“NA­DA ES PA­RA SIEM­PRE”

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - DR. LUIS SÁN­CHEZ GON­ZA­LES

En la vi­da to­do tie­ne un ci­clo na­tu­ral, com­pren­dien­do no so­la­men­te al ho­mo sa­piens, sino a los ani­ma­les, plan­tas, in­clu­yen­do a to­do ser vi­vo, in­cor­po­ra­do en el pro­ce­so dia­léc­ti­co, que com­pren­de na­ci­mien­to, vi­da y muer­te; y lo que has cul­ti­va­do en el desa­rro­llo de la evo­lu­ción que que­dan co­mo pa­ra­dig­ma a los hi­jos y a los hi­jos de tus hi­jos y así su­ce­si­va­men­te. Los se­res hu­ma­nos se mue­ven en el mun­do de la re­la­ti­vi­dad y na­da es per­fec­to, in­clu­so el ma­tri­mo­nio. Al­gu­nas co­rrien­tes re­li­gio­sas sos­tie­nen que el ma­tri­mo­nio es pa­ra siem­pre, lo cual es un ab­sur­do, el ideal se­rá pa­ra siem­pre, pe­ro las cir­cuns­tan­cias de la in­ter­re­la­ción lo ha­cen dis­tin­to. Los se­res en pa­re­ja se unen por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, sen­ti­mien­tos, ad­mi­ra­ción, in­tere­ses eco­nó­mi­cos, so­cia­les, po­lí­ti­cos, los hi­jos, las re­li­gio­nes, cos­tum­bres, la de­pen­den­cia de sen­tir­se so­los o en al­gu­nos ca­sos los la­zos in­te­lec­tua­les cons­ti­tu­yen un es­la­bón de man­te­ner­se uni­dos. Pe­ro cuan­do las re­la­cio­nes no tie­nen un fun­da­men­to de amor, ca­ri­ño, to­le­ran­cia, res­pe­to, sin­ce­ri­dad, diá­lo­go, la re­so­lu­ción es inexo­ra­ble. Es di­fí­cil re­com­po­ner una re­la­ción cuan­do no exis­ten sen­ti­mien­tos ver­da­de­ros. He co­no­ci­do mu­chas pa­re­jas que han con­cu­rri­do a es­pe­cia­lis­tas, gru­pos de pa­re­jas pa­ra en­con­trar res­pues­ta a la inade­cua­da re­la­ción, em­pe­ro las per­so­nas de­ben ser cons­cien­tes de que la so­lu­ción no es­tá afue­ra sino den­tro de tu co­ra­zón y no hay más reali­dad que esa. Te­ne­mos el ca­so de un es­cri­tor pe­ruano oc­to­ge­na­rio, que di­sol­vió su ma­tri­mo­nio des­pués de cin­cuen­ta años, don­de se su­po­ne que es una re­la­ción fuer­te, que los va­cíos exis­ten­cia­les co­mo pa­re­ja no exis­tían. El sen­ti­do co­mún pien­sa que ha si­do un ab­sur­do to­mar esa de­ci­sión, exis­tien­do años de ma­tri­mo­nio, hi­jos adul­tos, nie­tos. Sin em­bar­go na­die sa­be lo de na­die, qui­zás ni él ni ella eran fe­li­ces, les fal­ta­ba lo que a otros no les fal­ta, vi­vían de la apa­rien­cia, has­ta que to­ma­ron la de­ci­sión de vi­vir ca­da uno su vi­da. Otro ca­so, hi­jas que nun­ca se re­sig­na­ron a que sus pa­dres cum­plie­ran su ci­clo vi­tal, les fue muy di­fí­cil. Re­cuer­do que en las se­sio­nes te­ra­péu­ti­cas pen­sa­ban que sus pa­dres eran muy fuer­tes y que iban a vi­vir pa­ra to­da la vi­da, in­clu­si­ve que sus pa­dres las iban a en­te­rrar; les asal­ta­ba un pro­fun­do sen­ti­mien­to de aban­dono, de­pen­den­cia, pá­ni­co de po­der ad­mi­tir que las per­so­nas cum­plen su ci­clo vi­tal. Hay que pre­pa­rar­se pa­ra los mo­men­tos di­fí­ci­les y ser aser­ti­vo pa­ra ca­na­li­zar­los en be­ne­fi­cio de nues­tro yo in­te­rior. To­dos en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das van a con­cluir, pe­ro eso no es lo más im­por­tan­te sino lo que de­jas des­pués de ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.