¿FI­NAN­CIA­MIEN­TO DE LOS PAR­TI­DOS O FI­NAN­CIA­MIEN­TO DE LOS PO­LÍ­TI­COS?

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - VÍCTOR LÓ­PEZ GAR­CÍA (*)

Una pri­me­ra cues­tión esen­cial pa­ra en­trar a ana­li­zar el te­ma del fi­nan­cia­mien­to en el uni­ver­so de la po­lí­ti­ca es, por un la­do, quién so­li­ci­ta y quién re­ci­be los re­cur­sos (mo­ne­ta­rios o ma­te­ria­les); si el par­ti­do co­mo ins­ti­tu­ción o el po­lí­ti­co co­mo in­di­vi­duo; y de otro la­do, cuál es el des­tino de los mis­mos, si se orien­tan a fi­nan­ciar o apo­yar las ac­ti­vi­da­des de la or­ga­ni­za­ción par­ti­da­ria co­mo en­ti­dad co­lec­ti­va o se de­ri­van a fi­nan­ciar o im­pul­sar las ac­cio­nes per­so­na­les e in­di­vi­dua­les de lí­de­res o di­ri­gen­tes. Es­te des­lin­de es fun­da­men­tal tan­to pa­ra es­ta­ble­cer los lin­de­ros que se­pa­ran lo ile­gal de lo le­gal, co­mo di­fe­ren­ciar el ne­ce­sa­rio fi­nan­cia­mien­to del par­ti­do del in­jus­ti­fi­ca­do en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal. ¿Quién so­li­ci­ta y quién re­ci­be los re­cur­sos? Una de las cues­tio­nes cen­tra­les re­la­cio­na­das con el fi­nan­cia­mien­to es el re­fe­ri­do a quién so­li­ci­ta y a nom­bre de quién re­ci­be los re­cur­sos; tal y co­mo se ha pues­to en evi­den­cia en di­ver­si­dad de ca­sos y paí­ses, por lo que se plan­tea es­ta­ble­cer una cla­ra dis­tin­ción del des­ti­na­ta­rio de los re­cur­sos. El par­ti­do re­cep­tor co­mo ins­ti­tu­ción. En lí­neas ge­ne­ra­les, na­die o po­cos cues­tio­nan la ne­ce­si­dad que tie­nen los par­ti­dos pa­ra fi­nan­ciar las ac­ti­vi­da­des que rea­li­zan. So­bre to­do si el ori­gen de los re­cur­sos es ho­nes­to y trans­pa­ren­te. El cues­tio­na­mien­to se ge­ne­ra prin­ci­pal­men­te por la uti­li­za­ción de fuen­tes ilí­ci­tas, so­bre to­do si pa­ra que ello ocu­rra se ten­gan que afec­tar los in­tere­ses de país y de los ciu­da­da­nos. En es­te sen­ti­do uno de los cam­bios sus­tan­ti­vos que tie­nen que ha­cer los par­ti­dos es el re­fe­ri­do pre­ci­sa­men­te al fi­nan­cia­mien­to de sus ac­ti­vi­da­des, de tal mo­do que el aco­pio de re­cur­sos sea no so­lo le­gal sino tam­bién acep­ta­ble pa­ra la so­cie­dad. Se di­ce le­gal por­que es pre­ci­so que la mo­da­li­dad de fi­nan­cia­mien­to de los par­ti­dos y los po­lí­ti­cos se en­cuen­tre ins­ti­tu­cio­na­li­za­da en el plano ju­rí­di­co o a tra­vés de los dis­po­si­ti­vos co­rres­pon­dien­tes, pa­ra lo cual exis­ten ya va­lio­sas ex­pe­rien­cias en paí­ses desa­rro­lla­dos y emer­gen­tes. Sin em­bar­go, ello no es su­fi­cien­te, pues tan­to o más im­por­tan­te es ha­cer­lo a tra­vés de me­ca­nis­mos que no afec­ten ma­yor­men­te la eco­no­mía del país ni ofen­dan tam­po­co la po­bre­za de los sec­to­res po­pu­la­res. En al­gu­nos paí­ses –en el Pe­rú tam­bién– se ha le­ga­li­za­do el fi­nan­cia­mien­to de los par­ti­dos a tra­vés de pre­su­pues­to pú­bli­co –por lo ge­ne­ral– en un por­cen­ta­je pro­por­cio­nal al ta­ma­ño elec­to­ral. Sin em­bar­go, es­ta for­ma le­gal no ha lo­gra­do le­gi­ti­mar­se en la so­cie­dad ci­vil que en el pre­sen­te –con la cri­sis de los par­ti­dos- la cues­tio­na pre­ci­sa­men­te por­que es­ti­man que las agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas no me­re­cen re­ci­bir re­cur­sos por la po­bre o ne­ga­ti­va per­for­man­ce que es­tos rea­li­zan. Y es que en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de la in­men­sa ma­yo­ría de per­so­nas los par­ti­dos y los po­lí­ti­cos si­guen sien­do con­si­de­ra­dos co­mo in­efi­cien­tes e in­mo­ra­les en la con­duc­ción po­lí­ti­ca y en la ges­tión pú­bli­ca. Y a par­tir de ta­les es­ti­ma­cio­nes no tie­nen ni con­fian­za ni cre­di­bi­li­dad en lo que di­gan y en lo que ha­gan. (*)So­ció­lo­go, po­li­tó­lo­go y co­mu­ni­ca­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.