“LA HO­RA 6”

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - RA­FAEL RO­ME­RO (*) (* ) @RRo­me­roVISTO

La in­no­va­ción de­be ser una cons­tan­te en to­do or­den de co­sas y el pe­rio­dis­mo ra­dio­fó­ni­co no pue­de es­ca­par a es­te rum­bo. Crear y re­crear las co­sas en la ra­dio­di­fu­sión tie­ne que dar­se en cuan­to a for­ma y fon­do. Ello im­pli­ca cui­dar la éti­ca pe­rio­dís­ti­ca, me­jo­rar las téc­ni­cas de la co­mu­ni­ca­ción cla­ra y con­ci­sa, así co­mo in­for­mar con ve­ra­ci­dad e in­de­pen­den­cia, de­jan­do de la­do el ex­ce­si­vo pro­ta­go­nis­mo de los con­duc­to­res que de­be­rían dar el tiem­po y la aten­ción que los in­vi­ta­dos me­re­cen. Es­tos de­fec­tos que se ven fre­cuen­te­men­te en­tre los pre­sen­ta­do­res de te­le­vi­sión la­men­ta­ble­men­te han si­do co­pia­dos por los con­duc­to­res de ra­dio, evi­den­cián­do­se an­te te­le­vi­den­tes y ra­dio­yen­tes que los pe­rio­dis­tas se lu­cen y va­na­glo­rian acer­ca de ellos mis­mos, ade­más les gus­ta ha­blar sin pa­rar de­jan­do po­co tiem­po a los in­vi­ta­dos pa­ra que pue­dan ex­pre­sar­se. Atro­pe­llar a ca­da ins­tan­te a un en­tre­vis­ta­do no so­lo re­pre­sen­ta un pro­ta­go­nis­mo ex­ce­si­vo del con­duc­tor sino tam­bién obs­tru­ye las bue­nas res­pues­tas y de­gra­da al pe­rio­dis­mo en ge­ne­ral. Una re­gla de oro en una en­tre­vis­ta es que quien de­be lu­cir­se es el in­vi­ta­do y no el en­tre­vis­ta­dor, de­fec­to que se ob­ser­va en la ma­yo­ría de pro­gra­mas pe­rio­dís­ti­cos de las de­no­mi­na­das ca­de­nas gran­des de la ra­dio­di­fu­sión, y eso de­be­ría cam­biar en aras de un pe­rio­dis­mo ra­dio­fó­ni­co más efi­cien­te e idó­neo. Por for­tu­na exis­ten es­pa­cios co­mo el de es­ta co­lum­na don­de se pue­den po­ner los pun­tos so­bre las íes y qué me­jor cuan­do es­te ti­po de re­fle­xio­nes se ha­ce ape­nas 24 ho­ras des­pués de ha­ber con­me­mo­ra­do el Día del Pe­rio­dis­ta, y en oca­sio­nes co­mo es­ta ja­más de­be que­dar a un la­do la crí­ti­ca y la au­to­crí­ti­ca. Es más, los pe­rio­dis­tas ca­da cier­to tiem­po de­be­rían mi­rar la for­ma co­mo vie­nen cum­plien­do su tra­ba­jo pa­ra que so­bre ello in­no­ven y rec­ti­fi­quen don­de ha­ya que co­rre­gir, por ejem­plo el co­mer­se el mi­cró­fono, el de­jar a un la­do las mu­le­ti­llas o ma­nías que en na­da con­tri­bu­yen a la edi­fi­ca­ción del buen pe­rio­dis­mo ra­dial. De lo que se tra­ta es que ga­ne el con­su­mi­dor de me­dios au­dio­vi­sua­les, con­cre­ta­men­te que se sien­ta me­jor la per­so­na que es­cu­cha ra­dio y que va­lo­re que ese in­ven­to de la hu­ma­ni­dad ayu­da mu­cho en la vi­da, pues no por gus­to pe­gó tan­to ese le­ma que de­cía: “la ra­dio es­tá más cer­ca de la gen­te”, es­lo­gan del cual mu­chos quie­ren re­cla­mar su pa­ter­ni­dad aun­que ello sea so­lo lo ad­je­ti­vo. El he­cho con­cre­to es que la ra­dio ex­pe­ri­men­ta una ma­yor di­ná­mi­ca y una com­pe­ten­cia real­men­te in­ten­sa. En su­ma, por lo que to­ca a es­te es­cri­ba, ha­cien­do de la sin­ce­ri­dad una di­vi­sa, so­lo ten­go que agra­de­cer la con­fian­za del di­rec­tor de Ra­dio San Borja, Alex Sa­ma­nie­go Ple­ti­ko­sic, y de to­do el equi­po de pro­duc­ción y pren­sa de es­ta emi­so­ra que se es­cu­cha ní­ti­da­men­te en el 91.1 de la fre­cuen­cia mo­du­la­da, pues des­de ahí se po­drá po­ner en prác­ti­ca una se­rie de ele­men­tos más aser­ti­vos en el queha­cer ra­dio­fó­ni­co, y qué me­jor cuan­do se com­par­te el pro­gra­ma “La Ho­ra 6” con Fer­nan­do Lla­mo­sas, quien el pró­xi­mo 2017 cum­pli­rá 40 años fren­te al mi­cró­fono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.