“YO TEN­GO A LOS PA­CIEN­TES”

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

N o cree­mos a cuen­to de qué los au­dios de Car­los Mo­reno ten­drían que ha­ber si­do “ma­ni­pu­la­dos”. Es­ta acu­sa­ción del mé­di­co ase­sor del pre­si­den­te Pedro Pa­blo Kuczyns­ki es pu­ra pa­la­bre­ría y un sub­ter­fu­gio de po­bre fac­tu­ra. Aho­ra ten­drá que ren­dir cuen­tas an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y en su opor­tu­ni­dad an­te el Po­der Ju­di­cial. Las evi­den­cias sal­tan a la vis­ta gra­cias a la opor­tu­na de­ci­sión del Go­bierno de de­nun­ciar es­te ti­po de es­ce­nas de­lic­ti­vas con el ob­je­ti­vo de cor­tar por lo sano, en­tre­gan­do to­dos los au­dios a las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes para que pro­ce­dan a la in­ves­ti­ga­ción y san­ción a la que hu­bie­re lu­gar al mé­di­co Car­los Mo­reno, os­cu­ro per­so­na­je que na­da me­nos era el jefe de Gas­troen­te­ro­lo­gía del Hos­pi­tal Loay­za. Sin em­bar­go cree­mos que la ex­po­si­ción y de­nun­cia del pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros, Fer­nan­do Zavala, no se ago­ta en la men­ción del nom­bre del per­so­na­je de es­te ca­so de co­rrup­ción. Al con­tra­rio, es­to de­be dar lu­gar a se­guir el hi­lo de la ma­de­ja y des­cu­brir has­ta dón­de lle­gan las re­des de las co­rrup­te­las en­quis­ta­das en el sec­tor Sa­lud. En es­te ex­tre­mo re­sul­ta sa­tis­fac­to­rio que el Eje­cu­ti­vo ha­ya eva­cua­do el De­cre­to Su­pre­mo N° 039-2016SA pu­bli­ca­do ayer do­min­go, me­dian­te el cual se pro­ce­de a la re­or­ga­ni­za­ción del Se­gu­ro In­te­gral de Sa­lud (SIS), to­da vez que el au­dio de Car­los Mo­reno pre­sen­ta ne­go­cia­dos y tra­pa­ce­rías en el mar­co del men­cio­na­do pro­gra­ma de sa­lud. La­men­ta­ble­men­te, pe­se a te­ner el agua en el cue­llo, el se­ñor Car­los Mo­reno se man­tie­ne en sus tre­ce, ha­ce ga­la de so­ber­bia y sub­es­ti­ma la in­te­li­gen­cia de la opi­nión pú­bli­ca, ame­na­zan­do in­clu­so a quie­nes lo ha­yan gra­ba­do sin su con­sen­ti­mien­to. Pe­ro es­to es lo ad­je­ti­vo del pro­ble­ma, pues él sim­ple­men­te se mue­ve en me­dio de un sis­te­ma que per­mi­te el des­pil­fa­rro de re­cur­sos, el abu­so de los pa­cien­tes y la in­efi­cien­cia en los ser­vi­cios de sa­lud. No obs­tan­te hay una con­tra­par­te in­tere­san­te a to­mar en cuen­ta y co­rres­pon­de a la ne­ce­si­dad de que el pro­pio jefe de Es­ta­do, un hom­bre con 78 años de edad y que se su­po­ne tie­ne vas­ta ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, ten­ga más cui­da­do a la ho­ra de de­sig­nar a sus ase­so­res, pues re­sul­ta te­rri­ble que se ha­ya equi­vo­ca­do en dar­le ese car­go a una per­so­na tan uti­li­ta­ris­ta, fría y amo­ral co­mo Car­los Mo­reno. Por úl­ti­mo, hay que ha­cer un lla­ma­do a los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, con­cre­ta­men­te a los mé­di­cos, pues­to que sin ir muy le­jos re­cor­da­mos que tras el te­rre­mo­to del 15 de agos­to de 2007, fue un ga­leno apris­ta quien no en­con­tró me­jor oca­sión que mo­far­se del do­lor ajeno y la tra­ge­dia al eje­cu­tar ne­go­cia­dos con la fi­na­li­dad de em­bol­si­car­se jun­to a sus com­pin­ches más de 14 mi­llo­nes de so­les. Se ne­ce­si­ta un des­lin­de cla­ro en­tre los mé­di­cos y los su­je­tos ines­cru­pu­lo­sos que se va­len de los pa­cien­tes para ha­cer­se del di­ne­ro pú­bli­co des­ti­na­do al Min­sa. La­men­ta­ble­men­te, fue el pro­pio go­bierno apris­ta el que in­dul­tó a ese in­di­vi­duo ba­jo el pre­tex­to que te­nía una en­fer­me­dad ter­mi­nal y no de­bía pa­sar más tiem­po en la cár­cel. Se es­pe­ra que no pa­se lo mis­mo con Car­los Mo­reno, aun cuan­do la PCM le en­dil­ga la co­mi­sión de sie­te de­li­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.