LA CVR Y EL RESURGIMIENTO SEN­DE­RIS­TA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GARCÍA MI­RÓ ELGUERA

Al Pe­rú cen­tris­ta lo per­si­gue la ve­ne­no­sa re­sa­ca zur­da de la Co­mi­sión de la Ver­dad CVR. Lo ator­men­ta aque­lla agru­pa­ción po­li­ti­za­da que cons­ti­tu­yó To­le­do pa­ra pro­du­cir un am­bien­te fa­vo­ra­ble que ex­cul­pa­se a los te­rro­ris­tas -de sen­de­ro lu­mi­no­so y el mr­ta- de los de­li­tos en ge­no­ci­dio, co­me­ti­dos du­ran­te 25 años con­tra la so­cie­dad pe­rua­na. ¡Ojo, ab­sol­ver a aque­llos que aca­ba­ron se­gán­do­le la vi­da a 35 mil pe­rua­nos, apar­te de des­truir in­fraes­truc­tu­ra pú­bli­ca y pri­va­da por US$40 mil mi­llo­nes! Sin em­bar­go la ca­na­lles­ca ac­ción de la CVR no que­dó ahí. En el col­mo de la se­vi­cia in­cri­mi­nó a las Fuer­zas Ar­ma­das, así co­mo a la Po­li­cía, de los im­per­do­na­bles crí­me­nes co­me­ti­dos pre­ci­sa­men­te por las hues­tes te­rro­ris­tas, con­vir­tien­do de es­ta ma­ne­ra a los mi­se­ra­bles en víctimas y a los uni­for­ma­dos en vic­ti­ma­rios. Fue una per­ver­sa ju­ga­rre­ta ur­di­da por la pan­di­lla so­cia­lis­ta-re­van­chis­ta-jus­ti­cie­ra de la iz­quier­da pro­gre pa­ra lo­grar in­fil­trar­se en el Es­ta­do pe­ruano, a cam­bio de co­brar­le a los políticos –a To­le­do y com­pa­ñía- la pres­ta­ción de sus “servicios” que, a pro­pó­si­to, an­tes ha­bían si­do sol­ven­ta­dos por fun­da­cio­nes y go­bier­nos ex­tran­je­ros a car­go de co­rrer con la fi­nan­cia­ción de sus ONG pa­ra de­rro­car al ré­gi­men de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri. Tras su co­la­bo­ra­cio­nis­ta y ses­ga­do in­for­me en­tre­ga­do a To­le­do la CVR avan­zó más. Fo­men­tó la cons­truc­ción de dos er­mi­tas pa­ra ren­dir­le ho­no­res a los te­rro­ris­tas. A una la de­no­mi­nó “El Ojo que Llo­ra”, y a la se­gun­da “Mu­seo de la Me­mo­ria”. ¡Qué bo­ni­to! Con el co­rrer del tiem­po vie­ne ad­qui­rien­do más cuer­po el ma­ni­fies­to pro­pó­si­to de los co­mi­sio­na­dos de la ver­dad. Pro­gre­si­va­men­te sen­de­ro lu­mi­no­so está con­si­guien­do re­agru­par­se co­mo or­ga­nis­mo de lu­cha del ge­né­ti­co re­sen­ti­mien­to so­cial y com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad de la iz­quier­da crio­lla. Y en pa­ra­le­lo pre­ten­de in­tro­du­cir a su bra­zo po­lí­ti­co –mo­va­def- co­mo vehícu­lo pa­ra, pe­se a ser una agru­pa­ción to­ta­li­ta­ria y san­gui­na­ria, par­ti­ci­par en los pro­ce­sos elec­to­ra­les de­mo­crá­ti­cos de nues­tras au­to­ri­da­des. De es­to y mu­chí­si­mo más son cul­pa­bles los miem­bros de la Co­mi­sión de la Ver­dad. Por ejem­plo, de que nues­tra ni­ñez y ju­ven­tud no ha­yan apren­di­do a iden­ti­fi­car -des­de la es­cue­la- las atro­ci­da­des que per­pe­tra­ron tan­to sen­de­ro lu­mi­no­so co­mo el mr­ta. Di­cho sea de pa­so, ayer apa­re­ció co­mo no­ti­cia que exis­ten di­ver­sos pro­fe­so­res -con­de­na­dos por te­rro­ris­mo- tra­ba­jan­do en es­cue­las y uni­ver­si­da­des del Es­ta­do. ¿Se­re­mos tan in­fe­li­ces co­mo pa­ra per­mi­tir­lo? Re­cien­te­men­te el país se ha en­te­ra­do de que la Fis­ca­lía de la Na­ción –ob­via­men­te in­flui­da por los dic­ta­dos de la CVRor­de­nó al mu­ni­ci­pio de Co­mas exo­ne­rar del pa­go de to­da ta­sa la cons­truc­ción de ni­chos pa­ra el en­tie­rro de ca­dá­ve­res que, fi­na­li­za­do el día, re­sul­ta­ron sien­do de sen­de­ris­tas. ¿Qué pri­vi­le­gio tie­nen los te­rro­ris­tas pa­ra que la Fis­ca­lía los exi­ma de un cos­to que sí asu­me el res­to de la ciu­da­da­nía? ¿Dón­de es­ta­mos? Pe­ro hay más, en el cementerio de Co­mas se ha edi­fi­ca­do un mau­so­leo –otra er­mi­ta más pa­ra ren­dir­le cul­to a la “gue­rra po­pu­lar” sen­de­ris­ta- don­de han si­do se­pul­ta­dos 50 sen­de­ris­tas a quie­nes, pre­via­men­te, se les in­mor­ta­li­zó con una mar­cha por el dis­tri­to evo­can­do sus ac­tos ge­no­ci­das. ¿Có­mo de­ja­mos que si­ga im­po­nién­do­se la CVR?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.