MI­LA­GROS DE OC­TU­BRE

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - JO­SÉ LUIS PA­TI­ÑO V. (*) jo­se­luis.pa­tino@ex­pre­so.com.pe

Des­pués de tres se­ma­nas en las que el Po­der Eje­cu­ti­vo y el Con­gre­so es­tu­vie­ron en­si­mis­ma­dos en el de­ba­te cua­si pu­gi­lís­ti­co so­bre el pe­di­do de fa­cul­ta­des, se vi­si­bi­li­za nue­va­men­te las expectativas de la po­bla­ción en la so­lu­ción de los pro­ble­mas que afec­tan su en­torno fa­mi­liar: reac­ti­va­ción de la eco­no­mía, ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de fuen­te de tra­ba­jo, lim­pie­za de trá­mi­tes y eli­mi­na­ción de cos­tos pa­ra los pe­que­ños ne­go­cios, me­jor aten­ción en el sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio y de sa­lud, dis­mi­nu­ción de los ro­bos, se­cues­tros y muer­tes pro­duc­to de ban­das or­ga­ni­za­das, me­jo­ra sus­tan­cial de la ca­li­dad de los ser­vi­cios pú­bli­cos co­mo agua po­ta­ble y al­can­ta­ri­lla­do, un mí­ni­mo de or­den en el trans­por­te pú­bli­co, así co­mo una lu­cha efec­ti­va con­tra la co­rrup­ción a to­do ni­vel. La lis­ta de ne­ce­si­da­des es lar­ga, des­cen­tra­li­za­da y apre­mian­te, y su pre­la­ción de­pen­de­rá de la reali­dad de ca­da re­gión, dis­tri­to o lo­ca­li­dad. Por ello, la es­tra­te­gia de in­ter­ven­ción pa­ra aten­der las prio­ri­da­des de la po­bla­ción exi­ge un es­fuer­zo de las tres ins­tan­cias del Es­ta­do (Go­bierno cen­tral, re­gio­nal y lo­cal), ge­ne­ran­do es­pa­cios de in­ter­ac­ción con la po­bla­ción y sus lí­de­res de ma­ne­ra con­cer­ta­da y per­sua­si­va, don­de exis­ta la pre­dis­po­si­ción de to­das las par­tes de efec­tuar sa­cri­fi­cios enor­mes y rom­per mi­tos o pa­ra­dig­mas, que li­mi­tan el avan­ce ha­cia una so­cie­dad más so­li­da­ria y jus­ta. Es­ta es­tra­te­gia exi­ge un li­de­raz­go po­lí­ti­co y un com­pro­mi­so de los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos pa­ra cum­plir re­sul­ta­dos en el cor­to, me­diano y lar­go pla­zo, eli­mi­nan­do ese vie­jo chip bu­ro­crá­ti­co del com­par­ti­men­to es­tan­co e in­ser­tan­do una nue­va ló­gi­ca de tra­ba­jo in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal de in­ter­ven­ción pla­ni­fi­ca­da y con­cer­ta­da, siem­pre pre­dis­pues­ta a en­fo­car­se en las so­lu­cio­nes y no que­dar­se en los pro­ble­mas. No hay ma­ne­ra de avan­zar en el lar­go ca­mino a un es­ta­do de bie­nes­tar, usan­do el ca­rril de la de­mo­cra­cia, sin una fé­rrea vo­lun­tad po­lí­ti­ca, que de­je de la­do las con­fron­ta­cio­nes del pa­sa­do, las pug­nas ideo­ló­gi­cas que sub­sis­ten en el pre­sen­te, o los in­tere­ses y cálcu­los po­lí­ti­cos par­ti­cu­la­res que per­si­gan vo­tos en el fu­tu­ro. No se pue­de se­guir ju­gan­do po­lí­ti­ca­men­te con las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción, en­fren­tán­do­la con las au­to­ri­da­des, so­lo con el afán de con­ver­tir­se en cau­di­llos de cau­sas de­ma­gó­gi­cas. Tam­po­co se pue­de per­mi­tir que los res­pon­sa­bles de los tres es­ta­men­tos del Es­ta­do se ti­ren la pe­lo­ta uno a otro, sil­ben al te­cho, se la­ven las ma­nos y se­ña­len con el de­do acu­sa­dor a los su­pues­tos cul­pa­bles de la in­di­fe­ren­cia ha­cia la pro­ble­má­ti­ca ciu­da­da­na. Es­ta­mos har­tos, por ejem­plo, de en­con­trar pro­yec­tos de agua po­ta­ble en­te­rra­dos, inope­ra­ti­vos e in­ser­vi­bles por­que el go­ber­na­dor re­gio­nal o el al­cal­de le en­tre­gó la obra a quien le rom­pió la mano y le lle­nó los bol­si­llos; mien­tras la po­bla­ción se­dien­ta se si­gue en­fer­man­do por­que con­ti­núa be­bien­do agua con­ta­mi­na­da. El Pe­rú es­tá pla­ga­do de obras in­con­clu­sas y me­ga­pro­yec­tos in­via­bles que so­lo au­men­tan la in­dig­na­ción po­pu­lar y su des­con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Por ello, es ne­ce­sa­rio que el li­de­raz­go del je­fe de Es­ta­do se tra­duz­ca en una agen­da re­gio­nal, don­de sien­te a sus mi­nis­tros jun­to al go­ber­na­dor y los al­cal­des con la fi­na­li­dad de de­fi­nir una agen­da de tra­ba­jo, don­de se de­fi­nan ac­cio­nes pa­ra ca­da pro­vin­cia y dis­tri­to. El tra­ba­jo se­rá ar­duo por la cons­tan­cia y per­se­ve­ran­cia que exi­ge sos­te­ner el rit­mo de las reunio­nes y eva­lua­cio­nes, pe­ro, así lo exi­ge un Pe­rú, don­de los mi­la­gros de oc­tu­bre siem­pre son es­pe­ra­dos con la fe dig­na de un pro­fe­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.