NE­CE­SI­DAD DE UN CAM­BIO DE PA­RA­DIG­MA EN LA JUS­TI­CIA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - GUI­DO ÁGUI­LA GRA­DOS

A som­bro y con­tro­ver­sia ha cau­sa­do la úl­ti­ma en­tre­ga del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra al nor­te­ame­ri­cano de ori­gen ju­dío Bob Dy­lan. Asom­bro, por­que por pri­me­ra vez en 115 años de his­to­ria del más im­por­tan­te re­co­no­ci­mien­to mun­dial se en­tro­ni­za en la li­te­ra­tu­ra a un mú­si­co. Ya el año pa­sa­do se ha­bía en­tre­ga­do el lau­rel a la bie­lo­rru­sa Svetla­na Ale­xie­vich, más re­co­no­ci­da co­mo pe­rio­dis­ta que co­mo es­cri­to­ra. Con­tro­ver­sia, por­que un sec­tor de la crí­ti­ca con­si­de­ra que hay un aba­ni­co de li­te­ra­tos quí­mi­ca­men­te pu­ros que lo me­re­cen. En­ton­ces, no es por es­ca­sez que se es­co­ja un mú­si­co. Más allá de las po­lé­mi­cas y los mo­ti­vos po­lí­ti­cos om­ni­pre­sen­tes en los ho­me­na­jes que in­mor­ta­li­zó el in­ven­tor de la di­na­mi­ta, lo cier­to es que es­ta­mos asis­tien­do a un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la li­te­ra­tu­ra. El men­sa­je es que la li­te­ra­tu­ra ya no es só­lo los clá­si­cos es­cri­tos en pro­sa y ver­so. Que el gé­ne­ro li­te­ra­rio in­cor­po­re a la mú­si­ca, es un gi­ro co­per­ni­cano en la con­cep­ción. Sen­ti­mos que es­to mis­mo de­be ocu­rrir en el ám­bi­to de la jus­ti­cia. El pa­ra­dig­ma de que la fi­na­li­dad úl­ti­ma del pro­ce­so es al­can­zar la paz so­cial en jus­ti­cia ya al­can­zó su fe­cha de ven­ci­mien­to. Más pa­re­ce un es­lo­gan po­lí­ti­co del si­glo pa­sa­do que al­go que si­quie­ra se aso­me en la reali­dad. De­be­mos mi­rar a la jus­ti­cia con otro pris­ma. Las re­no­va­cio­nes y trans­for­ma­cio­nes que ocu­rren en to­dos los ám­bi­tos (po­lí­ti­cos, cien­tí­fi­cos, eco­nó­mi­cos, ar­tís­ti­cos y has­ta de­por­ti­vos), no se ad­vier­te que se ha­yan da­do en el ám­bi­to ju­rí­di­co. Siem­pre se mi­ra la puer­ta de in­gre­so al pro­ce­so: el au­men­to de la li­ti­gio­si­dad en sen­ti­do di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la po­bla­ción, la in­su­fi­cien­cia de ór­ga­nos ju­ris­dic­cio­na­les y per­so­nal pa­ra aten­der­los y sus se­cue­las co­no­ci­das: el au­men­to de la car­ga pro­ce­sal, el man­te­ni­mien­to de la pro­vi­sio­na­li­dad y el ros­tro aja­do, in­cré­du­lo e in­sa­tis­fe­cho del ciu­da­dano con res­pec­to a la jus­ti­cia. Es una pos­tal que se re­pi­te por ge­ne­ra­cio­nes. Cree­mos que ha lle­ga­do la ho­ra de mi­rar el pro­ce­so por la puer­ta de sa­li­da. Si esa paz so­cial en jus­ti­cia es tan real co­mo la ubi­ca­ción de Ma­con­do en el ma­pa co­lom­biano, en­ton­ces apun­te­mos a lo­grar­la. Mi­re­mos más allá de la re­so­lu­ción que po­ne fin al pro­ce­so. Sea­mos sen­si­bles an­te las con­se­cuen­cias de una sen­ten­cia con­de­na­to­ria. Dé­mos­le un ros­tro hu­mano a la jus­ti­cia. Nos lle­gan es­ta­dís­ti­cas de ca­sos re­suel­tos. Nun­ca de his­to­rias que nos enor­gu­llez­can. Con­ti­nua­re­mos en la si­guien­te en­tre­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.