PSICOANALIZANDO UNA MACABRA HIS­TO­RIA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

Sig­mund Freud de­jó una in­men­sa do­sis de in­te­li­gen­cia en sus tras­cen­den­tes tra­ba­jos. Un le­ga­do que apro­ve­chan su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra ana­li­zar y ex­pli­car me­jor las reac­cio­nes del ser hu­mano. Ade­más sen­tó cá­te­dra de rea­lis­mo, atri­bu­to que sol­ven­ta mu­chas in­cóg­ni­tas que in­ce­san­te­men­te per­si­guen al hom­bre. Una la­pi­da­ria fra­se su­ya –que en­ca­ja en for­ma exac­ta con aque­lla ob­je­ti­vi­dad con la cual de­be­rían des­ci­frar­se los anales cro­no­ló­gi­cos- per­mi­te psi­coa­na­li­zar lo ocu­rri­do en el Pe­rú du­ran­te los mor­tí­fe­ros 25 años de te­rro­ris­mo, in­ter­pre­ta­dos has­ta hoy ba­jo la dis­tor­sio­nan­te lu­pa del po­lí­ti­co co­rrec­tis­mo de la iz­quier­da pro­gre. Sos­te­nía Freud que “Los buenos son los que se con­ten­tan con

so­ñar aque­llo que los ma­los ha­cen reali­dad”. Tras­la­dé­mos­lo al pre­sen­te pa­ra com­pren­der me­jor lo su­ce­di­do en­tre los años se­sen­ta y no­ven­ta. El gol­pis­mo mi­li­tar que -desem­bo­có en la dic­ta­du­ra so­cia­lis­ta-ve­las­quis­ta- en­cen­dió el fo­co de ma­les­tar na­cio­nal que die­ra vi­da a sen­de­ro lu­mi­no­so y mrta. Jun­to a la me­ga deu­da ex­ter­na y a la eva­po­ra­ción ab­so­lu­ta de la in­ver­sión pe­rua­na y ex­tran­je­ra, fue la úni­ca he­ren­cia que re­ci­bió la de­mo­cra­cia al re­tor­nar, mal­tre­cha, en 1980. Des­de en­ton­ces el te­rro­ris­mo fue to­man­do cuer­po has­ta lle­gar a ocu­par te­rri­to­rios co­no­ci­dos co­mo zo­nas li­be­ra­das. Ac­to se­gui­do em­pren­dió una es­tra­te­gia de ase­dio y ata­que a la so­cie­dad me­dian­te sis­te­má­ti­cas vo­la­du­ras de to­rres de al­ta ten­sión, cau­san­do pá­ni­co, des­tru­yen­do in­fra­es­truc­tu­ra y ex­ter­mi­nan­do la pro­duc­ción. Pa­ra­le­la­men­te in­tro­du­jo el kar­ma de los co­ches bom­ba con sus secuelas de mu­ti­la­cio­nes, muer­tes y de­vas­ta­ción. El país se pa­ra­li­za­ba. La ciu­da­da­nía sub­sis­tía en­tre ani­qui­la­mien­tos y rui­nas. En si­mul­tá­neo el mrta acen­tua­ba el pá­ni­co con su in­dus­tria del se­cues­tro y cri­men se­lec­ti­vo. El Pe­rú es­ta­ba al bor­de de ser un Es­ta­do fa­lli­do. Las au­to­ri­da­des de­mo­crá­ti­ca­men­te elec­tas se en­con­tra­ban pe­tri­fi­ca­das, sin en­te­re­za pa­ra en­fren­tar y sin co­ra­je pa­ra com­ba­tir el te­rro­ris­mo. Fi­na­li­za­da la dé­ca­da del ochen­ta, sen­de­ro ha­bía cer­ca­do Li­ma. Apun­ta­ba a des­abas­te­cer­la, sem­brar­la de co­ches bom­ba e inun­dar­la de di­na­mi­ta y me­tra­lle­ta pa­ra se­gui­da­men­te ocu­par­la y de­cla­rar la vic­to­ria de la re­vo­lu­ción ar­ma­da, con­tra la cual –co­bar­de­men­te- la iz­quier­da ja­más se atre­vió si­quie­ra a al­zar la voz. El Pe­rú es­tu­vo a pun­to de clau­di­car. Pe­ro nin­guno de los go­ber­nan­tes de­mo­crá­ti­cos que ges­tio­na­ron el país du­ran­te esos años de ho­rror y lá­gri­mas es­tu­vo fir­me­men­te de­ci­di­do a en­fren­tar­se a los ge­no­ci­das. Nin­guno qui­so man­char­se mu­cho las ma­nos de san­gre. Ha­bía que en­con­trar a al­guien que se pres­ta­se a sal­var al Pe­rú. Ur­gía en­ton­ces ha­llar al ma­lo que, co­mo enun­cia­ra Freud, lo hi­cie­ra pa­ra con­ten­tar a los buenos que so­ña­ban con ha­cer­lo. Vino Al­ber­to Fu­ji­mo­ri. En dos años cap­tu­ró a la cú­pu­la te­rro­ris­ta y la sen­ten­ció a ca­de­na per­pe­tua. Los buenos –los po­lí­ti­cos ac­ti­vos tan­to pre co­mo post te­rro­ris­mo- lo aplau­die­ron, aun­que ca­lla­da­men­te. Pe­ro el co­ra­zon­ci­to “de­mo­crá­ti­co” de Ale­jan­dro To­le­do los con­ven­ció de que era po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to; con­se­cuen­te­men­te se­rían blan­co de la ven­det­ta so­cia­lis­ta de­fen­so­ra de sen­de­ro y el mrta y ope­ra­do­ra de la jus­ti­cia su­pra­na­cio­nal. En­ton­ces con­for­mó la Co­mi­sión de la Ver­dad, en­fi­ló con­tra Fu­ji­mo­ri con­de­nán­do­lo a ca­de­na per­pe­tua, li­be­ró a los te­rro­ris­tas, los bau­ti­zó co­mo lu­cha­do­res so­cia­les y fi­nal­men­te pro­yec­tó un mu­seí­llo pa­ra ren­dir­les ho­no­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.