LAS BAM­BAS: VIO­LEN­CIA ANUN­CIA­DA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Aes­tas al­tu­ras del con­flic­to en Chall­huahua­cho ya no im­por­ta si un ser hu­mano mu­rió a cau­sa de una ba­la o del im­pac­to de una pie­dra. Es una vi­da la que se ha per­di­do, y tam­po­co im­por­ta si la víc­ti­ma es un co­mu­ne­ro o un po­li­cía. No po­de­mos ha­cer dis­tin­gos cuan­do se tra­ta de evi­tar -co­mo sea po­si­ble- que nin­gu­na per­so­na más for­me par­te de la lar­ga lis­ta de fa­lle­ci­dos co­mo con­se­cuen­cia de cho­ques en­tre las co­mu­ni­da­des y las mi­ne­ras. De ma­ne­ra per­ma­nen­te y sos­te­ni­da he­mos ve­ni­do ins­tan­do a las par­tes pa­ra que ago­ten to­das las for­mas de diá­lo­go con el ob­je­ti­vo de evi­tar el es­ca­la­mien­to de las desave­nen­cias, y lo he­mos di­cho in­clu­so aler­tan­do acer­ca de la exis­ten­cia de sen­de­ris­tas y di­ri­gen­tes ra­di­ca­li­za­dos que tra­tan de sa­car pro­ve­cho sub­al­terno de la si­tua­ción, sin des­car­tar la pre­sen­cia de gru­pos te­rro­ris­tas ex­tran­je­ros. Por tan­to es me­nes­ter co­no­cer to­das las aris­tas del pro­ble­ma y te­ner una idea cla­ra de lo que ocu­rre en torno al pro­yec­to mi­ne­ro Las Bam­bas y a la re­gión en la cual se en­cuen­tra (Apu­rí­mac), don­de se ha desata­do la vio­len­cia y don­de las au­to­ri­da­des locales, en es­pe­cial el al­cal­de y re­gi­do­res, tie­nen que des­lin­dar res­pec­to de os­cu­ros per­so­na­jes que se in­fil­tran en las pro­tes­tas. En el edi­to­rial del 14 de sep­tiem­bre, ti­tu­la­do “Las Bam­bas: un pun­to me­dio”, se­ña­la­mos que “las co­mu­ni­da­des tie­nen que ser muy sa­ga­ces pa­ra no de­jar­se in­fluen­ciar por te­mas ex­tra­ños a la sa­na de­fen­sa de la eco­lo­gía. Lo pro­pio de­be ocu­rrir con el res­to de in­ter­lo­cu­to­res. El diá­lo­go de­be ser per­ma­nen­te y nun­ca en­tor­pe­cer­se, pues los con­sen­sos son lo más im­por­tan­te”. En ese mis­mo co­men­ta­rio, y a la luz de los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos del pro­yec­to mi­ne­ro pa­ra la eco­no­mía na­cio­nal, re­cal­ca­mos en­ton­ces que “las re­gio­nes, con­cre­ta­men­te las co­mu­ni­da­des, tie­nen que de­sig­nar a sus me­jo­res lí­de­res, a sus re­pre­sen­tan­tes más pre­pa­ra­dos y cons­cien­tes del im­pac­to ma­cro­eco­nó­mi­co y de los be­ne­fi­cios que re­pre­sen­tan pa­ra el país y pa­ra los pue­blos más apar­ta­dos de la ca­pi­tal”. Pe­ro pa­ra te­ner éxi­to en es­tas ne­go­cia­cio­nes, y a fin de evi­tar más en­fren­ta­mien­tos, se ne­ce­si­ta mu­cho de la in­te­li­gen­cia del Eje­cu­ti­vo a fin de ca­na­li­zar las de­man­das de los co­mu­ne­ros pe­ro al mis­mo tiem­po dar ga­ran­tías a la in­ver­sión pri­va­da de que el Pe­rú es una bue­na pla­za pa­ra in­ver­tir y tra­ba­jar. Por cier­to que cuan­do ha­bla­mos de usar la in­te­li­gen­cia y las me­jo­res fór­mu­las de ne­go­cia­ción, ello no im­pli­ca de­jar de la­do el cum­pli­mien­to de la ley y eso lo tie­nen que te­ner muy cla­ro las co­mu­ni­da­des, pues si blo­quean ca­rre­te­ras y si ac­túan con vio­len­cia con­tra las fuer­zas del or­den y los par­ti­cu­la­res que se tras­la­dan por el lu­gar, sen­ci­lla­men­te se tie­ne que san­cio­nar a los res­pon­sa­bles, pues el de­re­cho a pro­tes­tar no sig­ni­fi­ca agre­dir ni me­nos con­cul­car el de­re­cho de los de­más al li­bre trán­si­to por el te­rri­to­rio na­cio­nal. En es­to las co­mu­ni­da­des de­ben dis­cer­nir que una co­sa son sus tie­rras co­mu­na­les y otra muy dis­tin­ta que las vías son pú­bli­cas. De ma­ne­ra que los pun­tos me­dios en una ne­go­cia­ción son bien­ve­ni­dos, pe­ro el res­pe­to a la ley y el or­den pú­bli­co tam­bién, ya sea en Co­ta­bam­bas (Apu­rí­mac) o en cual­quier otro lu­gar del país. Los ciu­da­da­nos es­pe­ran aho­ra una mu­ñe­ca dies­tra de par­te del go­bierno de Pe­rua­nos por el Kam­bio (PpK), el mis­mo que an­tes de los 100 días de ges­tión ha vis­to per­der va­rios pun­tos de la apro­ba­ción pre­si­den­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.