LA PRE­CA­RIA INS­TI­TU­CIO­NA­LI­DAD EN EL PAÍS

Diario Expreso (Peru) - - Economía - AR­TU­RO BA­RRA ZAMALLOA

ara cons­truir ins­ti­tu­cio­na­li­dad en el país, que apo­ye el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y re­duz­ca los cos­tos de transac­ción, pri­me­ro hay que cons­truir or­ga­ni­za­cio­nes que fun­cio­nen, es de­cir, que mí­ni­ma­men­te pue­dan cum­plir los ob­je­ti­vos pa­ra los que fue­ron crea­das. La ins­ti­tu­ción, so­lo des­de la pe­que­ña óp­ti­ca de la pro­vi­sión de bie­nes y ser­vi­cios, sur­ge co­mo una con­so­li­da­ción de la or­ga­ni­za­ción pro­duc­ti­va. Pe­ro la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que el país re­quie­re, y a la que a ve­ces se alu­de, no es so­lo ta­rea del Es­ta­do, es de to­da la so­cie­dad en su con­jun­to. En­ten­di­da és­ta co­mo or­den, res­pe­to a la ley, vo­ca­ción de ser­vi­cio, de­fen­sa del in­te­rés co­mún, efi­cien­cia, ho­nes­ti­dad, etc., es cla­ro que la res­pon­sa­bi­li­dad no es ex­clu­si­va del Es­ta­do. Por ejem­plo, cuan­do se sue­le oír que “la coima es­tá ins­ti­tu­cio­na­li­za­da”, se es­tá ha­cien­do un uso ade­cua­do del tér­mino. Ex­ten­der o pe­dir coimas se ha he­cho cos­tum­bre, una re­gla so­cial, una nor­ma de con­duc­ta, que es cla­ro que no so­lo el Es­ta­do de­be des­te­rrar. Al­guien po­dría tam­bién ex­pre­sar “no creo en la pu­bli­ci­dad de mu­chos pro­duc­tos”; en tan­to más co­mún es­te pen­sar o sen­tir, más ins­ti­tu­cio­na­li­za­da la des­con­fian­za en la in­for­ma­ción de los pro­vee­do­res. En­ton­ces, el cons­truir o exi­gir más ins­ti­tu­cio­na­li­dad -po­si­ti­va por su­pues­to- re­quie­re pre­ci­sar qué se desea y ade­más por dón­de se quie­re co­men­zar. Si so­lo se re­fie­re a ma­yor efi­cien­cia or­ga­ni­za­cio­nal, pre­dic­ti­bi­li­dad, me­jor desem­pe­ño, etc., pues el te­ma pa­re­ce al­go más sen­ci­llo. Aun­que si exis­te “ma­la ins­ti­tu­cio­na­li­dad”, és­ta so­ca­va­rá siem­pre lo po­co po­si­ti­vo que se pue­da lo­grar des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co. Ello por­que, co­mo di­ce Dou­glas North, la ins­ti­tu­cio­na­li­dad: i) crea or­den, ii) re­du­ce in­cer­ti­dum­bre, iii) es­ta­ble­ce in­di­rec­ta­men­te los cos­tos de transac­ción. Si le pe­di­mos a al­guien por ejem­plo ex­pre­sar qué pien­sa del Po­der Ju­di­cial, de rea­li­zar transac­cio­nes con mu­ni­ci­pios pro­vin­cia­les o dis­tri­ta­les, ob­te­ner li­cen­cias o au­to­ri­za­cio­nes pú­bli­cas o de com­prar al­gún pro­duc­to de con­su­mo, in­di­rec­ta­men­te es­ta­rá se­ña­lan­do al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas qué ma­ni­fies­tan qué re­glas de con­duc­ta per­ci­be que se han ins­ti­tu­cio­na­li­za­do o de­fi­nen el queha­cer de esa en­ti­dad, fun­cio­na­rio o em­pre­sa pri­va­da. Cla­ro, pue­de ha­ber un pro­ble­ma de per­cep­ción, pe­ro esa per­cep­ción ge­ne­ra, a la luz de North, des­or­den, in­cer­ti­dum­bre y so­bre­cos­tos. Lo an­te­rior, nue­va­men­te vol­vien­do al te­ma pu­ra­men­te eco­nó­mi­co, res­trin­ge y li­mi­ta la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca; sin em­bar­go ha­ce mu­cho más que eso. En­ton­ces, cuan­do al Es­ta­do se le exi­ge ins­ti­tu­cio­na­li­dad hay que re­co­no­cer que co­rres­pon­de es­tric­ta­men­te al ám­bi­to eco­nó­mi­co y or­ga­ni­za­cio­nal en lo pú­bli­co, por­que la otra, mu­cho más pro­fun­da y am­plia, ata­ñe a to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.