OPI­NIO­NES ILÓGICAS

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - GUI­DO ÁGUI­LA GRADOS

Ato­dos nos ha ocu­rri­do que al mo­men­to de pa­gar un ta­xi, el con­duc­tor nos di­ce: “No ten­go sen­ci­llo, je­fe, re­cién sal­go a tra­ba­jar”. Ade­más, lo en­fa­ti­za con un tono de voz que nos ha­ce sen­tir cul­pa­bles de no pa­gar la can­ti­dad exac­ta. Es de­cir, en su ló­gi­ca, so­mos los usua­rios quie­nes de­be­mos su­mi­nis­trar­le mo­ne­das. No es él quien de­be sa­lir a la­bo­rar pre­mu­ni­do del cam­bio pa­ra cuan­do se le pa­gue con una can­ti­dad ma­yor. Una fa­la­cia que pa­sa inad­ver­ti­da y es per­do­na­ble por pro­ve­nir de un hom­bre sen­ci­llo y don­de la ló­gi­ca es su­pli­da por la pi­car­día ur­ba­na. Lo que es la­men­ta­ble, y no de­be pa­sar inad­ver­ti­do, es cuan­do ra­zo­na­mien­tos si­mi­la­res se dan en lí­de­res de opi­nión na­cio­nal. En efec­to, a raíz de al­gu­nas pro­pues­tas de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra el sis­te­ma de jus­ti­cia en las úl­ti­mas se­ma­nas, se han pro­du­ci­do opi­nio­nes –res­pe­ta­bles to­das- di­vor­cia­das de la ló­gi­ca y, por en­de, preo­cu­pan­tes por ve­nir de ju­ris­tas y au­to­ri­da­des que de­ben mar­car el ca­mino pa­ra que tran­si­te la opi­nión pú­bli­ca. La pri­me­ra, es aque­lla que ca­li­fi­ca a la pro­pues­ta de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal co­mo… ¡in­cons­ti­tu­cio­nal! Jus­ta­men­te, por­que no está re­gu­la­da en la Cons­ti­tu­ción es que se pro­po­ne el cam­bio en su tex­to. Nin­gu­na pro­pues­ta de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pue­de ser in­cons­ti­tu­cio­nal. Es ló­gi­ca ele­men­tal. Es co­mo si los equi­pos de la li­ga es­pa­ño­la de fút­bol plan­tea­ran una re­for­ma re­gla­men­ta­ria pa­ra que cuan­do se en­fren­ten al Bar­ce­lo­na o al Real Ma­drid, en vez de ju­gar con 11 se les per­mi­ta ju­gar con 12 y así, ni­ve­lar las di­fe­ren­cias pre­su­pues­ta­rias. A na­die se le va a ocu­rrir de­cir que tal pro­pues­ta es an­ti­rre­gla­men­ta­ria. El cam­bio su­po­ne una al­te­ra­ción de la re­gu­la­ción vi­gen­te. Idén­ti­ca si­tua­ción se pro­du­ce cuan­do al pro­nun­ciar­se so­bre al­gu­na pro­pues­ta de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal se di­ce: ¡re­cha­za­mos tal pro­pues­ta! Hay que avi­sar­les que el úni­co ór­gano que pue­de ha­cer­lo es el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca. La pro­pues­ta es al Le­gis­la­ti­vo, ór­gano com­pe­ten­te de rea­li­zar re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les. To­dos los de­más pue­den se­ña­lar que es ade­cua­do o inade­cua­do, su acuer­do o su desacuer­do. Pe­ro no re­cha­zar. Cuan­do se pro­po­ne ma­tri­mo­nio, la úni­ca que pue­de re­cha­zar es la pre­ten­di­da. No el her­mano, ni la fu­tu­ra sue­gra. Otra vez, ex­tra­ña­mos a la ló­gi­ca. El te­ner la opor­tu­ni­dad de que nues­tras opi­nio­nes sean re­co­gi­das por los me­dios, con­lle­va la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer­lo con cohe­ren­cia. Co­mo di­ce la pu­bli­ci­dad de una emi­so­ra: “Tu opi­nión im­por­ta”… Aña­di­mos: pe­ro de­be ser ló­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.