SA­LUD: OJO A LOS CON­VE­NIOS

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Na­die nie­ga que un mé­di­co, una aso­cia­ción de ga­le­nos o una clí­ni­ca re­ci­ban sus jus­tos ho­no­ra­rios por lo que ha­cen pa­ra cu­rar a los pa­cien­tes, pe­ro de ahí a sal­tar “al ne­go­cio de la sa­lud” so­lo se de­mues­tra un gra­ve un aten­ta­do con­tra la deon­to­lo­gía y la éti­ca mé­di­cas. Hay una dis­tan­cia abis­mal en­tre pres­tar un ser­vi­cio pú­bli­co esen­cial y en­ri­que­cer­se a cos­ta de la sa­lud. Una co­sa es tra­tar con una mer­can­cía y otra muy dis­tin­ta es ha­cer­lo con se­res hu­ma­nos que tie­nen la des­ven­tu­ra de en­fer­mar­se. Una vez más es­ta po­lé­mi­ca vuel­ve a ins­ta­lar­se en la agen­da da­da la in­dig­nan­te no­ti­cia de los au­dios del ex ase­sor pre­si­den­cial Car­los Mo­reno, he­cho que ha ge­ne­ra­do una se­rie de con­se­cuen­cias que re­ba­san lo estrictamente clí­ni­co. En­tre esas con­se­cuen­cias es­tá en prin­ci­pio pre­gun­tar dón­de es­tá nues­tra hu­ma­ni­dad, nues­tros va­lo­res mo­ra­les y los prin­ci­pios que de­be­rían con­tem­plar­se pa­ra no con­ver­tir a nues­tra sociedad en un mer­ca­do per­sa don­de to­do cues­ta y to­do se co­bra, incluso a cos­ti­llas de los más po­bres que per­te­ne­cen al hoy en re­or­ga­ni­za­ción Sis­te­ma In­te­gral de Sa­lud (SIS). Por otro la­do, es­tán las con­se­cuen­cias en el plano po­lí­ti­co, pe­nal, ad­mi­nis­tra­ti­vo y gre­mial. En lo po­lí­ti­co, de he­cho que el rui­do y ma­les­tar ge­ne­ra­dos por Car­los Mo­reno le po­drían res­tar va­rios pun­tos a la cre­di­bi­li­dad y apro­ba­ción del go­bierno de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki que ni si­quie­ra ha cum­pli­do sus pri­me­ros 100 días de ges­tión. Ade­más re­mue­ve el co­ta­rro en el Eje­cu­ti­vo y de­ja a la opo­si­ción en una si­tua­ción ex­pec­tan­te de fis­ca­li­za­ción a to­do lo que se vin­cu­le con los au­dios, pues en es­tos se men­cio­nan nom­bres, pro­ce­sos, re­la­cio­nes y con­ve­nios a los cua­les se les de­be prac­ti­car un se­gui­mien­to muy pun­tual co­mo quien ja­la el hi­lo de la ma­de­ja. Por eso se ne­ce­si­ta re­vi­sar y eva­luar to­dos los con­ve­nios sus­cri­tos en­tre el sec­tor Sa­lud y las clí­ni­cas pri­va­das. No se desea que el mo­dus ope­ran­di re­ve­la­do por el se­ñor Car­los Mo­reno en los au­dios sea mo­ne­da co­rrien­te y no una ex­cep­ción que se fil­tra en el sis­te­ma y del cual los pi­llos ha­cen cau­sa co­mún pa­ra sacarle la vuel­ta a la ley. En es­ta ta­rea los es­ta­men­tos de con­trol del pro­pio Mi­nis­te­rio de Sa­lud, así co­mo de los go­bier­nos re­gio­na­les y por su­pues­to la Con­tra­lo­ría y el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, de­be­rán de­di­car­le tiem­po a en­con­trar aque­llos con­tra­tos y ter­ce­ri­za­cio­nes don­de sen­ci­lla­men­te se usa y abu­sa de los pa­cien­tes con el ob­je­ti­vo de em­bol­si­car­se los ju­go­sos pa­gos que ha­ce el Es­ta­do por esos con­tra­tos y ter­ce­ri­za­cio­nes. Asi­mis­mo, en lo pe­nal, ad­mi­nis­tra­ti­vo y gre­mial, so­lo que­da lle­var ade­lan­te los pro­ce­di­mien­tos a fin de que una vez ter­mi­na­das la pre­sen­ta­ción de prue­bas y los des­car­gos co­rres­pon­dien­tes se san­cio­ne a quien ha ge­ne­ra­do la in­dig­na­ción ciu­da­da­na por su ac­ti­tud, su fres­cu­ra y su in­mo­ra­li­dad pú­bli­ca, y esto sin de­jar que el pro­pio Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, a tra­vés de la Co­mi­sión de Fis­ca­li­za­ción, reali­ce el con­trol po­lí­ti­co que el ca­so ame­ri­ta. Por úl­ti­mo, ha­ce­mos eco de la protesta y del re­cla­mo de los mé­di­cos en el sen­ti­do de que la sociedad no ge­ne­ra­li­ce el pro­ce­der de Car­los Mo­reno con el ab­ne­ga­do pa­pel que lle­van ade­lan­te el grue­so de mé­di­cos, gre­mio que por cier­to de­be­rá cu­rar­se en sa­lud ex­pul­san­do de sus fi­las al su­so­di­cho per­so­na­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.