¡VI­VA CO­LOM­BIA!

Diario Expreso (Peru) - - Opinión -

Es­ta es ho­ra de ce­le­brar con to­do: el pue­blo co­lom­biano ha de­mos­tra­do dig­ni­dad y va­lor pa­ra de­rro­tar a la de­ma­go­gia y la co­bar­día del pseu­do acuer­do de paz que es­ta­ban a pun­to de per­pe­trar el inefa­ble pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos y el ase­sino ca­be­ci­lla de las FARC, Ro­dri­go Lon­do­ño Eche­ve­rri (a) “Ti­mo­chen­ko”. Las ce­le­bra­cio­nes an­ti­ci­pa­das, en las que em­bar­ca­ron a pre­si­den­tes, pri­me­ros mi­nis­tros, reale­zas y a nues­tro pro­pio man­da­ta­rio, hoy que­dan co­mo par­te de la his­to­ria uni­ver­sal de una in­fa­mia re­pu­dia­ble. No era po­si­ble, en efec­to, le­van­tar las co­pas y can­tar y bai­lar por un acuer­do que de­ja­ba to­do lo an­cho pa­ra una ban­da te­rro­ris­ta (por­que eso de gue­rri­llas que se lo co­man los cóm­pli­ces de la vio­len­cia) que, ade­más, es en sí mis­ma un cár­tel de la dro­ga que ope­ra a es­ca­la in­ter­na­cio­nal, in­clu­yen­do la in­tru­sión en te­rri­to­rio pe­ruano. Tam­po­co era de­cen­te ‘ce­le­brar’ la paz a par­tir de la im­pu­ni­dad de quie­nes a lo lar­go de 52 años ma­ta­ron so­bre to­do cam­pe­si­nos, vio­la­ron y se­cues­tra­ron ni­ños usán­do­los co­mo com­ba­tien­tes y, en­ci­ma, pre­ten­dían de­re­chos es­pe­cia­les co­mo es­pa­cios pri­vi­le­gia­dos en el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca. Peor to­da­vía, el ce­se del fue­go iba a ser uni­la­te­ral por­que las FARC, apar­te de es­tar di­vi­di­das en­tre acuer­dis­tas y vio­len­tis­tas, no iban a en­tre­gar las ar­mas sal­vo que se le die­ran ga­ran­tías es­pe­cia­les. A par­tir de es­ta lec­ción cí­vi­ca, los cri­te­rios tie­nen que acla­rar­se: en nin­gu­na par­te del mun­do se de­be ne­go­ciar con te­rro­ris­tas (si así lo hi­cie­ra Is­rael, por ejem­plo, es­ta­ría con­de­na­do a su des­apa­ri­ción). Lo úni­co que ca­be es de­rro­tar­los con las ar­mas de la cons­ti­tu­ción y la de­mo­cra­cia has­ta su li­te­ral ex­ter­mino to­tal, por­que la paz se cons­tru­ye o so­bre el si­len­cio de las tum­bas de los ge­no­ci­das, o so­bre su car­ce­le­ría de por vi­da. A quie­nes aquí, en tí­pi­ca ca­ren­cia de prin­ci­pios pre­ci­pi­ta­da­men­te veían en el ca­so co­lom­biano un pre­ce­den­te pa­ra per­mi­tir a Sen­de­ro Lu­mi­no­so y al MR­TA par­ti­ci­par en la vi­da po­lí­ti­ca, hoy hay que de­cir­les lo que me­re­cen: opor­tu­nis­tas far­san­tes. Si­gan in­sul­tan­do pe­ro me­jor ha­rían en ca­llar­se y me­ter en tie­rra la ca­be­za an­tes que se­guir por­tán­do­se co­mo ne­cios len­te­je­ros so­cial con­fu­sos. Apren­da­mos de Co­lom­bia y sal­ga­mos a com­ba­tir al Mo­va­def, al Fu­depp y a to­da esa sar­ta de gru­pos mar­xis­toi­des (in­clui­do el des­ban­da­do Fren­te Am­plio), por­que ca­da vez es­tá más cla­ro: en el Pe­rú so­lo ha­brá paz cuan­do la iz­quier­da co­mu­nis­ta de­je de ser una ame­na­za pa­ra la go­ber­na­bi­li­dad.

HU­GO GUERRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.