HA­BRÁ UNA NUE­VA GLO­BA­LI­ZA­CIÓN

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - JOR­GE MORELLI

La cuar­ta glo­ba­li­za­ción de la his­to­ria mo­der­na es­tá en franco re­tro­ce­so. Pe­ro pue­de ha­ber una quin­ta glo­ba­li­za­ción. Ha­ga­mos me­mo­ria: la pri­me­ra glo­ba­li­za­ción fue en el si­glo 16, e in­clu­yó el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca y la con­quis­ta del Pe­rú. La se­gun­da fue la del si­glo 19, el ”Si­glo de oro” del ca­pi­ta­lis­mo y del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co. Du­ró exac­ta­men­te cien años, des­de Wa­ter­loo en 1815 has­ta la pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, en 1915. Al fi­nal, el dó­lar des­pla­za­ría a la li­bra es­ter­li­na co­mo mo­ne­da glo­bal y co­mo re­ser­va de va­lor. La ter­ce­ra fue la de Key­nes y Bret­ton Woods en 1946, des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Du­ró un cuar­to de si­glo has­ta 1971 en que Ni­xon que­bró el víncu­lo del dó­lar al oro (a la ta­sa de 27 dó­la­res la on­za) y de­jó flo­tar al dó­lar por pri­me­ra vez en el mer­ca­do glo­bal. La de­ba­cle de la ter­ce­ra glo­ba­li­za­ción co­men­zó con la de­va­lua­ción ma­si­va del dó­lar, el em­bar­go ára­be del pe­tró­leo -que fue la con­se­cuen­cia-, y con am­bas el co­mien­zo de la in­fla­ción glo­bal, que no se de­tu­vo ya has­ta el fi­nal de la dé­ca­da. La cuar­ta glo­ba­li­za­ción co­men­zó en 1980, con la nue­va eco­no­mía de Mar­ga­ret That­cher, Ro­nald Rea­gan (y la es­cue­la aus­tría­ca de Frie­driech Ha­yek y Mont Pe­le­rin). Du­ró tam­bién un cuar­to de si­glo, pe­ro ter­mi­nó en el co­lap­so de la bur­bu­ja glo­bal del año 2008. Des­de en­ton­ces, ha­ce ya ocho años, la cuar­ta glo­ba­li­za­ción re­tro­ce­de y avanza el lo­ca­lis­mo, que tie­ne mu­chos nom­bres: na­cio­na­lis­mo, pro­tec­cio­nis­mo, mer­can­ti­lis­mo (en “La ri­que­za de las na­cio­nes”, pu­bli­ca­do en 1776, el año de la in­de­pen­den­cia de EE.UU., Adam Smith lo bau­ti­zó con ese nom­bre: el “sis­te­ma mer­can­til”). Ha­ce ocho años que la eco­no­mía glo­bal se ha­lla es­tan­ca­da y no res­pon­de ya al re­me­dio tra­di­cio­nal de aba­ra­tar el di­ne­ro ba­jan­do el pre­cio: la ta­sa de in­te­rés. No res­pon­de ni si­quie­ra a ta­sas de in­te­rés ne­ga­ti­vas, por de­ba­jo de ce­ro. Los ban­cos cen­tra­les ya no sa­ben qué ha­cer y mi­ran a los go­bier­nos. La pre­gun­ta es si, en es­tas cir­cuns­tan­cias, es po­si­ble una nue­va glo­ba­li­za­ción -la quin­ta- en cier­nes. Al pa­re­cer, eso de­pen­de­rá de una de­ci­sión de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca glo­bal. Her­nan­do de So­to ha acu­ña­do una sen­ten­cia lu­mi­no­sa: que el pro­ble­ma del si­glo 21 son los pa­pe­les sin res­pal­do de bie­nes en las eco­no­mías desa­rro­lla­das y los bie­nes sin pa­pe­les en el res­to del mun­do. La sen­ten­cia lle­va im­plí­ci­ta la sos­pe­cha de que la so­lu­ción pa­ra el cre­ci­mien­to glo­bal se ha­lla en re­unir las dos mi­ta­des: los pa­pe­les sin bie­nes de las eco­no­mías desa­rro­lla­das con su otra mi­tad, los bie­nes sin pa­pe­les en las eco­no­mías emer­gen­tes. Su­gie­re la po­de­ro­sa idea de que exis­te en la eco­no­mía una “pro­por­ción aú­rea” –co­mo se de­cía en el Re­na­ci­mien­to- en­tre el ta­ma­ño de la eco­no­mía “real” y el de la eco­no­mía “vir­tual” de las fi­nan­zas. Una re­la­ción pro­por­cio­nal -un equi­li­brio, di­ga­mos­que no pue­de ser re­ba­sa­do sin con­se­cuen­cias en la for­ma de “bur­bu­jas” fi­nan­cie­ras, otros tan­tos cre­ci­mien­tos ar­ti­fi­cia­les que inevi­ta­ble­men­te co­lap­san. Ha­ce fal­ta re­unir las dos mi­ta­des pa­ra de­vol­ver­le un fun­da­men­to de va­lor real a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros vir­tua­les. De allí ven­drá la nue­va glo­ba­li­za­ción, la quin­ta. Pa­ra no­so­tros, sig­ni­fi­ca, por ejem­plo, re­unir a las co­mu­ni­da­des y las mi­nas en torno a la re­cu­pe­ra­ción del ci­clo del agua de los An­des y al­re­de­dor de la re­fo­res­ta­ción de dos mi­llo­nes de hec­tá­reas de pu­nas an­di­nas. Esa nue­va in­men­sa ri­que­za fo­res­tal, agroin­dus­trial y mi­ne­ra de los An­des es el fun­da­men­to del va­lor real al­re­de­dor del cual -de igual a igual por fin- las co­mu­ni­da­des y las mi­nas del Pe­rú pue­den ser so­cios y mos­trar así, en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros glo­ba­les, las dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.