QUICHAS Y RAURA: AN­TI­GUO CON­FLIC­TO

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

No han si­do pa­cí­fi­cas las re­la­cio­nes ni la con­vi­ven­cia en­tre la co­mu­ni­dad de Quichas, ubi­ca­da en la pro­vin­cia de Oyón de la re­gión Li­ma, y la Mi­ne­ra Raura S.A. El diá­lo­go en­tre ellas siem­pre se ha frus­tra­do y tu­vo más de un so­bre­sal­to con con­se­cuen­cias que arras­tran a la in­se­gu­ri­dad en la zo­na, co­mo por ejem­plo el blo­queo de ca­rre­te­ras con más de una vein­te­na de ca­mio­nes con­te­nien­do mi­ne­ra­les re­te­ni­dos por los po­bla­do­res. La­men­ta­ble­men­te no exis­ten in­ter­lo­cu­to­res vá­li­dos cuan­do en­tre los di­ri­gen­tes de la men­cio­na­da co­mu­ni­dad no hay cohe­ren­cia o cuan­do man­tie­nen di­fe­ren­cias en­tre sus opi­nio­nes fren­te a la otra par­te, va­le de­cir an­te la mi­ne­ra Raura o las au­to­ri­da­des. Co­mo se re­cuer­da, es­te úl­ti­mo con­flic­to se desató ha­ce nue­ve días y es­pe­ra­mos que no es­ca­le más y se re­suel­va de in­me­dia­to. De otro la­do, tam­po­co se pue­de ne­gar la exis­ten­cia en­tre los di­ri­gen­tes de la co­mu­ni­dad de un ses­go ideo­ló­gi­co re­cal­ci­tran­te, y de una se­rie de pre­jui­cios que han im­pe­di­do du­ran­te años lle­gar a fór­mu­las más via­bles de res­pe­to mu­tuo con la mi­ne­ra, sin des­car­tar que de par­te de es­ta em­pre­sa tam­po­co ha­ya exis­ti­do la me­jor bue­na vo­lun­tad desea­da, a fin de evi­tar que to­dos es­tos años se ha­yan pro­du­ci­do en­fren­ta­mien­tos, co­mo en el 2009, 2010, 2013 y 2014, por ci­tar los ca­sos más re­le­van­tes. An­tes, así co­mo ac­tual­men­te, los choques se die­ron po­nien­do en zo­zo­bra no so­lo a las par­tes en en­tre­di­cho sino a ter­ce­ros, in­clu­yen­do a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos del go­bierno na­cio­nal y lo­cal. Aho­ra, el más re­cien­te blo­queo em­pe­zó el úl­ti­mo 17 de sep­tiem­bre cuan­do un gru­po de la co­mu­ni­dad, ase¬so­ra­do por un le­tra­do sin­di­ca­do de ser un abo­ga­do ra­di­ca­li­za­do de di­ri­gen­tes tam­bién re­cal­ci­tran­tes, rom­pió las con­ver­sa­cio­nes que se sos­te­nían con la ci­ta­da mi­ne­ra, diá­lo­go que era fa­ci­li­ta­do y pro­mo­vi­do por el Mi­nis¬te­rio de Energía y Mi­nas. En es­te con­tex­to reite­ra­mos que to­do blo­queo de ca­rre­te­ra o cual­quier to­ma de ca­mio­nes es­tán pe­na­dos por ley. Sin em­bar­go, co­mo ya es cos­tum­bre en­tre los pro­tes­tan­tes, es­tos seu­do lu­cha­do­res so­cia­les sue­len de­cir que le­van­ta­rán sus me­di­das ex­tre­mas siem­pre y cuan­do se anu­len de­ter­mi­na­dos car­gos, co­mo el no ser de­nun­cia­dos por blo¬quear una ca­rre­te­ra. In­sis­ti­mos, co­mo lo he­mos he­cho en otras cir­cuns­tan­cias don­de los con­flic­tos an­ti­mi­ne­ros se ati­zan de­bi­do a la pre­sen­cia de per­so­nas no­ci­vas que pe­tar­dean cual­quier en­ten­di­mien­to con las em­pre­sas mi­ne­ras y el Go­bierno, el diá­lo­go tie­ne que dar­se con to­das las car­tas so­bre la me­sa y la bue­na dis­po­si­ción a en­con­trar pun­tos me­dios que be­ne­fi­cien a to­das las par­tes, in­clu­yen­do la del Es­ta­do y del país en ge­ne­ral. Blo­quear ca­rre­te­ras o se­cues­trar uni­da­des de trans­por­te de la mi­ne­ra son de­li­tos, no es acep­ta­ble que se lle­gue a ex­tre­mos por­que así una pro­tes­ta sa­le de los lí­mi­tes pa­cí­fi­cos se­ña­la­dos por la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca. Y en lo que co­rres­pon­de a la par­te pa­tro­nal de es­te con­flic­to, to­da em­pre­sa de­be mos­trar res­pe­to por sus tra­ba­ja­do­res, cum­plir los pa­rá­me­tros me­dioam­bien­ta­les y desa­rro­llar pro­yec­tos de aten­ción so­cial a las co­mu­ni­da­des, en par­ti­cu­lar en el cui­da­do de la sa­lud de los po­bla­do­res y con én­fa­sis en la pro­tec­ción de los ni­ños. El res­pe­to de los acuer­dos es de ca­ba­lle­ros. To­dos te­ne­mos de­be­res y res­pon­sa­bi­li­da­des an­te los cua­les no se de­be re­nun­ciar. Fi­nal­men­te, el Es­ta­do, a tra­vés de la Po­li­cía, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y los fun­cio­na­rios que li­de­ran el sec­tor Energía y Mi­nas, tam­bién tie­ne que ga­ran­ti­zar im­par­cial­men­te que las pro­tes­tas no se tor­na­rán vio­len­tas, san­cio­nan­do a los que op­tan por la ile­ga­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.