CIN­CO ¿POR QUÉ?

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - JAI­ME MI­RAN­DA SOU­SA DÍAZ (*)

1) ¿Por qué el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra no mo­der­ni­za la ca­de­na de co­mer­cia­li­za­ción de los pro­duc­tos agrí­co­las? Du­ran­te el go­bierno an­te­rior se mu­dó La Pa­ra­da a San­ta Ani­ta sin ha­cer na­da por me­jo­rar la ca­de­na de co­mer­cia­li­za­ción que afec­ta tan­to al agri­cul­tor co­mo al con­su­mi­dor. Una de las so­lu­cio­nes es nom­brar agen­tes afian­za­dos co­mer­cia­li­za­do­res de pro­duc­tos ali­men­ti­cios (pa­re­ci­dos a los agen­tes de adua­na) para que ellos, po­co a po­co, va­yan re­em­pla­zan­do a los ma­yo­ris­tas, los que, si lo desean, pue­den con­ver­tir­se en agen­tes. 2) ¿Por qué el Mi­nis­te­rio del In­te­rior no es­tu­dia la po­si­bi­li­dad de cons­truir cár­ce­les es­pe­cia­li­za­das en cu­rar a los jó­ve­nes dro­ga­dic­tos que de­lin­quen por pe­que­ñas can­ti­da­des? La de­lin­cuen­cia que nos azo­ta pue­de ser: la del nar­co­trá­fi­co, que ha­cen ren­dir cuen­tas con si­ca­rios, la de las ban­das or­ga­ni­za­das que co­me­ten de­li­tos gran­des, co­mo el ro­bo de ban­cos, que ma­tan pre­me­di­ta­da­men­te o no, para rea­li­zar su asal­to (tam­bién usan si­ca­rios) y la de dro­ga­dic­tos, ge­ne­ral­men­te mu­cha­chos que, por es­tar dro­ga­dos, po­nen en pe­li­gro la in­te­gri­dad del agra­via­do al que ro­ban pe­que­ñas can­ti­da­des para sa­tis­fa­cer su vi­cio. A es­tos mu­cha­chos se les en­vía a cár­ce­les don­de pa­san el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia a mer­ced de ave­za­dos de­lin­cuen­tes que ha­cen con ellos lo que quie­ren. 3) ¿Por qué no se obli­ga a los pe­rua­nos de na­ci­mien­to, que desem­pe­ñan un car­go o rea­li­zan una ac­ti­vi­dad re­ser­va­da para ellos, a ha­cer una “De­cla­ra­ción Ju­ra­da de Na­cio­na­li­da­des”? Los pe­rua­nos de na­ci­mien­to que tie­nen otras na­cio­na­li­da­des po­seen el de­re­cho de desem­pe­ñar cual­quier car­go, sin em­bar­go, es de­re­cho de los pe­rua­nos sa­ber las otras na­cio­na­li­da­des que tie­nen quie­nes de­fien­den sus in­tere­ses. Las ban­cos, antes de nom­brar a un al­to em­plea­do, in­da­gan sus in­tere­ses en conflicto. 4) ¿Por qué el Ban­co Agra­rio tie­ne que co­brar in­tere­ses al­tos? En la ac­tua­li­dad, gra­cias al go­bierno de Be­laun­de, se sub­di­vi­die­ron en pe­que­ñas par­ce­las (más o me­nos 4 Has.) la ma­yo­ría de las tie­rras que se en­cuen­tran en los va­lles tra­di­cio­na­les. Es­tos agri­cul­to­res, a su vez, siem­bran si­mul­tá­nea­men­te va­rios cul­ti­vos; co­mo los cré­di­tos agrí­co­las tie­nen que ser su­per­vi­sa­dos, lo des­cri­to ha­ce que la su­per­vi­sión sea muy cos­to­sa. 5) ¿Por qué es más fá­cil ser fun­cio­na­rio pri­va­do que pú­bli­co? De acuer­do a nues­tra Cons­ti­tu­ción los pri­va­dos pue­den ha­cer lo que la ley no prohí­be, pe­ro los pú­bli­cos so­lo pue­den ha­cer lo que la ley los au­to­ri­za. En otras pa­la­bras, el em­plea­do pú­bli­co tie­ne las ma­nos ata­das y el pri­va­do no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.