundo - ER­NES­TO PIN­TO BAZURCO RITTLER (*) (*) Em­ba­ja­dor

An­ti­gua­men­te en el Pe­rú no se ana­li­za­ba en pro­fun­di­dad lo que su­ce­día en el ex­tran­je­ro. Aun si ello in­vo­lu­cra a un pe­ruano, o el pres­ti­gio mis­mo de la pe­rua­ni­dad. Así du­ran­te mu­chos años se ce­le­bra­ba en nues­tro país a Jor­ge Chá­vez co­mo hé­roe de la avia­ción na­cio­nal. En una ló­gi­ca crio­lla el avia­dor no­ta­ble de­bía ser hé­roe mi­li­tar. Y a la fal­ta de fi­gu­ras que se pres­ta­ban pa­ra ello en la in­ci­pien­te era de la avia­ción, en­ton­ces la de Chá­vez fue pro­pi­cia. No im­por­ta­ría, o no se sa­bía que Jor­ge, co­no­ci­do en Eu­ro­pa co­mo Geo, nun­ca sir­vió en el Pe­rú, ni mu­cho me­nos te­nia afi­ni­dad mi­li­tar. Y lo que es más con­tra­dic­to­rio aún, no re­ci­bió en­car­go ni apo­yo al­guno del Es­ta­do Pe­ruano. Si se tra­ta de pio­ne­ros de la avia­ción, pa­ra el Pe­rú po­dría ser de ma­yor in­te­rés re­cor­dar quién atra­ve­só por pri­me­ra vez los An­des y no los Al­pes o quié­nes im­pul­sa­ron, co­mo Ber­to­lu­chi, la co­mu­ni­ca­ción con nues­tras po­bla­cio­nes más ale­ja­das. Y por qué no evo­car al pe­ruano San­tia­go el Vo­la­dor que men­cio­na Ga­rri­do Lec­ca. Den­tro de la avia­ción mi­li­tar han sa­cri­fi­ca­do sus vi­das Sa­la­zar, Quiñones y mu­chos otros más. Jor­ge, o Geo Chá­vez, es sin du­da un per­so­na­je ejem­plar, que to­mó el desafío de ser el pri­me­ro en cru­zar los Al­pes. El plan era unir la ciu­dad sui­za de Brig, en­cla­va­da en los Al­pes, por vía aé­rea a Mi­lán. Ur­di­do to­do ello por un bo­ti­ca­rio sui­zo, que sa­ca­ría pro­ve­cho con la ex­por­ta­ción de me­di­ca­men­tos. Pe­ro to­do el con­ti­nen­te eu­ro­peo se be­ne­fi­cia­ría. Chá­vez, por ra­zo­nes téc­ni­cas y per­so­na­les – una jo­ven lla­ma­da An­ge­li­na- de­ci­dió ate­rri­zar en Do­mo­do­so­la. En esa lo­ca­li­dad ita­lia­na el des­tino hi­zo que su apa­ra­to –un Ble­riot que él mis­mo acon­di­cio­nó- se es­tre­lla­ra jus­to an­tes de ate­rri­zar. Chá­vez mu­rió días des­pués, se­gún se di­ce, en bra­zos de An­ge­li­na. Chá­vez po­si­ble­men­te sea el úni­co pe­ruano que ha da­do nom­bre a va­rias ca­lles eu­ro­peas. Al me­nos vi una en Pa­ris, otra en Sui­za. Cuan­do ejer­cía el car­go de em­ba­ja­dor en Ru­ma­nia, pro­pu­se que se de­no­mi­ne una ca­lle con el nom­bre del ilus­tre pe­ruano, la mis­ma que me fue gra­to inau­gu­rar. Ello lo hi­ce con el con­ven­ci­mien­to de que Chá­vez no es hé­roe de nin­gu­na avia­ción mi­li­tar, sino un mi­gran­te exi­to­so, que pu­do con­tri­buir al desa­rro­llo de Eu­ro­pa. Jor­ge Chá­vez de­be ser re­cor­da­do y hon­ra­do co­mo sím­bo­lo de los mi­gran­tes pe­rua­nos, que hoy su­man más de tres mi­llo­nes, los que en su ma­yo­ría –sin apo­yo es­ta­tal del Pe­rú- sa­ben ga­nar­se pres­ti­gio en el ex­tran­je­ro. Ese lo­gro per­so­nal que, en de­fi­ni­ti­va, tam­bién pres­ti­gia al Pe­rú. En es­te año, que se con­me­mo­ra 105 años de es­ta gran ha­za­ña de Chá­vez, po­de­mos es­tar or­gu­llo­sos de que los mi­gran­tes po­da­mos te­ner un ícono, una fi­gu­ra ejem­plar, que sea re­co­no­ci­da mun­dial­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.