LA AGEN­DA ANTILABORAL EN EL PE­RÚ

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - (*) Coor­di­na­dor del Cen­tro pa­ra la De­mo­cra­cia So­cial. ENRIQUE VAL­DE­RRA­MA (*)

He sos­te­ni­do en di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­de­pen­dien­tes y en las ba­ses dis­tri­ta­les y re­gio­na­les del Apra que en­tien­do el apris­mo co­mo el cuer­po de ideas y ac­ción so­cial y po­pu­lar or­ga­ni­za­da que cons­ti­tu­ye la real al­ter­na­ti­va de iz­quier­da de­mo­crá­ti­ca en el Pe­rú, que de­nun­cia abier­ta y cla­ra­men­te al iz­quier­dis­mo co­mu­nis­ta que mi­ra sin cul­pa y has­ta con com­pla­cen­cia el atro­pe­llo a los sin­di­ca­tos y a la li­ber­tad en Ve­ne­zue­la o Cu­ba; pe­ro que a su vez se­ña­la que exis­te una ló­gi­ca, un sen­ti­do co­mún, de de­re­cha en el país que bus­ca úni­ca­men­te el be­ne­fi­cio de unos po­cos sin im­por­tar­le el bie­nes­tar de to­dos; que ra­zo­na so­lo em­pre­sa­rial­men­te y no so­li­da­ria­men­te. Den­tro de las ban­de­ras que de­be de­fen­der el apris­mo re­lan­za­do y re­no­va­do de­be es­tar sin du­da “una nue­va ley ge­ne­ral del tra­ba­jo del Si­glo XXI”, en el mar­co del im­pul­so a un “Nue­vo Pro­gra­ma Mí­ni­mo pa­ra la Jus­ti­cia So­cial” y en es­ta lí­nea se to­me po­si­ción con­tra los reite­ra­dos in­ten­tos de fle­xi­bi­li­za­ción la­bo­ral que se han pro­du­ci­do en el país en los úl­ti­mos años. Ob­je­ti­vo que pa­re­ce ser la ob­se­sión de al­gu­nos. Es cla­ro que la pri­me­ra arre­me­ti­da bru­tal y en aquel ca­so efec­ti­va con­tra los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res fue per­pe­tra­da por el go­bierno au­to­ri­ta­rio de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, hoy en pri­sión. Al­gu­nos re­cu­pe­ra­ron sus pues­tos mu­chos años des­pués pe­ro sin du­da el he­cho mar­ca un hi­to cla­ve en la agen­da antilaboral de la de­re­cha en el Pe­rú. No me pa­re­ce ca­sua­li­dad que Ollan­ta Hu­ma­la ha­ya im­pul­sa­do la Ley Pul­pín ha­ce un tiem­po, que so­lo pu­do ser fre­na­da por la ac­ción de la ju­ven­tud y la so­cie­dad ci­vil; la mis­ma re­du­cía a los más jó­ve­nes a la con­di­ción de mano de obra ba­ra­ta, con be­ne­fi­cios re­cor­ta­dos. Se tra­ta­ba de un aho­rro en pla­ni­lla pa­ra la gran em­pre­sa que les per­mi­tie­ra re­cu­pe­rar el di­ne­ro que la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca que ha­bía pro­pi­cia­do el hu­ma­lis­mo les ha­bía quitado en po­si­bi­li­dad de ga­nan­cia. In­clu­so aho­ra no me pa­re­ce ca­sua­li­dad tam­po­co que se pre­di­que la dis­mi­nu­ción del IGV co­mo me­dio pa­ra au­men­tar la for­ma­li­za­ción, cuan­do es­to no se ba­se en evi­den­cia sus­ten­ta­ble y so­lo be­ne­fi­cia­ría a la gran em­pre­sa. Des­de el go­bierno del na­cio­na­lis­mo se pien­sa en go­ber­nar o le­gis­lar so­lo pa­ra un sec­tor del país. El fallo ju­di­cial mo­ti­vo de la reaper­tu­ra del de­ba­te in­ten­so en ma­te­ria de de­re­chos la­bo­ra­les en el Pe­rú es pa­ra mí una ex­pre­sión más de es­ta ló­gi­ca y sen­ti­do co­mún que al­gu­nos sec­to­res con­ser­va­do­res im­pul­san en cu­yo en­ten­di­mien­to no pue­de exis­tir pro­gre­so ni ofer­ta de tra­ba­jo sin fle­xi­bi­li­zar las con­di­cio­nes la­bo­ra­les. El apris­mo siem­pre es­ta­rá en la ori­lla opues­ta a es­ta for­ma de pen­sar, res­pal­dan­do al tra­ba­ja­dor fren­te al abu­so, al mi­cro­em­pre­sa­rio fren­te a las in­jus­ti­cias de los gran­des. Y pa­ra ga­ran­ti­zar la re­afir­ma­ción de es­tas lu­chas se re­quie­re un Apra se­ria­men­te re­no­va­da y con una lí­nea po­lí­ti­ca fir­me, no so­lo la ofer­ta de re­no­va­ción tec­no­crá­ti­ca fría y ano­di­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.