SIN SECRETOS, NI RE­SER­VAS

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - JO­SÉ LUIS PA­TI­ÑO V. (*) (*) jo­se­luis.pa­tino@ex­pre­so.com.pe

La gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co y el la­va­do de ac­ti­vos, que ali­men­ta el cán­cer de la co­rrup­ción, la es­ta­mos per­dien­do des­de ha­ce buen tiem­po. Así co­mo en las dé­ca­das 80 y 90, el Es­ta­do, sus ins­ti­tu­cio­nes ci­vi­les y mi­li­ta­res, y la so­cie­dad, ex­pre­sa­da en par­ti­dos po­lí­ti­cos y or­ga­ni­za­cio­nes gremiales e ins­ti­tu­cio­na­les, fue­ron vul­ne­ra­dos, atro­pe­lla­dos y vio­len­ta­dos por la in­sa­nia de un te­rro­ris­mo fun­da­men­ta­lis­ta, hoy ha­cen lo mis­mo las ma­fias li­ga­das al nar­co­trá­fi­co. Y la es­ta­mos per­dien­do por las mis­mas ra­zo­nes: ca­ren­cia de es­tra­te­gia efi­caz e ins­tru­men­tos le­ga­les y jurídicos ar­cai­cos e inú­ti­les. Hoy la ad­mi­nis­tra­ción de Pe­dro Pa­blo Kuczynski ha in­clui­do en­tre el pa­que­te de fa­cul­ta­des le­gis­la­ti­vas el for­ta­le­ci­mien­to de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia Fi­nan­cie­ra (UIF), crea­da en el 2002, pa­ra in­ves­ti­gar y de­nun­ciar an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ac­cio­nes vin­cu­la­das al la­va­do de ac­ti­vos y fi­nan­cia­mien­to al te­rro­ris­mo. La UIF na­ció sin dien­tes, des­ar­ma­da y des­ar­ti­cu­la­da, a la es­pe­ra de que los go­bier­nos y, en es­pe­cial, los Con­gre­sos de turno, la em­po­de­ren y for­ta­lez­can no só­lo con más per­so­nal y re­cur­sos, sino con efec­ti­vas ar­mas le­ga­les y tec­no­ló­gi­cas pa­ra en­fren­tar a un enemi­go su­pra­na­cio­nal, con re­cur­sos eco­nó­mi­cos ili­mi­ta­dos, ca­paz de rom­per ma­nos y con­cien­cias por do­quier. Sin em­bar­go hoy, cuan­do se le quie­re dar, al me­nos, un par de den­ta­du­ras pos­ti­zas, un cu­chi­llo de co­ci­na y un cas­co de mi­ne­ro con lin­ter­na, pa­ra in­ves­ti­gar en la os­cu­ri­dad de la in­mo­ra­li­dad anida­da en las ins­tan­cias fi­nan­cie­ras, cor­po­ra­ti­vas y de go­bierno, se le vuel­ve a po­ner re­pa­ros ab­sur­dos, ar­gu­men­tos le­gu­le­yos y as­pa­vien­tos las­ti­me­ros an­te un even­tual mal uso de la in­for­ma­ción per­so­nal que pro­te­ge la Cons­ti­tu­ción. Les ase­gu­ro que en los úl­ti­mos días, por pri­me­ra vez en su vi­da, al­gu­nos po­lí­ti­cos y ana­lis­tas han leí­do, tan­tas ve­ces co­mo han po­di­do y to­tal­men­te des­con­tex­tua­li­za­da, una par­te del ar­tícu­lo 2 de la Cons­ti­tu­ción, so­bre el de­re­cho del ciu­da­dano a “so­li­ci­tar sin ex­pre­sión de cau­sa la in­for­ma­ción que re­quie­ra y a re­ci­bir­la de cual­quier en­ti­dad pú­bli­ca, en el pla­zo le­gal, con el cos­to que su­pon­ga el pe­di­do”. Es de­cir, el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de una per­so­na a “so­li­ci­tar in­for­ma­ción” a las dis­tin­tas en­ti­da­des del Es­ta­do. Pe­ro, a ren­glón se­gui­do, la Cons­ti­tu­ción po­ne al­gu­nas ex­cep­cio­nes. “Se ex­cep­túan las in­for­ma­cio­nes que afec­tan la in­ti­mi­dad per­so­nal y las que ex­pre­sa­men­te se ex­clu­yan por ley o por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad na­cio­nal. El se­cre­to ban­ca­rio y la re­ser­va tri­bu­ta­ria pue­den le­van­tar­se a pe­di­do del Juez, del Fis­cal de la Na­ción, o de una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra del Con­gre­so con arre­glo a ley y siem­pre que se re­fie­ran al ca­so in­ves­ti­ga­do”. El nar­co­trá­fi­co no so­lo vul­ne­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal al mi­me­ti­zar­se a tra­vés de re­des co­rrup­tas al in­te­rior del Es­ta­do, sino que ma­ta in­dis­cri­mi­na­da­men­te a quie­nes se cru­zan en su ava­sa­lla­do­ra ca­rre­ra por cap­tu­rar el po­der y ci­men­tar un nar­co Es­ta­do. Pa­ra ello, las ma­fias se pro­te­gen con los mis­mos “be­ne­fi­cios” que le asig­na la Cons­ti­tu­ción al ciu­da­dano de bien. ¿Lo se­gui­re­mos pa­si­va­men­te per­mi­tien­do? Sin secretos ni re­ser­vas, pe­ro con más in­te­li­gen­cia y liderazgo de­be­mos fun­da­men­tar nues­tra lu­cha con­tra esa la­cra. Hoy, la trans­pa­ren­cia, sin ma­yor cos­to pa­ra su exi­gen­cia e im­ple­men­ta­ción, pue­de con­ver­tir­se en un ar­ma le­tal pa­ra el nar­co­trá­fi­co. ¿Al­gún día la usa­re­mos efi­caz­men­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.