EX­TRA­OR­DI­NA­RIO EJEM­PLO DE MA­DU­REZ Y DIG­NI­DAD

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

Có­mo­da­men­te ins­ta­la­dos en mu­lli­dos si­llo­nes re­par­ti­dos en un es­tu­pen­do sa­lón en La Ha­ba­na, Cu­ba, los di­ri­gen­tes de las farc -Ti­mo­chen­ko, Iván Már­quez y Jesús San­tich­con­tem­pla­ban el domingo pa­sa­do el re­sul­ta­do del Re­fe­rén­dum fu­mán­do­se ca­da uno un pu­ro Cohi­ba; esos ha­ba­nos que se­gún la gau­che só­lo es­tán al ac­ce­so de los ri­cos. Un Re­fe­rén­dum que, a pro­pó­si­to, les es­ta­lló en ple­na ca­ra. Por­que la ma­yor par­te del pue­blo co­lom­biano re­cha­zó las in­dig­nas con­di­cio­nes ba­jo las cua­les el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos ne­go­ció “La Paz” con los ci­ta­dos di­ri­gen­tes del gru­po te­rro­ris­ta. Aho­ra el pro­ble­ma ten­drá que so­lu­cio­nar­lo San­tos. Pe­ro cla­ro, sus in­ter­lo­cu­to­res –los man­da­más far­cis­tas- son tan co­bar­des que per­ma­ne­cen pa­ra­pe­ta­dos en Cu­ba, muy bien arro­pa­dos por los za­res del te­rro­ris­mo la­ti­noa­me­ri­cano: Fi­del y Raúl Cas­tro. En con­se­cuen­cia cual­quier va­ria­ción a los hu­mi­llan­tes tér­mi­nos -im­pues­tos por las farc y acep­ta­dos por San­tos pa­ra al­can­zar el Al­to el Fue­go- ten­drá que vol­ver­se a ne­go­ciar en La Ha­ba­na ba­jo el es­tric­to con­trol del cas­tris­mo. ¿Des­de cuán­do un pre­si­den­te de una na­ción de­mo­crá­ti­ca – co­mo Co­lom­bia- se do­ble­ga, so­me­te y de­ni­gra al ex­tre­mo de con­sen­tir que su go­bierno ne­go­cie en Cu­ba –país don­de una cin­cuen­te­na­ria sa­ga co­mu­nis­ta si­gue im­pe­ran­do cual ti­ra­nía es­ta­li­nis­ta- un acuer­do de paz con una ban­da te­rro­ris­ta? ¿Por qué San­tos no tu­vo la en­te­re­za de obli­gar a los far­cis­tas a sen­tar­se al­re­de­dor de una me­sa en Bo­go­tá, de ma­ne­ra que el pue­blo co­lom­biano tu­vie­ra ac­ce­so di­rec­to a ver y a oír a los in­ter­lo­cu­to­res del go­bierno có­mo con­cer­ta­ban el Al­to el Fue­go? ¿Por qué el equi­po ne­go­cia­dor de San­tos no obli­gó a los ca­be­ci­llas de las farc a sus­cri­bir un do­cu­men­to de ren­di­ción in­con­di­cio­nal, con la in­me­dia­ta en­tre­ga de to­das sus ar­mas y el au­to­má­ti­co so­me­ti­mien­to a la Jus­ti­cia de to­dos los que in­te­gran es­te mo­vi­mien­to fa­ná­ti­co y be­li­ge­ran­te? Aún más, ¿ba­jo qué hi­pó­te­sis el pre­si­den­te San­tos se per­mi­tió con­ce­der­le pri­vi­le­gios a la farc, co­mo eso de asig­nar­le fon­dos mi­llo­na­rios, con­ce­der­le en pro­pie­dad per­pe­tua vas­tos te­rri­to­rios na­cio­na­les, otor­gar­le un cu­po per­ma­nen­te y fi­jo pa­ra que la di­ri­gen­cia far­cis­ta se­ña­le a de­do quié­nes de los su­yos in­te­gra­rán el Par­la­men­to co­lom­biano; y en­ci­ma am­nis­tiar­le to­dos sus crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad: se­cues­tros, ase­si­na­tos en ma­sa, vo­la­du­ra de co­ches bom­ba, etc.? El ex­pre­si­den­te An­drés Pas­tra­na ha si­do en­fá­ti­co al ca­li­fi­car de “en­ga­ño” el acuer­do con las farc, y pre­ci­sar que el domingo “no ga­nó la guerra; ayer ga­nó el país”. Es más, Pas­tra­na cen­su­ra que San­tos ha­ya per­mi­ti­do que su can­ci­lle­ría “ven­da al mun­do un acuer­do que no es­ta­ba re­fren­da­do” por la ciu­da­da­nía; no obs­tan­te pre­via­men­te ya ha­bía si­do ala­ba­do por Was­hing­ton, Eu­ro­pa, el Papa y to­da la co­mu­ni­dad so­cia­lis­ta. In­clu­so la ONU se apre­su­ró a en­viar mi­sio­nes de se­gu­ri­dad pa­ra ve­ri­fi­car la eje­cu­ción del acuer­do. En con­cre­to, ni la ONU, Es­ta­dos Uni­dos ni El Va­ti­cano eran los lla­ma­dos a aplau­dir la in­de­co­ro­sa transac­ción ru­bri­ca­da por San­tos. Só­lo el pue­blo co­lom­biano po­día apro­bar o re­cha­zar aquel pac­to apre­su­ra­do, ini­cua­men­te fir­ma­do por San­tos. La so­cie­dad co­lom­bia­na ha brin­da­do al mun­do un ex­tra­or­di­na­rio ejem­plo de ma­du­rez, sol­ven­cia y dig­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.