DES­LIN­DE POR ALU­SIÓN

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Es­ta ca­sa pe­rio­dís­ti­ca no so­lo ejer­ce la li­ber­tad de ex­pre­sión y res­pe­ta los prin­ci­pios más va­lio­sos de la li­ber­tad de pren­sa sino que tam­bién los de­fien­de. Del mis­mo mo­do, siem­pre he­mos re­cha­za­do a los cen­so­res de los me­dios que -aga­za­pa­dos en su po­der po­lí­ti­co o eco­nó­mi­co- sue­len ame­dren­tar a los pe­rio­dis­tas. El he­cho de ser uno de los dia­rios más an­ti­guos del Pe­rú, de­mues­tra nues­tra lar­ga tra­yec­to­ria des­de la cual he­mos co­no­ci­do y en­fren­ta­do to­do ti­po de ata­ques con­tra el pe­rio­dis­mo in­de­pen­dien­te; pe­ro nos he­mos le­van­ta­do siem­pre con la fren­te en al­to, por lo que no va­mos a acep­tar nin­gún ti­po de se­ña­la­mien­to in­no­ble, gra­tui­to e in­fun­da­do de nin­gún per­so­na­je pú­bli­co, en es­te ca­so del lla­ma­do “pa­dre de la pa­tria” Wui­lian Mon­te­ro­la. La­men­ta­ble­men­te el men­cio­na­do con­gre­sis­ta, que des­fi­ló por las fi­las de Pe­rú Po­si­ble, al la­do del pre­si­den­te To­le­do, y lue­go mi­gró a la ban­ca­da Unión Re­gio­nal, pa­ra hoy ter­mi­nar jun­to a Fuer­za Popular, se ha atre­vi­do de ma­ne­ra ten­den­cio­sa a re­fe­rir­se a EXPRESO en un te­ma que no te­ne­mos na­da que ver y con el cual ha­ce­mos un des­lin­de ca­te­gó­ri­co y fir­me. Pa­ra na­die es un se­cre­to que cuan­do un po­lí­ti­co se en­cuen­tra en un tran­ce de pro­ble­mas o cues­tio­na­mien­tos, el ex­pe­dien­te más fá­cil es echar­le la cul­pa de sus ma­les a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y a los pe­rio­dis­tas, co­mo si así dis­tra­je­ran o amor­ti­gua­ran la fis­ca­li­za­ción a su con­duc­ta pú­bli­ca. Efec­ti­va­men­te, di­cho con­gre­sis­ta di­ri­gió una car­ta al se­ñor Cé­sar Lé­vano, di­rec­tor de Dia­rio Uno, me­dio que la pu­bli­có el pa­sa­do sá­ba­do 24 de sep­tiem­bre en su edi­ción im­pre­sa y ver­sión on­li­ne, y en la cual nos po­ne en una lis­ta jun­to al dia­rio La Re­pú­bli­ca, al dia­rio Exi­to­sa y al men­cio­na­do dia­rio Uno, co­mo si fué­ra­mos par­te de una cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción en su con­tra. Sin em­bar­go, en lo que nos to­ca, pues no res­pon­de­mos por otros, y en res­pe­to a nues­tro ho­nor, le­ma (“el dia­rio se­rio del Pe­rú”) y éti­ca, re­cha­za­mos y con­tra­de­ci­mos en to­dos sus tér­mi­nos lo se­ña­la­do por el se­ñor Mon­te­ro­la por­que ja­más he­mos pu­bli­ca­do na­da fal­so res­pec­to a su per­so­na. A ma­yor abun­da­mien­to, pa­ra los lec­to­res y las au­to­ri­da­des que­da cla­ro que EXPRESO tie­ne un gran pres­ti­gio en te­mas ju­di­cia­les y su ve­ra­ci­dad está a to­da prue­ba, por­que es­ta es aca­so una de sus for­ta­le­zas, ade­más por­que me­dian­te pri­mi­cias nues­tros pe­rio­dis­tas siem­pre tie­nen ac­ce­so a fuen­tes con­fia­bles y do­cu­men­tos pú­bli­cos, de ma­ne­ra que es­te par­la­men­ta­rio no pue­de ne­gar que fue in­ves­ti­ga­do por la Co­mi­sión de Éti­ca del Con­gre­so, ade­más por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, e in­clu­so la en­ton­ces pro­cu­ra­do­ra an­ti­co­rrup­ción Ju­lia Prín­ci­pe pi­dió a los fis­ca­les ini­ciar por­me­no­ri­za­das pes­qui­sas al en­torno del se­ñor Mon­te­ro­la. Del mis­mo mo­do la pro­pia Con­tra­lo­ría de la Re­pú­bli­ca eva­cuó un in­for­me don­de se cues­tio­na­ba a las em­pre­sas vin­cu­la­das -di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­tea di­cho par­la­men­ta­rio y a su en­torno, que tie­ne pro­ce­sos en el Po­der Ju­di­cial. En con­se­cuen­cia, en aras de la ver­dad, le exigimos al con­gre­sis­ta Mon­te­ro­la que no nos mez­cle en los ata­ques que vie­ne lan­zan­do con­tra otros me­dios y pe­rio­dis­tas a tra­vés de afie­bra­das mi­si­vas in­ti­mi­da­to­rias. EXPRESO siem­pre se­rá en­fá­ti­co a la ho­ra de de­fen­der el pro­fe­sio­na­lis­mo y la in­de­pen­den­cia de su la­bor in­for­ma­ti­va, sea quien fue­re la per­so­na o institución que quie­ra ha­cer con­je­tu­ras fal­sas o an­to­ja­di­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.