“EL PRE­SI­DEN­TE RE­FLE­JA CON­TRA­DIC­CIÓN SO­BRE PO­LÍ­TI­CA AN­TI­TE­RRO­RIS­TA”

Ex­can­ci­ller con­si­de­ra un error su pre­sen­cia la se­ma­na pa­sa­da en Car­ta­ge­na, ava­lan­do el acuer­do al que los co­lom­bia­nos le di­je­ron “No”.

Diario Expreso (Peru) - - Portada - BO­RIS PUÉMAPE LOSTAUNAU bo­ris.pue­ma­pe@ex­pre­so.com.pe

Doctor, ¿cuál es su pri­me­ra im­pre­sión so­bre lo ocu­rri­do en Co­lom­bia, don­de la ma­yo­ría, aun­que por po­co mar­gen, le di­jo “No” al acuer­do en­tre el go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos y las FARC?

Mi pri­me­ra im­pre­sión es que hay una nue­va ten­den­cia en el mun­do, en el sen­ti­do de que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pue­den to­mar una pos­tu­ra po­lí­ti­ca y tra­tar de con­ven­cer a la po­bla­ción, si­mul­tá­nea­men­te pa­ra que to­dos de­ban adop­tar esa po­si­ción po­lí­ti­ca, y lue­go lle­ga el mo­men­to de la vo­ta­ción y la po­bla­ción sor­pren­de a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y al mun­do en­te­ro. En el ca­so del ‘Bre­xit’ [sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea] ocu­rrió así, aho­ra en el ca­so de Co­lom­bia, en la elec­ción pre­si­den­cial pe­rua­na tam­bién los re­sul­ta­dos fue­ron sor­pren­den­tes; pa­re­ce ser una nue­va ten­den­cia, mien­tras más se pre­sio­na a la opi­nión pú­bli­ca ideo­ló­gi­ca­men­te, la opi­nión pú­bli­ca guar­da si­len­cio, no re­ve­la sus opi­nio­nes, no se con­fun­de, y fi­nal­men­te el vo­to es ad­ver­so a to­da la pre­sión que se ha tra­ta­do de im­po­ner.

-Lue­go de es­te ca­pí­tu­lo, ¿qué si­gue pa­ra Co­lom­bia?

El si­guien­te ca­pí­tu­lo es­tá por ha­cer­se. Se hi­zo un acuer­do de paz cu­yos pun­tos prin­ci­pa­les im­pli­ca­ban el co­go­ber­nar con las FARC, o sea se ha­cía una re­for­ma agra­ria, que era el pun­to cen­tral de las FARC cuan­do em­pe­zó la guerra en 1962. En fin, la con­ce­sión a las FARC fue ab­so­lu­ta, la mal lla­ma­da jus­ti­cia tran­si­cio­nal, que no se apli­ca­ba a las fuer­zas ar­ma­das, o sea las FARC te­nían im­pu­ni­dad y las fuer­zas ar­ma­das y po­li­cia­les hu­bie­ran ido a la cár­cel, así co­mo mu­chos po­lí­ti­cos co­lom­bia­nos; en­ton­ces, cla­ro, lo que se ha re­cha­za­do es una ca­pi­tu­la­ción más que un acuer­do de paz. El go­bierno de [Juan Ma­nuel] San­tos ca­pi­tu­ló fren­te a las FARC y el pue­blo lo re­cha­zó, lo que sig­ni­fi­ca que no se pue­de –y es­to es muy im­por­tan­te–, no se pue­de re­ne­go­ciar al­gu­nos pun­tos del acuer­do, por­que el re­cha­zo es a la in­te­gri­dad de esa ca­pi­tu­la­ción.

-¿Cree que hay una vo­lun­tad de paz en Co­lom­bia?

Sí hay una vo­lun­tad de paz. Hay mu­cho can­san­cio con la guerra, pe­ro tam­bién hay con­cien­cia de que no se pue­de com­prar la paz a tra­vés de un pre­cio que im­pli­ca la de­rro­ta de la so­cie­dad co­lom­bia­na, la ca­pi­tu­la­ción del Es­ta­do de­mo­crá­ti­co fren­te a unos cri­mi­na­les.

-¿Có­mo que­da el pre­si­den­te San­tos?

Si bien el pre­si­den­te San­tos si­gue sien­do el pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de Co­lom­bia, y na­die pue­de po­ner en du­da su man­da­to, ca­re­ce de la le­gi­ti­mi­dad pa­ra re­ini­ciar las ne­go­cia­cio­nes con las FARC pues­to que la to­ta­li­dad de su pun­to de vis­ta ha si­do re­cha­za­do des­pués de es­ta ce­re­mo­nia con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das [Ban Ki-moon] y una se­rie de pre­si­den­tes a la cual el pue­blo co­lom­biano le ha di­cho que no.

-Es­to quie­re de­cir…

Quie­re de­cir que cual­quier in­ten­to del pre­si­den­te San­tos en re­ne­go­ciar los acuer­dos va a ca­re­cer de le­gi­ti­mi­dad. Ha si­do des­au­to­ri­za­do en ese as­pec­to por su pro­pio pue­blo, y lue­go las mis­mas FARC tam­po­co van a ne­go­ciar con él, por­que lo que es­pe­ra­rían se­ría otro “No”.

-El pro­pio pre­si­den­te pe­ruano Pe­dro Pablo Kuczyns­ki ha di­cho que con el te­rro­ris­mo no se ne­go­cia… ¿Ve us­ted bien que ha­ya es­ta­do en la fir­ma del acuer­do de paz en­tra Juan Ma­nuel San­tos y las FARC?

Yo creo que la pre­sen­cia del Pre­si­den­te en­vió un men­sa­je con­tra­dic­to­rio, por­que él ha­bía afir­ma­do que el bra­zo po­lí­ti­co del Mo­va­def (el Fren­te de Uni­dad de De­fen­sa del Pue­blo Pe­ruano -Fu­depp) no se­ría ins­cri­to co­mo par­ti­do po­lí­ti­co; se ha­bía ma­ni­fes­ta­do en con­tra de la ins­crip­ción con las or­ga­ni­za­cio­nes de fa­cha­da de Sen­de­ro Lu­mi­no­so co­mo par­ti­dos po­lí­ti­cos; pe­ro por el otro la­do la po­lí­ti­ca ex­te­rior del Pe­rú con­va­li­da eso mis­mo, la con­ver­sión de un mo­vi­mien­to ge­no­ci­da co­mo las FARC en un par­ti­do po­lí­ti­co, al cual se les pa­ga y se les da diez es­ca­ños co­mo dipu­tados en el Se­na­do, sin elec­ción po­pu­lar; en­ton­ces, evi­den­te­men­te su po­si­ción plan­teó una di­co­to­mía en­tre la po­lí­ti­ca in­ter­na del Pe­rú y la po­lí­ti­ca ex­ter­na, se di­vor­cia­ron. Eso plan­tea una con­tra­dic­ción que si bien en lo in­me­dia­to no ofre­ce pro­ble­mas, a lar­go pla­zo sí va a ser apro­ve­cha­do por los mar­xis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.