ES­TA­DOS UNI­DOS: TRUMP EL ES­PE­CIA­LIS­TA EN IM­PUES­TOS

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - MAR­TÍN BE­LAUN­DE MOREYRA

Des­pués de la re­ve­la­ción de que e la rchi mul­ti­mi­llo­na­rio The Do­nald Trump no ha­bía pa­ga­do un cen­ta­vo par­ti­do por la mi­tad en im­pues­tos a la ren­ta du­ran­te los úl­ti­mos 15 años, mu­chos se pre­gun­ta­ron cuál se­ría su res­pues­ta. De­be re­co­no­cer­se que el can­di­da­to re­pu­bli­cano es un hom­bre de ex­tra­or­di­na­ria in­ven­ti­va cu­yos ar­gu­men­tos des­ar­man a sus crí­ti­cos más im­pla­ca­bles. Trump di­jo con la hu­mil­dad que sue­le ca­rac­te­ri­zar­lo, que él era el es­pe­cia­lis­ta y co­no­ce­dor nú­me­ro uno de la le­gis­la­ción tri­bu­ta­ria de su país y que pre­ci­sa­men­te él ofre­ce al pue­blo ese co­no­ci­mien­to in­fu­so pa­ra que to­dos los ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos, con su ob­via ex­clu­sión, pa­guen sus im­pues­tos y en­ri­quez­can el Te­so­ro de los Es­ta­dos Uni­dos. So­lo él y na­die más que él, pue­de rea­li­zar ese in­dis­pen­sa­ble tra­ba­jo pa­ra evi­tar la quie­bra eco­nó­mi­ca de la gran pa­tria nor­te­ame­ri­ca­na. Por im­pli­can­cia se­ña­ló que su ri­val Hi­llary no era más que una gas­ta­do­ra se­rial de los re­cur­sos fis­ca­les, que no tie­ne la más re­mo­ta idea de có­mo re­cau­dar fon­dos, ex­cep­to pa­ra su pro­pia cam­pa­ña ofre­cien­do pre­ben­das y pequeños lu­jos ta­les co­mo, por ejem­plo, per­mi­tir­le a un gran do­nan­te que pa­se una no­che en la Ca­sa Blan­ca y duer­ma en la ca­ma que uti­li­zó el Pre­si­den­te Lin­coln ha­ce 150 años. Con Trump en el po­der ese ti­po de inacep­ta­bles pri­vi­le­gios, que ero­sio­nan la mo­ral co­lec­ti­va de los Es­ta­dos Uni­dos, ter­mi­na­rían de raíz. Su for­tu­na per­so­nal, que al­gu­nos op­ti­mis­tas ava­lúan en más de tres mil mi­llo­nes de dó­la­res y otros más rea­lis­tas en una ci­fra me­nos gran­de, le sir­ve de pla­ta­for­ma pa­ra rea­li­zar una ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va en la que na­die se atre­ve­rá a eva­dir sus res­pon­sa­bi­li­da­des tri­bu­ta­rias. El can­di­da­to Trump, si ga­na la elec­ción, se con­ver­ti­rá en una mez­cla de “sú­per ra­tón” y de “gran her­mano”, que des­de su cá­ma­ra te­le­vi­si­va vi­gi­la­rá a to­dos y a ca­da de sus con­ciu­da­da­nos pa­ra que se por­ten bien fi­nan­cie­ra­men­te. ¿Qué pue­de con­tes­tar Hi­llary fren­te a ta­les ar­gu­men­tos? El par­ti­do De­mó­cra­ta en las úl­ti­mas cin­co dé­ca­das se ha ca­rac­te­ri­za­do por su ru­ti­na de gas­to de­fi­ci­ta­rio. Lo que no re­cau­da­ba se con­se­guía vía en­deu­da­mien­to, que al­gu­nos paí­ses enemi­gos, par­ti­cu­lar­men­te la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, se em­pe­ña­ban en acu­mu­lar pa­ra co­brar in­tere­ses en dó­la­res, to­da­vía la mo­ne­da es­tre­lla del pla­ne­ta. Esa si­tua­ción pri­vi­le­gia­da de los Es­ta­dos Uni­dos se­ría in­cre­men­ta­da ex­po­nen­cial­men­te, con las téc­ni­cas de bra­zo du­ro de Trump, que en su­ce­si­vas cum­bres con sus alia­dos, los obli­ga­ría con ti­ra­bu­zón de ser ne­ce­sa­rio, a que pa­guen “su cuo­ta jus­ta” de los gas­tos de de­fen­sa del mun­do. Tal co­mo Trump ve las co­sas, Es­ta­dos Uni­dos se en­cuen­tra ad por­tas de in­gre­sar a una era do­ra­da, en la que Amé­ri­ca se­rá gran­de de nue­vo, siem­pre y cuan­do el pue­blo lo eli­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.