FARC Y SEN­DE­RO

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - FRAN­CIS­CO DIEZ-CAN­SE­CO TÁ­VA­RA

La arries­ga­da apues­ta del pre­si­den­te San­tos de Co­lom­bia al sus­cri­bir un cues­tio­na­do acuer­do con las FARC -pro­ba­ble­men­te la gue­rri­lla más an­ti­gua del mun­do- pone so­bre el ta­pe­te las dis­cre­pan­cias en­tre una "real po­li­tik" co­mo la de San­tos y una vi­sión un po­co más am­plia, a fu­tu­ro, de los ries­gos de va­li­dar un gru­po mar­xis­ta vin­cu­la­do al nar­co­trá­fi­co y am­pa­ra­do abier­ta­men­te por na­da me­nos que Raúl Cas­tro. Es cier­to que las FARC han per­du­ra­do por más de 5 dé­ca­das y ocu­pa­do en al­gún mo­men­to un 20 por cien­to del te­rri­to­rio co­lom­biano, pe­ro a cos­ta de una es­te­la de crí­me­nes en el mar­co de una lu­cha ar­ma­da que ha gol­pea­do en for­ma te­rri­ble al país de Gar­cía Már­quez con in­nu­me­ra­bles se­cues­tros y ase­si­na­tos. El im­pac­to so­cial de las FARC ha si­do cier­ta­men­te más am­plio que el de Sen­de­ro Lu­mi­no­so, pe­ro hay un ele­men­to cru­cial que es co­mún a am­bos gru­pos: la vo­lun­tad de desa­rro­llar una pla­ta­for­ma le­gí­ti­ma que les per­mi­ta par­ti­ci­par le­gal­men­te en la vi­da po­lí­ti­ca de sus paí­ses, sin que en el ca­so de SL ha­ya -ni mu­cho me­nos- la vo­lun­tad de de­po­ner las ar­mas. La con­ce­sión he­cha por San­tos a las FARC pa­ra que ocu­pen un nú­me­ro im­por­tan­te de es­ca­ños en el Con­gre­so de ese país sin elec­ción real de por me­dio tie­ne dos lec­tu­ras: por un la­do, sig­ni­fi­ca ba­rrer pa­ra aden­tro con las FARC en un afán de in­cor­po­rar­las a la de­mo­cra­cia co­lom­bia­na; por el otro, im­pli­ca la in­trín­se­ca debilidad po­pu­lar de un gru­po vio­len­tis­ta que, en su pro­pio te­rri­to­rio, no tie­ne el arrai­go po­pu­lar que le per­mi­ta co­lo­car a sus re­pre­sen­tan­tes a tra­vés de co­mi­cios abier­tos y le­gi­ti­ma­dos por el vo­to. En el Pe­rú, SL si­gue in­fruc­tuo­sa­men­te tra­tan­do de ins­cri­bir­se a tra­vés del FU­DEPP, sin ha­ber lo­gra­do las fir­mas ne­ce­sa­rias y pe­se a que es­tá cla­ro que és­te no es otra co­sa que la fa­cha­da de una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta. La ne­ga­ti­va a ins­cri­bir al FU­DEPP de­bió ba­sar­se no só­lo en la fal­ta de fir­mas, sino en el he­cho con­cre­to de que se tra­ta de una en­ti­dad enemi­ga del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co que pre­ten­de que la co­bi­je. Am­bos gru­pos re­pre­sen­tan te­sis ob­so­le­tas y re­tró­gra­das que le han he­cho un in­men­so da­ño a sus res­pec­ti­vos paí­ses. Am­bos han co­me­ti­do crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. Am­bos tie­nen víncu­los con los nar­cos. Am­bos re­pre­sen­tan un ries­go pa­ra nues­tras de­mo­cra­cias en la me­di­da en que no exis­te garantía, con las FARC, de que no re­tor­na­rán a las an­da­das, y con SL sí hay la cer­te­za de que vol­ve­rán al ca­mino de la vio­len­cia tal co­mo lo pre­co­ni­za Mao. Me pa­re­ce un pe­li­gro pa­ra el Pe­rú el acuer­do de las FARC con el ré­gi­men co­lom­biano y creo que el go­bierno pe­ruano de­be to­mar me­di­das por­que es pre­fe­ri­ble pre­ve­nir an­tes que la­men­tar. (*) Pre­si­den­te de Pe­rú Na­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.