RE­ME­DIO PEOR QUE LA EN­FER­ME­DAD

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - ALE­JAN­DRO TU­DE­LA CHOPITEA

Em­pe­ce­mos por la de­fi­ni­ción del ma­ta­bu­rro: Tráns­fu­ga “per­so­na que pa­sa de una ideo­lo­gía o co­lec­ti­vi­dad a otra”. Así de sim­ple. Lo que ocu­rre es que el trau­ma he­re­da­do del fu­ji­mon­te­si­nis­mo ha lle­va­do en el Pe­rú a pre­ten­der de­jar de la­do la gra­má­ti­ca y equi­pa­rar el trans­fu­guis­mo úni­ca­men­te con el tráns­fu­ga mer­ce­na­rio, aquel que se cam­bia de ca­mi­se­ta y tien­da po­lí­ti­ca por el vil di­ne­ro o pre­ben­das trai­cio­nan­do al Es­ta­do De­mo­crá­ti­co y de­frau­dan­do a su elec­to­ra­do. Se com­pren­de que la co­rrup­te­la vi­vi­da se tra­te de com­ba­tir con un pro­yec­to de re­so­lu­ción le­gis­la­ti­va, pe­ro lo que aca­ba de en­gen­drar la ma­yo­ría del Con­gre­so -iró­ni­ca­men­te en­ca­be­za­da por la ban­ca­da fujimorista- re­sul­ta un pé­si­mo re­me­dio, y, ade­más, in­cons­ti­tu­cio­nal. De­ja­mos, por el mo­men­to, la vá­li­da cri­ti­ca de que se tra­ta de una me­di­da ais­la­da que no res­pon­de a la re­for­ma po­lí­ti­coe­lec­to­ral in­te­gral que de­man­da la opi­nión pú­bli­ca des­de ha­ce años, sino que es un par­che pro­mo­vi­do por el gru­po fujimorista pa­ra “di­fi­cul­tar” que el chu­po –léa­se, des­ban­de de par­la­men­ta­rios na­ran­jas-, se pro­duz­ca. Va­ya­mos aho­ra al fon­do de es­te des­a­gui­sa­do. En po­cas pa­la­bras, la re­so­lu­ción le­gis­la­ti­va de ma­rras ya pro­mul­ga­da y que mo­di­fi­ca el Re­gla­men­to del Con­gre­so, san­cio­na que to­do Pa­dre de la Pa­tria que vo­lun­ta­ria­men­te se re­ti­re, re­nun­cie o sea se­pa­ra­do o ex­pul­sa­do del gru­po par­la­men­ta­rio ori­gi­nal, que­da au­to­má­ti­ca­men­te prohi­bi­do de in­te­grar otra ban­ca­da –o una nue­va-, for­mar par­te de la me­sa di­rec­ti­va o de la di­ri­gen­cia de cual­quier co­mi­sión o gru­po de tra­ba­jo del Po­der Le­gis­la­ti­vo. Con el ar­gu­men­to de que así se con­so­li­dan los gru­pos par­la­men­ta­rios y se im­pi­de la bal­ca­ni­za­ción del Con­gre­so, a los re­nun­cian­tes o ex­pul­sa­dos só­lo les que­da su ofi­ci­na con­gre­sal, men­di­gar la pre­sen­ta­ción de una ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va y el de­re­cho de pa­ta­leo o al vo­to so­li­ta­rio. La re­so­lu­ción cues­tio­na­da es una mordaza que vio­la o afec­ta de­re­chos-li­ber­ta­des cons­ti­tu­cio­na­les (v.g., a la igual­dad an­te la ley y no dis­cri­mi­na­ción por mo­ti­vo de opi­nión; el de­re­cho de ob­je­ción de con­cien­cia y no su­je­ción a man­da­to im­pe­ra­ti­vo, etc.), y es­ta­mos con­ven­ci­dos de que se­rá ob­je­to de de­man­da de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad y que el TC la de­ro­ga­rá por ar­bi­tra­ria y des­pro­por­cio­na­da. Vol­va­mos a la iro­nía. Quien lle­nó de tráns­fu­gas mer­ce­na­rios el país fue el fu­ji­mon­te­si­nis­mo del pa­sa­do, y hoy sus su­ce­so­res y ad­lá­te­res quie­ren aca­llar la re­pre­sen­ta­ción y voz de cual­quier con­gre­sis­ta que vo­lun­ta­ria y le­gí­ti­ma­men­te de­ci­da ser un sim­ple tráns­fu­ga. ¡Amén!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.