ANTAURO LAN­ZA MISIL

Su so­brino Da­niel Seif­fert Hu­ma­la fue a Pa­la­cio de Go­bierno an­tes de mo­rir en cir­cuns­tan­cias ex­tra­ñas, pa­ra in­cre­par a Ollan­ta por el te­ma de las agen­das, re­ve­la lí­der del ‘An­dahuay­la­zo’.

Diario Expreso (Peru) - - Portada - EDUAR­DO SA­LAS GUZMÁN

Antauro Hu­ma­la Tas­so, el siem­pre po­lé­mi­co y a ve­ces dís­co­lo pre­so por el ca­so ‘An­dahuay­la­zo’, res­pon­dió di­ver­sas in­te­rro­gan­tes pe­rio­dís­ti­cas de EXPRESO gra­cias a la me­dia­ción de la je­fa del gru­po de abo­ga­dos en­car­ga­dos de su defensa, Car­men Hui­do­bro Es­pi­no­za, quien le al­can­zó un cues­tio­na­rio. Aquí las res­pues­tas del her­mano del ex­man­da­ta­rio Ollan­ta Hu­ma­la Tas­so y cu­ña­do de Nadine He­re­dia Alar­cón, prin­ci­pal in­ves­ti­ga­da por pre­sun­to la­va­do de ac­ti­vos por los su­pues­tos apor­tes del cha­vis­mo y la em­pre­sa bra­si­le­ña OAS, pa­ra las cam­pa­ñas elec­to­ra­les del na­cio­na­lis­mo de los años 2006 y 2011.

–¿Es cier­to que su aho­ra des­apa­re­ci­do so­brino Da­niel In­ti Mi­chael Seif­fert Hu­ma­la dis­cu­tió con el ex­pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la Tas­so días an­tes de des­apa­re­cer li­te­ral­men­te de cir­cu­la­ción, en enero de 2016?

Se­gún la ver­sión de pri­mos y tíos de Da­niel, los días pre­vios a su des­apa­ri­ción, fre­cuen­ta­ba Pa­la­cio de Go­bierno y tu­vo un al­ter­ca­do con su tío Pre­si­den­te, a quien en­ros­tró por ha­ber in­vo­lu­cra­do a su ma­dre con las “co­chi­na­das” de Nadine [He­re­dia] y mi cau­ti­ve­rio, e in­clu­so lo ame­na­zó con ir a la te­le­vi­sión [a de­nun­ciar el ca­so].

–¿Pe­ro qué im­pul­só al aho­ra fi­na­do Da­niel a en­ca­rar de esa ma­ne­ra a Ollan­ta Hu­ma­la?

Mi so­brino, que era un pa­sa­je­ro ha­bi­tual del avión pre­si­den­cial, le ha­bría re­cor­da­do [a Ollan­ta Hu­ma­la] que po­seía do­cu­men­tos pro­ba­to­rios [de sus afir­ma­cio­nes]. A eso se agre­ga la im­pa­si­bi­li­dad de Ivoska Hu­ma­la Tas­so [con­si­de­ra­da co­mo tes­ti­go –por aho­ra– del ca­so de la­va­do de ac­ti­vos que se imputa a la ex pri­me­ra da­ma], que ni si­quie­ra vino a in­da­gar, bus­car o re­ci­bir el ca­dá­ver de su hi­jo; in­clu­so se ne­gó a que se efec­tua­ra la prue­ba de ADN.

–Sa­be­mos que hu­bo un ro­bo en esas cir­cuns­tan­cias en la casa de Ale­xis Hu­ma­la Tas­so y el ro­bo-se­cues­tro de Ma­ría Ivoska, en Sui­za, don­de ra­di­ca, he­cho que pro­vo­có di­ver­sas con­je­tu­ras, una de ellas que am­bos ca­sos te­nían re­la­ción con las agen­das de Nadine He­re­dia Alar­cón. ¿Es cier­to es­to?

Si se tra­ta de ha­cer con­je­tu­ras, sí, creo que fue así… pe­ro creo que am­bos –Ale­xis y Ma­ría Ivoska– po­drían res­pon­der, pues no es­tán de­te­ni­dos.

LAS AGEN­DAS –¿Por qué pre­su­po­ne que Da­niel In­ti –su so­brino– mu­rió por el te­ma de las agen­das de Nadine He­re­dia?

No se tra­ta de que ten­ga in­di­cios, sino que es­tos es­tán en las cua­tro fuen­tes exis­ten­tes pa­ra el es­cla­re­ci­mien­to de su muer­te: Po­li­cía, Fis­ca­lía, Pa­la­cio de Go­bierno y la fa­mi­lia [Hu­ma­la]. De­bo la­men­tar que la desapa­ri-

ción y muer­te de Da­niel se die­ra en ple­na efer­ves­cen­cia elec­to­ral, mo­ti­vo por el cual no se le dio la im­por­tan­cia que ame­ri­ta­ba, y eso fa­vo­re­ció pa­ra su pre­me­di­ta­do si­len­cia­mien­to.

–¿A qué in­di­cios se re­fie­re?

Da­niel me­día 1.75 m. y el ca­dá­ver que se en­vió a Sui­za me­día 1.67 m. en la mor­gue y, an­tes, en el hos­pi­tal, so­lo 1.58 m., don­de ex­pi­ró a la pos­tre. En otras pa­la­bras, los res­tos de Da­niel fue­ron “cre­cien­do” y po­si­ble­men­te aho­ra mi­da 1.80 m. Mi her­ma­na en­te­rró otro muer­to, al cual ja­más se le iden­ti­fi­có por su ADN, co­mo te­nía que ha­ber­se he­cho le­gal­men­te. Quie­ro tam­bién re­cor­dar­les que el nom­bre de mi so­brino Da­niel y el de su pro­ge­ni­to­ra Ivoska son re­cu­rren­tes en las agen­das [de Nadine He­re­dia].

–¿Y qué hay so­bre el tra­ba­jo po­li­cial?

Fue inope­ran­te y hu­bo de­sidia. No po­dría ser de otro mo­do por­que se tra­ta­ba del ‘so­bri­ní­si­mo', quien, ade­más, era un ciu­da­dano sui­zo do­mi­ci­lia­do –se­gún su DNI– en la casa pre­si­den­cial y no en la de los abue­los, co­mo se ha pre­ten­di­do ha­cer creer. Se tar­da­ron dos me­ses pa­ra iden­ti­fi­car­lo, ni que hu­bie­se si­do un “X” per­di­do en el Vraem, y co­mo un “NN” a pun­to de ser de­ri­va­do a la fo­sa co­mún, lo cual se hu­bie­se con­sa­gra­do gra­cias al in­va­lo­ra­ble ser­vi­cio del ex­mi­nis­tro del In­te­rior e in­con­di­cio­nal de Nadine He­re­dia, Jo­sé Pé­rez Gua­da­lu­pe, que ha­bría cons­ti­tui­do un cri­men per­fec­to.

–¿Hu­bo otras de­fi­cien­cias po­li­cia­les?

No tu­vo si­quie­ra [la PNP] el pro­fe­sio­na­lis­mo de re­ca­bar las cá­ma­ras de fil­ma­ción de la zo­na [don­de fue ha­lla­do Da­niel Seif­fert] por don­de se de­san­gró ¡y lo hi­cie­ron re­cién un mes y me­dio des­pués! Por eso mi her­mano Uli­ses, que sí lo­gro vi­sua­li­zar ese do­cu­men­to fíl­mi­co, di­jo que po­día ser cual­quier per­so­na por­que es­ta­ba bo­rro­sa­men­te fil­ma­da, tan­to así que no po­día re­co­no­cer a Da­niel. Otra: Ni en el hos­pi­tal ni en la mor­gue se rea­li­za­ron los pro­to­co­los de iden­ti­fi­ca­ción, ¡con la com­pli­ci­dad po­li­cial!

–¿Cuál fue el pa­pel del ex­mi­nis­tro Pé­rez Gua­da­lu­pe en esas cir­cuns­tan­cias?

Es­ta­mos ha­blan­do del mis­mo mi­nis­tro que min­tió so­bre aquel otro oc­ci­so –Emer­son Fa­sa­bi–, de quien afir­mó que es­te era so­lo un “man­da­de­ro” [de los Hu­ma­la He­re­dia] de la ve­cin­dad de la ca­lle Cas­trat [en Sur­co], cuan­do en reali­dad tra­ba­ja­ba en la casa pre­si­den­cial.

¿AN­GUS­TIA? -¿Los Hu­ma­la He­re­dia es­ta­ban tan an­gus­tia­dos por el te­ma de las agen­das de Nadine, a tal pun­to de man­dar a ma­tar a su so­brino?

Si con­si­de­ra­mos la evi­den­te ab­yec­ción mo­ral y ca­ren­cia de es­crú­pu­los de la ex­pa­re­ja pre­si­den­cial, con­ju­gán­do­la con el an­te­ce­den­te del ca­so Ma­dre Mía, pues no se­ría inau­di­to re­cu­rrir a una “so­lu­ción fi­nal”, co­mo con­se­cuen­cia de la an­gus­tia o de­ses­pe­ra­ción pa­ra no ser con­de­na­dos por de­li­tos co­mu­nes y em­bar­ga­dos to­dos sus bie­nes [por man­da­to ju­di­cial].

Da­niel In­ti Mi­chael Seif­fert Hu­ma­la, el jo­ven in­ge­nie­ro pe­ruano-sui­zo, fue a Pa­la­cio unas se­ma­nas an­tes de mo­rir en cir­cuns­tan­cias ex­tra­ñas, di­ce.

“Mi her­ma­na en­te­rró otro muer­to, al cual ja­más se le iden­ti­fi­có por su ADN, co­mo te­nía que ha­ber­se he­cho”, afir­ma el lí­der del ‘An­dahuay­la­zo'.

Antauro Hu­ma­la, pre­so des­de 2009, es­bo­za una in­quie­tan­te ver­sión so­bre des­apa­ri­ción de su so­brino Da­niel Seif­fert Hu­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.