CA­RA Y SE­LLO DE UN ACUER­DO

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Por es­tos días una de las no­ti­cias más im­por­tan­tes en Amé­ri­ca La­ti­na es, sin du­da, la fir­ma del acuer­do de paz en­tre el go­bierno del presidente Juan Ma­nuel San­tos y las de­no­mi­na­das Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC), gru­po ar­ma­do que por más de cin­cuen­ta años ma­tó, se­cues­tró y boi­co­teó a la na­ción ve­ci­na pe­ro aho­ra –diz­que- cum­pli­rá su me­ta­mor­fo­sis par­ti­da­ria, pues es­pe­ra com­pe­tir en elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Otra ver­dad mo­nu­men­tal, que no se pue­de ne­gar, es la va­ni­dad y el ex­ce­si­vo pro­ta­go­nis­mo del presidente San­tos, quien aca­so está en com­pe­ten­cia con otros políticos que lo an­te­ce­die­ron por­que bus­ca­ría que­dar an­te la his­to­ria co­mo el ges­tor de la paz en Co­lom­bia. Pe­ro es­ta au­da­cia po­dría cos­tar­le ca­ro a muchos ya que nun­ca es con­fia­ble ha­cer las pa­ces con grupos vio­len­tis­tas, in­clu­so con sub­ver­si­vos que man­tie­nen re­la­cio­nes na­da cla­ras con el nar­co­trá­fi­co y cuan­do -en pu­ri­dad- no se le con­sul­tó al pue­blo co­lom­biano si es­ta­ba de acuer­do con las con­ver­sa­cio­nes de paz du­ran­te es­tos cua­tro úl­ti­mos años y so­bre to­do si es­ta­ba de acuer­do con los tér­mi­nos del acuer­do fi­nal que se ha fir­ma­do en la vís­pe­ra. En ter­cer tér­mino, no bas­ta con que un gru­po sub­ver­si­vo co­mo las FARC se au­to­ca­li­fi­que de “gue­rri­lle­ro” si ge­ne­ral­men­te prac­ti­có el te­rro­ris­mo, por lo que pa­ra los co­lom­bia­nos y la opi­nión pú­bli­ca que­da un amar­go sa­bor cuan­do de­trás de es­te acuer­do per­ma­ne­ce una lu­mi­no­sa es­te­la de im­pu­ni­dad e in­jus­ti­ca ya que muchos hi­jos de Co­lom­bia, y de los me­jo­res, mu­rie­ron a ma­nos de la ba­la y la bom­ba de las su­so­di­chas fuer­zas “gue­rri­lle­ras” (en­tre co­mi­llas). En cuar­to tér­mino, re­sul­ta po­co aus­pi­cio­so que ha­ya si­do una dic­ta­du­ra co­mo la de Cu­ba la que tu­vo la voz can­tan­te y so­nan­te en las ne­go­cia­cio­nes, sien­do el go­bierno de Raúl Cas­tro la par­te in­tere­sa­da en la pro­tec­ción de las FARC y en su rol geo­po­lí­ti­co e ideo­ló­gi­co. Pre­ci­sa­men­te es con ese res­pal­do cu­bano que se co­me­tie­ron gra­ves de­fec­tos en las tra­ta­ti­vas en sí, co­mo en su mo­men­to el pro­pio Jo­sé Mi­guel Vi­van­co, di­rec­tor pa­ra las Amé­ri­cas de Hu­man Rights Watch, ase­ve­ró; por ejem­plo, cuan­do so­lo se con­de­na a san­gui­na­rios ase­si­nos gue­rri­lle­ros a pe­nas le­ves re­pre­sen­ta­das en “servicios a la co­mu­ni­dad”, cu­rio­sa­men­te co­mo si hu­bie­ran co­me­ti­do una fal­ta de trán­si­to por mal es­ta­cio­na­mien­to. Fi­nal­men­te, la in­cer­ti­dum­bre per­ma­ne­ce­rá mien­tras no se ten­ga se­gu­ro qué van a ha­cer o qué va a pa­sar con los re­ma­nen­tes de los al­za­dos en ar­mas que no ne­ce­sa­ria­men­te se man­tu­vie­ron has­ta el fi­nal den­tro de las FARC. No ol­vi­de­mos que na­da ga­ran­ti­za que ma­ña­na o más tar­de sur­ja otro ti­po de ter­mo­cé­fa­los que di­gan “no­so­tros no de­ja­mos la gue­rri­lla” o “con­ti­nua­re­mos con la lu­cha ar­ma­da”. Y aun cuan­do se mi­re que se lo­gra la paz con­ce­dién­do­les la po­si­bi­li­dad de que a tra­vés de las elec­cio­nes los gue­rri­lle­ros se con­vier­tan en par­la­men­ta­rios, eso tam­bién re­sien­te a más de uno por­que to­do es re­sul­ta­do de una suer­te de ex­tor­sión o acep­ta­ción de­ses­pe­ra­da de las con­di­cio­nes im­pues­tas por las FARC. Lo cu­rio­so es que las FARC se de­ci­die­ron a con­ver­sar y ti­rar puen­tes con el go­bierno a par­tir de ver­se aco­rra­la­dos frente a los lo­gros de las fuer­zas del or­den de Co­lom­bia que te­nían apo­yo de sa­té­li­tes y ase­so­ría es­ta­dou­ni­den­se con la cual se lo­gró ma­tar o cap­tu­rar a va­rios in­te­gran­tes de la cú­pu­la nar­co­gue­rri­lle­ra. Es de­cir, quien más ga­na con el acuer­do fir­ma­do ayer lu­nes 26 de sep­tiem­bre no es la paz sino los re­vo­lu­cio­na­rios vio­la­do­res de los de­re­chos hu­ma­nos en Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.