EL ÚL­TI­MO HI­JO DE LA FA­LA­CIA: “EL CUES­TIO­NA­DO”

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - GUI­DO ÁGUI­LA GRA­DOS

Quie­nes res­pe­tan la Cons­ti­tu­ción y, con su ac­tuar per­so­nal y pro­fe­sio­nal, prohí­jan un au­tén­ti­co Es­ta­do Cons­ti­tu­cio­nal y De­mo­crá­ti­co de De­re­cho, sa­ben que más allá de la dis­cre­pan­cia ló­gi­ca y la di­fe­ren­cia de con­cep­tos, no se ne­go­cia con el res­pe­to a los de­re­chos fun­da­men­ta­les y a los va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les. Nun­ca. Em­pe­ro, hay quie­nes se ubi­can en la ori­lla opues­ta y aun­que gri­tan su ape­go a la de­mo­cra­cia y a la jus­ti­cia, su ac­tuar los co­lo­ca en los an­tí­po­das. No pre­ten­den lo me­jor pa­ra “la” jus­ti­cia, sino pa­ra “su” jus­ti­cia. Se mue­ven di­vor­cia­dos de la ló­gi­ca y apa­rea­dos con la fa­la­cia. Así, en lo que va del nue­vo si­glo, han crea­do una si­tua­ción ju­rí­di­ca an­ti­ju­rí­di­ca e in­cons­ti­tu­cio­nal: “el cues­tio­na­do”. En efec­to, no só­lo el tér­mino no es re­co­no­ci­do en el ám­bi­to ju­rí­di­co, sino que vul­ne­ra una plu­ra­li­dad de de­re­chos fun­da­men­ta­les. Es un es­ce­na­rio pe­no­so no só­lo pa­ra el De­re­cho y la De­mo­cra­cia, sino pa­ra la ló­gi­ca. Nos ex­pli­ca­mos. Ini­cial­men­te una per­so­na, au­to­ri­dad o fun­cio­na­rio pue­de ser cues­tio­na­do por su pro­ce­der. Es­to es, se po­ne en cues­tión (en­tién­da­se en du­da) su ac­tuar. Muy bien, pa­ra ello exis­ten los pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos, pro­ce­sos ju­di­cia­les o pro­ce­di­mien­tos de con­trol po­lí­ti­co pa­ra de­ter­mi­nar su res­pon­sa­bi­li­dad. Y, si la hay, de­be san­cio­nar­se drás­ti­ca­men­te. Des­de el mo­men­to en que se ini­cia al­guno de es­tos me­ca­nis­mos de con­trol, sur­gen las ca­te­go­rías que de­fi­nen una si­tua­ción ju­rí­di­ca de de­ci­sión de la au­to­ri­dad: in­ves­ti­ga­do, inculpado, pro­ce­sa­do, sen­ten­cia­do, ab­suel­to, de­te­ni­do, amo­nes­ta­do, mul­ta­do, sus­pen­di­do, des­ti­tui­do, re­vo­ca­do, re­mo­vi­do, in­ter­pe­la­do y otros que obe­de­cen al es­tric­to or­de­na­mien­to ju­rí­di­co. Co­mo es evi­den­te, no só­lo el tér­mino cues­tio­na­do no es ju­rí­di­co, sino que es de una tran­si­to­rie­dad por na­tu­ra­le­za. Lo que se ha pues­to en cues­tión, se di­lu­ci­da ad­mi­nis­tra­ti­va, ju­di­cial o po­lí­ti­ca­men­te. Sin em­bar­go, pa­ra los crea­do­res de es­ta fi­gu­ra, el “cues­tio­na­do” es im­pres­crip­ti­ble. A quien lo ha­yan bau­ti­za­do así, lo lle­va­rá has­ta en el epi­ta­fio de su tum­ba. Es el sam­be­ni­to de los in­qui­si­do­res de es­te tiem­po. Po­co im­por­ta si des­pués eres ab­suel­to, pues en­ton­ces cues­tio­na­rán a los que de­ci­die­ron de esa for­ma. Lo más gra­ve es que el es­tig­ma cae de ma­ne­ra ar­bi­tra­ria: sin leer los ar­gu­men­tos de una de­ci­sión emi­ti­da, sin oír al pues­to en cues­tión y sin re­pa­rar en la tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal del ata­ca­do. Si no eres de ellos, te des­ca­li­fi­ca­rán. Siem­pre. No le ha­ga­mos eco a es­te atro­pe­llo. Es el úl­ti­mo hi­jo de la fa­la­cia. Evi­te­mos que si­ga esa des­cen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.