“MA­FIA DE CU­POS”

“[Kuczyns­ki] sa­có a Gil­bert Vio­le­ta de je­fa­tu­ra de cam­pa­ña por de­nun­cias so­bre co­bros”, sos­tie­ne Gio­con­da Tri­pi, quien tam­bién se­ña­la al te­so­re­ro Jo­sé La­bán. Afir­ma que le co­bra­ron 70 mil so­les en efec­ti­vo y la ci­ta­ron en ca­fe­te­ría pa­ra en­tre­gar­los.

Diario Expreso (Peru) - - Portada - BO­RIS PUÉMAPE LOSTAUNAU bo­ris.pue­ma­pe@ex­pre­so.com.pe

Se­ño­ra Tri­pi, us­ted es una de las per­so­nas que han de­nun­cia­do el co­bro de cu­pos en la cam­pa­ña de Pe­rua­nos por el Kam­bio. ¿Có­mo fue su ca­so? Yo fui can­di­da­ta, pe­ro en la épo­ca que yo es­ta­ba de pre­can­di­da­ta, en el mes de enero, re­ci­bo una lla­ma­da de Jo­sé La­bán, en­ton­ces voy a la ofi­ci­na de San Isi­dro y es­ta­ban Jo­sé La­bán con Gil­bert Vio­le­ta…

-¿Es­te se­ñor Jo­sé La­bán qué car­go te­nía en ese mo­men­to en el par­ti­do?

Era el te­so­re­ro del par­ti­do, y el se­ñor Gil­bert Vio­le­ta era el je­fe de cam­pa­ña.

-Con­ti­núe…

En­ton­ces, Jo­sé La­bán me pi­dió con­ver­sar con­mi­go afue­ra, en la te­rra­za de la ca­sa, pe­ro me di­jo 'de­ja el te­lé­fono'; en­ton­ces me di­jo: 'sa­bes qué, ya se van a asig­nar los nú­me­ros, en­ton­ces tú es­tás sú­per bien, tú es­tás pos­tu­lan­do por el Ca­llao, tú sa­bes que los can­di­da­tos son cua­tro, es­tá Ci­ro Cas­ti­llo, es­tá Ja­net Sán­chez, es­tás tú, pe­ro de to­dos eres tú quien ha ve­ni­do ma­ne­jan­do la cam­pa­ña de PPK du­ran­te dos años en el Ca­llao, pe­ro hay un pro­ble­ma: quie­ren po­ner a Ja­net Sán­chez, que es miem­bro del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal con el nú­me­ro uno, a Ci­ro Cas­ti­llo con el nú­me­ro dos, y tú te irías al nú­me­ro tres'. Yo le di­je: 'Pe­pe, pe­ro eso me pa­re­ce muy ma­lo por­que yo he tra­ba­ja­do, ade­más ha­gan una en­cues­ta y van a ver que yo soy la per­so­na que más mue­ve y co­noz­co el te­ma del Ca­llao, por­que ten­go un his­to­rial den­tro de la po­lí­ti­ca cha­la­ca, he si­do fun­da­do­ra de Chim Pum Ca­llao'.

-¿Qué res­pues­ta ob­tu­vo?

Bueno, me di­jo que 'sí, pa­ra yo po­der­te man­te­ner­te el nú­me­ro ne­ce­si­ta­mos en­tre 70 mil y 100 mil so­les, que es un apor­te al par­ti­do'. Yo le di­je que si se tra­ta­ba de un apor­te al par­ti­do no ha­bía nin­gún pro­ble­ma, y le pre­gun­té pa­ra cuán­do re­que­rían ese di­ne­ro. Me di­jo que te­nía que ser en efec­ti­vo y me dio pla­zo ya, has­ta el jue­ves, o vier­nes, no re­cuer­do bien el día. Aco­té que iba a ha­blar con unas per­so­nas por­que yo ese di­ne­ro no lo ten­go, así que iba a ver quié­nes me po­dían ayu­dar. Así que ha­blé con fa­mi­lia­res y me ayu­da­ron, pe­ro so­la­men­te lle­gué a con­se­guir 40 mil so­les. Yo lo lla­mé y le di­je 'Pe­pe, acá ten­go el di­ne­ro', no le di­je la can­ti­dad, y me di­jo 'bien, te es­pe­ro en el Star­bucks que es­tá ahí por Cho­quehuan- ca', Las Pal­me­ras creo que se lla­ma, 'por fa­vor, lle­va el di­ne­ro en efec­ti­vo'. Cuan­do fui le di los 40 mil so­les en so­bre ma­ni­la, le di­je 'Pe­pe, por fa­vor, acá hay 40 mil'. '¿Y el res­to?'. 'Dé­ja­me por fa­vor que es­toy bus­can­do, dé­ja­me ver', le di­je. Co­mo a los dos o tres días tu­ve los 30 mil, lo lla­mé y le di los 30 mil, y me di­jo 'ya tie­nes se­gu­ro y es­ta­rás en­tre el 1 y el 2, eso ya es­tá ce­rra­do y yo te lo ase­gu­ro, al me­nos el 2 es­tá se­gu­ro'. Le di­je 'me mue­ro de pe­na por­que a uno lo tie­nen que po­ner por la tras­cen­den­cia po­lí­ti­ca que uno tie­ne', y me in­sis­tió 'sí, pe­ro no te preo­cu­pes, ya es­tá se­gu­ro, de­ja que yo mue­vo es­to'. Esas fue­ron sus pa­la­bras.

-¿Qué vino des­pués?

Pa­só el tiem­po y yo tu­ve un pro­ble­ma fa­mi­liar muy fuer­te, por el 30 de enero por ahí, cua­tro o cin­co días des­pués de ha­ber­le en­tre­ga­do el di­ne­ro. Mi hi­jo se ha­bía ido de via­je y le de­tec­tan leu­ce­mia, tu­ve que via­jar a Ita­lia, pe­ro an­tes de eso hu­bo una reunión en el Ho­tel Me­liá, don­de to­dos fui­mos a to­mar­nos la fo­to y a fir­mar los pla­ni­llo­nes. A la ho­ra que me to­man la fo­to y fir­ma­mos los pla­ni­llo­nes, yo fir­mo con el nú­me­ro uno; en­ton­ces me voy a Ita­lia y me man­dan ur­gen­tes men­sa­jes al What­sApp que ne­ce­si­ta­ban cam­biar por­que ha­bía ha­bi­do un error en el pla­ni­llón, les di­je que no po­día ha­cer na­da por­que es­ta­ba en Ita­lia con un te­ma te­rri­ble con mi hi­jo. Bueno, eso pa­só, yo re­gre­sé en fe­bre­ro, pe­ro ya sa­bía que me ha­bían da­do el nú­me­ro dos, pe­ro aun así ja­más pe­dí ex­pli­ca­cio­nes de có­mo me ha­bían pa­sa­do del uno al dos, por­que el pla­ni­llón con la fir­ma lo te­nían que re­mi­tir a la ONPE.

-¿Us­ted hi­zo cam­pa­ña en­ton­ces?

Re­gre­sé, es­tu­ve 28 días de cam­pa­ña, pa­sa­ron las elec­cio­nes, y bueno sa­le en la ONPE la re­la­ción de to­dos los apor­tan­tes y yo no apa­re­cía. Yo ni cuen­ta de eso, pe­ro la per­so­na que a mí me dio el di­ne­ro me lla­ma y me di­ce 'Gio­con­da, dón­de es­tá di­ne­ro que yo te he da­do, por­que tú no apa­re­ces en la re­la­ción de apor­tan­tes. Yo no quie­ro que sal­ga mi nom­bre pe­ro el tu­yo dón­de es­tá', y yo le di­go la ver­dad, que no lo sé. De ahí bus­qué y efec­ti­va­men­te no es­ta­ba mi nom­bre, y yo me sen­tí in­có­mo­da por­que po­día pen­sar que yo me ha­bía gas­ta­do ese di­ne­ro ya que coin­ci­día que yo ha­bía via­ja­do a Ita­lia por el te­ma de mi hi­jo…

-Fren­te a to­do es­to, ¿us­ted se co­mu­ni­có con el se­ñor La­bán?

Yo me co­mu­ni­qué con él y le di­jo 'Pe­pe, por fa­vor, quie­ro sa­ber…', sus res­pues­tas te­le­fó­ni­cas eran 'no te preo­cu­pes, no te preo­cu­pes, no te preo­cu­pes', y me cor­ta­ba.

-¿Es­to más o me­nos pa­ra cuán­do ha si­do?

Creo que ha si­do 15 de abril, por ahí. En reali­dad las fe­chas no las ten­go bien. En­ton­ces ahí es cuan­do yo le en­vío dos What­sApp a él, en uno le pon­go que mi nú­me­ro de DNI es tan­to, mi nom­bre es tan­to, que por fa­vor ne­ce­si­to el nú­me­ro del re­ci­bo, y no me con­tes­ta. Le in­sis­to que los apor­tan­tes es­tán es­pe­ran­do el re­ci­bo. De tan­to in­sis­tir me con­tes­ta al­go así co­mo 'yo voy a ha­blar con fu­lano de tal, no te preo­cu­pes, pe­ro el je­fe sí sa­be en qué se uti­li­zó ese di­ne­ro'…

-¿Quién es el je­fe?

El je­fe es el se­ñor Gil­bert Vio­le­ta, por­que Jo­sé La­bán era el te­so­re­ro y el je­fe de cam­pa­ña era el se­ñor Gil­bert Vio­le­ta. Ahí que­dó el te­ma. Lue­go yo de­ci­do man­dar una car­ta no­ta­rial, por­que del par­ti­do me di­cen 'Gio­con­da, te han des­afi­lia­do'. Ade­más acá ya se es­tá in­vo­lu­cran­do a otra ins­ti­tu­ción del Es­ta­do, que es el Ju­ra­do Na­cio­nal [de Elec­cio­nes], me di­cen que me han des­afi­lia­do del par­ti­do a raíz de to­dos mis re­cla­mos, pues co­mo es­toy fas­ti­dian­do tan­to por el te­ma es­te de la pla­ta…

-¿Se co­mu­ni­ca lue­go de ello con el se­ñor Gil­bert Vio­le­ta?

Mi­ra, cuan­do en­tro al Ju­ra­do, por­que te­nía que ve­ri­fi­car si real­men­te es­ta­ba yo des­afi­lia­da, y no es­toy ni si­quie­ra en el his­to­rial que he per­te­ne­ci­do al par­ti­do, ¿qué ha­go yo? Lla­mo a [Car­los] Por­to­ca­rre­ro [per­so­ne­ro le­gal de PpK], no me res­pon­de; en­ton­ces lla­mo a Gil­bert Vio­le­ta y él sí me res­pon­de, en­ton­ces yo le di­go 'Gil­bert, sa­bes qué, he en­tra­do a la pá­gi­na del Ju­ra­do y es­toy des­afi­lia­da, quie­ro sa­ber qué co­sa es lo que es­tá pa­san­do, ni si­quie­ra apa­rez­co en el his­to­rial'. '¿Así?, qué ra­ro', me di­jo, 'es­pé­ra­te, voy a ha­blar con Por­to­ca­rre­ro y lue­go te lla­mo'. Has­ta aho­ri­ta no me es­tá lla­man­do, no me ha lla­ma­do. En­ton­ces, ahí me pa­re­ció de­ma­sia­do atro­pe­llo, yo soy una mu­jer de 57 años, me pa­re­ció de­ma­sia­do atro­pe­llo. Si in­ten­ta­bas ha­blar con Pe­dro Pa­blo [Kuczyns­ki] te lla­ma­ban la aten­ción. Lo ha­bían cer­ca­do y no ha­bía nin­gún ti­po de ac­ce­so a na­da…

-¿Có­mo pue­de de­mos­trar us­ted que sí for­mó par­te de Pe­rua­nos por el Kam­bio?

Ellos pue­den de­cir que yo no pa­sé a afi­lia­da. Yo le voy a de­cir dos co­sas: [en re­la­ción con] la ma­fia de cu­pos pa­ra in­vi­ta­dos, en el Ca­llao le to­ca­ba un cu­pos, y el in­vi­ta­do fue Ci­ro Cas­ti­llo con el nú­me­ro tres; y te voy a de­cir una co­sa más, cuan­do hu­bo la elec­ción in­ter­na, el lo­cal que nos to­có a no­so­tros fue en Bo­ca­ne­gra, es­ta­ba ahí gen­te de la ONPE co­mo vee­do­res y yo he ido a vo­tar, o sea que en el pla­ni­llón de la elec­ción in­ter­na ahí es­tá mi vo­to, que eso es lo que cer­ti­fi­ca que yo he es­ta­do afi­lia­da al par­ti­do. Ese do­cu­men­to ten­dría que pe­dír­se­lo a la ONPE, por­que ellos se lle­va­ban esos re­gis­tros.

-An­te to­do es­to que le ha ocu­rri­do, ¿có­mo se sien­te us­ted aho­ra?

Yo es­toy en una si­tua­ción muy di­fí­cil, en la clan­des­ti­ni­dad por un jui­cio, y es que me han da­do una sen­ten­cia por un do­cu­men­to que yo no fir­mé en el go­bierno re­gio­nal [del Ca­llao]. Mi ca­rác­ter es muy con­fron­ta­cio­nal y por ser tan con­fron­ta­cio­nal y es­tar acu­san­do a tan­to de­lin­cuen­te y de­nun­ciar tan­to ma­lo ma­ne­jo que se ha ve­ni­do dan­do en el go­bierno re­gio­nal, he ter­mi­na­do en la clan­des­ti­ni­dad, mi hi­jo es­tá en Neo­plá­si­cas y no lo pue­do ir a ver, mi vi­da se fue al dia­blo en un ra­ti­to.

-¿Qué di­cen sus abo­ga­dos?

Bueno, ya pre­sen­ta­ron una ca­sa­ción, que ha si­do acep­ta­da, han pre­sen­ta­do un há­beas cor­pus an­te un juez cons­ti­tu­cio­nal, y yo sé que es­to ya es­tá por sa­lir de acá a diez días, cuan­do yo voy a sa­lir a dar la ca­ra y en­fren­tar­me al se­ñor La­bán, al se­ñor Vio­le­ta y a to­da la gen­te que se me pon­ga en­ci­ma con una men­ti­ra. Me mue­ro de pe­na es­cu­char al se­ñor La­bán de­cir 'es un de­li­to ser jo­ven', no, no es un de­li­to ser jo­ven, al con­tra­rio, es ma­ra­vi­llo­so ser jo­ven, pe­ro lo que él co­mo jo­ven es­tá ha­cien­do sí es un de­li­to.

-El se­ñor Vio­le­ta ha ad­ver­ti­do que de­nun­cia­rá a quie­nes lo se­ña­lan por es­tos “cu­pos”. ¿Us­ted va a se­guir con su po­si­ción?

Pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te. Yo sé que mi te­ma le­gal se va a re­sol­ver en es­tos

días, y por de­cir la ver­dad mi­ra có­mo es­toy aho­ri­ta. Es más, la Ley mis­ma di­ce que pa­sa­dos los 3,500 so­les ese di­ne­ro tie­ne que ser ban­ca­ri­za­do, por lo que el se­ñor La­bán de­bió ir, en su ca­li­dad de te­so­re­ro, al ban­co y ban­ca­ri­zar ese di­ne­ro; yo no quie­ro nin­gún re­ci­bi­to por­que por ahí es­tán apa­re­cien­do re­ci­bi­tos con el lo­go del par­ti­do, no, no, no, yo quie­ro el vou­cher del ban­co, eso es lo que yo quie­ro.

-¿Hay otros ca­sos así?

Hay un mon­tón, pe­ro co­mo le di­go la gen­te no quie­re de­cir­lo por­que tie­ne mie­do a de­nun­cias. Yo ten­go en­ten­di­do que el se­ñor Mar­co Mal­do­na­do quie­re pe­dir ga­ran­tías por­que lo vie­nen ame­na­zan­do, y a dón­de va a ir, ¿a la pre­fec­tu­ra? El pre­fec­to quién lo ha pues­to: Gil­bert Vio­le­ta.

-¿Al­go más que agre­gar?

Hay que te­ner en cuen­ta que Gil­bert Vio­le­ta fue ase­sor de la ban­ca­da de Hu­ma­la, él ha tra­ba­ja­do con es­ta ban­ca­da… Yo sé que dos o tres per­so­nas de­nun­cia­ron in­ter­na­men­te, an­te Pe­dro Pa­blo [Kuczyns­ki] la ma­fia de cu­pos, y Pe­dro Pa­blo [ Kuczyns­ki] lo sa­ca a Gil­bert [Vio­le­ta] de je­fe de cam­pa­ña, y man­da in­ves­ti­gar el te­ma. Esas de­nun­cias las ha­cen en ple­na cam­pa­ña, no po­día pa­rar, y pa­ra él [PPK] fue cla­ve que en­tre Al­fon­so Gra­dos, que en­tre Me­che Aráoz, que en­tre el vi­ce­pre­si­den­te [Mar­tín Viz­ca­rra] co­mo je­fe de cam­pa­ña, por­que ya co­mo que él mis­mo [Kuczyns­ki] se em­pie­za a dar cuen­ta y le em­pie­za a ce­rrar un mon­tón de co­sas. Yo creo que us­te­des de­ben ja­lar el te­ma por el te­ma del Ju­ra­do [Na­cio­nal de Elec­cio­nes] por­que es una red muy gran­de, y no ex­pli­can có­mo me sa­ca­ron in­clu­si­ve del his­to­rial del par­ti­do, de­jan­do en­tre­ver que tal vez tie­ne al­go que ver con

el Re­niec.

Gio­con­da Tri­pi in­sis­te en su po­si­ción y ase­gu­ra que hu­bo una “ma­fia de cu­pos” pre­sun­ta­men­te li­de­ra­da por Gil­bert Vio­le­ta y Jo­sé La­bán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.