HUÁNUCO DE POE­SÍA

Diario Expreso (Peru) - - Cultural - HAROLD ALVA

Cuan­do de­ci­dí de­di­car­me a la poe­sía lo hi­ce por­que no sa­bía con qué ar­mas en­fren­tar el mun­do. Mi pa­dre, po­li­cía, te­nía ese ca­rác­ter pro­pio de los ca­ja­mar­qui­nos que nos ha­cía sen­tir pro­te­gi­dos; to­do el mun­do res­pe­ta­ba al «je­fe Alva» y en con­se­cuen­cia a los hi­jos de aquel hom­bre que pe­se a su voz de man­do lle­va­ba con­si­go a un ti­po no­ble que rom­pía la for­ma­li­dad con una car­ca­ja­da de fue­go. Mi ma­dre, ex­re­li­gio­sa, co­mu­ni­ca­do­ra in­na­ta (de­bió ser pe­rio­dis­ta), nos so­bre­pro­te­gió de­ma­sia­do: nos cui­da­ba del cli­ma, ele­gía nues­tras amis­ta­des, se preo­cu­pa­ba por­que es­te­mos bien ali­men­ta­dos al ex­ce­so de bus­car­nos a la ho­ra del re­creo pa­ra ali­men­tar­nos «por­que de­bía­mos for­ta­le­cer nues­tro ce­re­bro». Cuan­do cum­plí nue­ve años yo no sa­bía ju­gar ni a la pe­lo­ta, no te­nía ami­gos, los ni­ños con quie­nes pla­ti­ca­ba eran los per­so­na­jes ima­gi­na­rios que apren­dí a in­ven­tar cuan­do di­bu­ja­ba his­to­rie­tas. Así fue has­ta la se­cun­da­ria. Así fue has­ta que una no­che de 1992 des­cu­brí que ha­bía al­go que po­día ha­cer pa­ra lo que so­lo ne­ce­si­ta­ba res­pi­rar pro­fun­da­men­te y es­cri­bir; co­piar las imá­ge­nes que po­bla­ban mi co­ra­zón con el en­tu­sias­mo de aque­llos pá­ja­ros que tri­nan cuan­do les cae el sol y só­lo ne­ce­si­tan batir sus alas pa­ra ser fe­li­ces. Pien­so en es­to aho­ra que he arri­ba­do a Huánuco de la mano de mi mu­jer y sie­te de los más im­por­tan­tes poe­tas de Amé­ri­ca La­ti­na y sé que fue una bue­na de­ci­sión en­tre­gar­me a es­ta for­ma de en­tre­na­mien­to pa­ra con­vi­vir con mi pro­pia vi­da, con los de­mo­nios que he apren­di­do a do­mes­ti­car gra­cias a la sin­gu­lar in­ten­ción de es­pe­rar la fe­li­ci­dad ca­da vez que sien­to a la poe­sía tri­nar co­mo aque­llos pá­ja­ros y es co­mo si el sol ca­ye­ra so­bre mis ma­nos y yo so­lo de­bo ale­tear: es­cri­bir pa­ra dis­fru­tar la som­bra de es­tos días que es­toy se­gu­ro harán de la pri­ma­ve­ra una estación don­de to­dos po­dre­mos vo­lar. Es­toy en Huánuco, mi co­ra­zón tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.