DE­RE­CHO A LA RE­BE­LIÓN

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - OSWALDO ÁL­VA­REZ PAZ (*) (*) @osal­paz - oal­va­rez­paz@gmail.com

Ca­da tan­to los pue­blos son so­me­ti­dos a prue­bas ex­tre­mas en cuan­to a su ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia. So­bre to­do cuan­do es­tá ame­na­za­da la vi­da per­so­nal y fa­mi­liar de sus in­te­gran­tes, su ali­men­ta­ción, la sa­lud y lo que es más im­por­tan­te, el de­re­cho a vi­vir en libertad y de­mo­cra­cia. Es­to úl­ti­mo no se re­fie­re a sim­ples con­si­de­ra­cio­nes teó­ri­cas o es­pe­cu­la­ti­vas. Se re­fie­re a la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal y a la exis­ten­cia del De­re­cho co­mo ins­tru­men­to de re­gu­la­ción de las re­la­cio­nes de los ciu­da­da­nos en­tre sí y de es­tos con el Es­ta­do-go­bierno. Cuan­do to­do es­to des­apa­re­ce y se im­po­ne, ni si­quie­ra una mo­der­na dic­ta­du­ra del si­glo XXI, sino una tra­di­cio­nal ti­ra­nía am­pa­ra­da por el abu­so de po­der, la in­efi­ca­cia pa­ra lo útil y la co­rrup­ción más es­pan­to­sa del mun­do oc­ci­den­tal, na­ce el de­re­cho de los pue­blos a la re­be­lión. Se tra­ta de se­guir las lí­neas maes­tras tra­za­das por San­to To­más de Aquino al res­pec­to y co­mo con­se­cuen­cia de ello, acep­tar el de­re­cho de los pue­blos a la le­gí­ti­ma de­fen­sa cuan­do su exis­ten­cia es­tá en pe­li­gro. Se acep­ta con re­la­ción a las per­so­nas in­di­vi­dua­les. Las mis­mas ra­zo­nes exis­ten con re­la­ción a los pue­blos, a las na­cio­nes. Es el ca­so de la Ve­ne­zue­la con­tem­po­rá­nea. La opi­nión pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal es­tá tan in­for­ma­da co­mo la in­ter­na. Qui­zás con ma­yo­res de­ta­lles de­bi­do a la fé­rrea cen­su­ra y al chan­ta­je a que es­tán so­me­ti­dos los po­cos me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­de­pen­dien­tes que so­bre vi­ven a pe­sar de to­do. La opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca, fiel in­tér­pre­te de la vo­lun­tad ge­ne­ral de la na­ción, ha ago­ta­do to­dos los me­dios pa­cí­fi­cos, cons­ti­tu­cio­na­les y de­mo­crá­ti­cos, pa­ra im­pul­sar rec­ti­fi­ca­cio­nes de fon­do y, en de­fi­ni­ti­va, pa­ra lo­grar un cam­bio de ré­gi­men en el me­nor tiem­po po­si­ble. Es­to em­pie­za con la sus­ti­tu­ción del je­fe del po­der eje­cu­ti­vo, Ni­co­lás Ma­du­ro. Es el pri­mer pa­so. Pe­ro, el ré­gi­men lo sa­be y ejer­cien­do a ple­ni­tud el con­trol to­tal de las ra­mas elec­to­ral y ju­di­cial del po­der pú­bli­co sa­bo­tea gro­tes­ca­men­te to­do. Ha lle­ga­do al ex­tre­mo de des­co­no­cer y has­ta anu­lar las com­pe­ten­cias de la Asam­blea Na­cio­nal ele­gi­da el pa­sa­do 6 de di­ciem­bre de 2015 con ma­yo­ría opo­si­to­ra de las dos ter­ce­ras par­tes. Ma­ni­fes­ta­cio­nes mi­llo­na­rias de ve­ne­zo­la­nos por el cam­bio se pro­du­cen en Ca­ra­cas y en las ca­pi­ta­les del in­te­rior. Se exi­ge el cum­pli­mien­to de los re­qui­si­tos cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra rea­li­zar es­te año un re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio pa­ra des­ti­tuir a Ma­du­ro. El Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral y el al­to go­bierno han des­co­no­ci­do to­do y anun­cian que no ha­brá re­vo­ca­to­rio es­te año. La si­tua­ción se agra­va. La ten­sión lle­ga al lí­mi­te de lo to­le­ra­ble. Ci­vi­les y mi­li­ta­res com­pro­me­ti­dos con la de­mo­cra­cia se pre­pa­ran pa­ra la con­fron­ta­ción fi­nal. Fa­vor, es­tar aten­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.