DE­BIE­RON SER CON­DE­NA­DOS EN CA­SO 'BA­GUA­ZO'

¡In­só­li­to! Sen­ten­cia no con­tem­pla secuestro y ase­si­na­to de nue­ve po­li­cías en la Es­ta­ción 6 del oleo­duc­to de Ima­ci­ta.

Diario Expreso (Peru) - - Portada - RO­BER­TO SÁN­CHEZ R. ro­bert­to­san­chez7@gmail.com

¿Por qué con­si­de­ra erró­nea a la sen­ten­cia que ab­suel­ve a 52 na­ti­vos que par­ti­ci­pa­ron en el ‘Ba­gua­zo’ de 2009, don­de mu­rie­ron 12 efec­ti­vos po­li­cia­les?

Los su­ce­sos de vio­len­cia del ‘Ba­gua­zo’ tie­nen dos even­tos su­ce­si­vos. El en­fren­ta­mien­to en la Cur­va del Dia­blo, don­de mu­rie­ron 12 po­li­cías, y el secuestro y ase­si­na­to de otros nue­ve po­li­cías en la Es­ta­ción 6 del oleo­duc­to en Ima­ci­ta, más un po­li­cía des­apa­re­ci­do. So­bre es­te se­gun­do su­ce­so se lo des­cri­be co­mo una suer­te de re­pre­sa­lia an­te el mo­do en que se abor­dó el in­ci­den­te de la Cur­va del Dia­blo. Pe­ro lo real es que am­bos su­ce­sos pro­du­cen muer­tes en las fuer­zas de se­gu­ri­dad en su in­ten­to de re­cu­pe­rar el or­den. Más allá del jui­cio que se pue­da ha­cer so­bre la fal­ta de tra­ba­jo de in­te­li­gen­cia en la reac­ción del Es­ta­do, hay 12 po­li­cías muer­tos en la Cur­va del Dia­blo, y nue­ve po­li­cías se­cues­tra­dos y ase­si­na­dos, más un des­apa­re­ci­do en la ci­ta­da Es­ta­ción 6.

-¿Con­si­de­ra que es­te secuestro y pos­te­rior muer­te de nue­ve po­li­cías no ha si­do vis­to con mi­nu­cio­si­dad por la jus­ti­cia?

Es­te se­gun­do even­to –en la es­ta­ción 6– im­preg­na de sen­ti­do to­da la his­to­ria en el mo­do en que se or­ga­ni­zó la mo­vi­li­za­ción y la can­ti­dad de vio­len­cia que se in­tro­du­jo y se des­ple­gó. En el re­pa­so de la cro­no­lo­gía de mo­vi­li­za­cio­nes en la zo­na se ob­ser­va in­clu­so la uti­li­za­ción del secuestro co­mo una cons­tan­te. Esa va­ria­ble no pue­de ser des­co­no­ci­da y la sen­ten­cia del 22 de sep­tiem­bre la des­co­no­ce. Hay un so­lo frag­men­to de las 400 pá­gi­nas en que la sen­ten­cia men­cio­na li­ge­ra­men­te que hay in­ci­den­tes don­de ha­brían muer­to varios po­li­cías, pe­ro no re­gis­tra ni pre­ci­sa cuán­tos y lo po­ne en su­pues­to o en con­di­cio­nal. Di­ce: en cir­cuns­tan­cias “no es­cla­re­ci­das”. Es­te es el even­to que la sen­ten­cia pa­sa por al­to co­mo si fue­ra po­co re­le­van­te, sin em­bar­go es cen­tral.

-¿Qué es lo que más le pa­re­ce inacep­ta­ble en es­te fa­llo?

La in­ves­ti­ga­ción ha to­ma­do dos años, y en los dos años de debate se re­fle­ja cla­ra­men­te que no se pu­so nin­gu­na aten­ción a un even­to que, in­de­pen­dien­te­men­te de ser inacep­ta­ble, se le se­ña­la en con­di­cio­nal co­mo un su­pues­to, cuan­do es un he­cho real su­ma­men­te vio­len­to. Pues se tra­ta de nue­ve po­li­cías se­cues­tra­dos y lue­go ase­si­na­dos. La sen­ten­cia de­ja en cla­ro que los or­ga­ni­za­do­res de la mo­vi­li­za­ción no tu­vie­ron in­ten­ción de evi­tar muer­tes y da a en­ten­der que los se­cues­tros a tra­ba­ja­do­res y fun­cio­na­rios pú­bli­cos son ac­tos de pro­tes­ta le­gí­ti­mos.

-¿Có­mo ve la ab­so­lu­ción de los 52 na­ti­vos? ¿Le pa­re­ce jus­ta la sen­ten­cia?

Hay que ver la re­vi­sión de es­te te­ma en dos par­tes. La par­te de los ho­mi­ci­dios, de mo­do que el des­plie­gue de to­da es­ta vio­len­cia mar­ca el sen­ti­do con el que se or­ga­ni­zó el even­to, y el ti­po de responsabilidad que se de­be exi­gir a quie­nes lo or­ga­ni­za­ron. Veo cla­ro que in­ter­ve­nir en la mo­vi­li­za­ción en la Cur­va del Dia­blo, por sí mis­mo, ha­ce a una per­so­na res­pon­sa­ble de to­da la gra­ve­dad de los su­ce­sos, des­de el he­cho de mo­vi­li­zar­se so­bre una vía pú­bli­ca. Es muy pro­ba­ble que no sea in­jus­ta la ab­so­lu­ción de los 52 na­ti­vos, pe­ro la ab­so­lu­ción de los di­ri­gen­tes que es­tu­vie­ron en ese gru­po dis­per­so es im­per­do­na­ble.

-¿Cree que la ac­tua­ción del se­ñor Pi­zan­go co­mo azu­za­dor no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción pa­ra ha­ber si­do ab­suel­to?

La­men­to de­cir­lo, pe­ro no ca­be jus­ti­fi­ca­ción. Es más, en es­tas con­di­cio­nes el se­ñor Pi­zan­go y los de­más di­ri­gen­tes lle­va­dos a jui­cio de­bie­ron ser con­de­na­dos. En un ca­so de es­te ti­po, la úni­ca for­ma de or­ga­ni­zar un even­to vio­len­to y ser ab­suel­to, es de­cir, no me­re­cer nin­gu­na con­de­na por ello, su­po­ne un ex­pe­dien­te muy com­ple­jo. Su­po­ne a un di­ri­gen­te que or­ga­ni­za una mo­vi­li­za­ción que, al mis­mo tiem­po, adop­ta dis­po­si­ti­vos ex­pre­sos, ob­je­ti­vos, re­co­no­ci­bles co­mo pa­ra con­te­ner la can­ti­dad de vio­len­cia que se des­plie­ga. Un di­ri­gen­te que con­vo­ca a una mo­vi­li­za­ción y ad­vier­te a los or­ga­ni­za­do­res, a los asis­ten­tes y de­más que no de­ben te­ner ar­mas pun­zo­cor­tan­tes ni ar­mas de fue­go, sino que la mo­vi­li­za­ción de­be ser pa­cí­fi­ca... Pe­ro in­va­dir vías pú­bli­cas y mu­cho más es de por sí un de­li­to y fue lo que su­ce­dió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.