VO­TOS Y NO BA­LAS

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - RAÚL CHANAMÉ ORBE

B

OGOTÁ. Pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na la fir­ma del acuer­do de paz en­tre las FARC y el go­bierno co­lom­biano se equi­pa­ra a la caí­da del mu­ro de Ber­lín en 1989, que dio ini­cio al tem­prano si­glo XXI eu­ro­peo. Fi­na­li­za un ci­clo his­tó­ri­co que se ini­ció con la re­vo­lu­ción cu­ba­na (1959) y la teo­ría gue­va­ris­ta del “fo­quis­mo in­su­rrec­cio­nal”, que pro­du­ci­ría la ex­pan­sión de mo­vi­mien­tos sub­ver­si­vos en Pe­rú (ELN, MIR, MRTA), Bolivia (ELN), Ar­gen­ti­na (Mon­to­ne­ros), Uru­guay (Tu­pa­ma­ros), Ni­ca­ra­gua (FSLN), El Sal­va­dor (FMLN), Gua­te­ma­la (URNG) y Colombia (M19, FARC, ELN). Las gue­rri­llas só­lo tu­vie­ron éxi­tos en Cen­troa­mé­ri­ca don­de com­ba­tie­ron a dic­ta­du­ras al es­ti­lo So­mo­za; fra­ca­sa­ron en Su­da­mé­ri­ca don­de en­fren­ta­ron a go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos co­mo en Pe­rú y Colombia o pro­vo­ca­ron gol­pes de Es­ta­do co­mo en Ar­gen­ti­na y Uru­guay. En Cen­troa­mé­ri­ca la gue­rri­lla se trans­for­mó en fuer­za be­li­ge­ran­te pro­du­cien­do el “equi­li­brio es­tra­té­gi­co”, en Su­da­mé­ri­ca fue­ron fo­cos sub­ver­si­vos ais­la­dos y sin le­gi­ti­mi­dad po­lí­ti­ca, de­vi­nien­do en al­gu­nos ca­sos en gru­pos te­rro­ris­tas, con se­cues­tros y co­che- bom­bas. Se al­zó en ar­mas la de­no­mi­na­da “nue­va iz­quier­da” -en pug­na con los vie­jos Par­ti­dos Co­mu­nis­tas de cor­te sta­li­niano– que sub­es­ti­ma­ba el ca­mino de­mo­crá­ti­co por su or­fan­dad elec­to­ral. Tu­vo vic­to­rias es­tra­té­gi­cas allí don­de fue la res­pues­ta a la ex­clu­sión po­lí­ti­ca (Ar­gen­ti­na, Uru­guay y El Sal­va­dor), un ro­tun­do fra­ca­so allí don­de boi­co­teó o di­na­mi­ta­ba las ur­nas (Chus­chi), co­mo Sen­de­ro Lu­mi­no­so. El sen­de­ris­mo es una ex­cep­ción al vio­len­tis­mo in­su­rrec­cio­nal, pues sus ca­te­go­rías me­siá­ni­cas la em­pa­ren­ta­ban más con un ISIS is­lá­mi­co, te­rri­ble­men­te bru­tal e in­ca­paz de con­si­de­rar al­gu­na alian­za más allá del maoís­mo, ma­tan­do con igual sa­ña a po­li­cías, cu­ras, evan­gé­li­cos, ho­mo­se­xua­les, as­ha­nin­kas, en­tre otras víc­ti­mas, re­du­cien­do la gue­rra al ge­no­ci­dio, y la po­lí­ti­ca a la bar­ba­rie. El ro­tun­do fra­ca­so de los mo­de­los al­ter­na­ti­vos al li­be­ra­lis­mo lle­vó inevi­ta­ble­men­te a re­ple­gar­se en sa­li­das de­mo­crá­ti­cas en Ni­ca­ra­gua, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la, y sus­ti­tuir -en al­gu­nos ca­sos con éxi­to­los vo­tos por las ba­las y el pac­to so­bre la ma­tan­za. Karl Von Clau­se­witz de­fi­nió que “la gue­rra es el fra­ca­so de la po­lí­ti­ca”, su re­ver­sión es la vic­to­ria del acuer­do. ¿Ha ter­mi­na­do de caer el úl­ti­mo la­dri­llo de la Gue­rra Fría en la re­gión? No, pe­ro es el co­mien­zo tar­dío del es­pe­ran­za­dor si­glo XXI la­ti­noa­me­ri­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.