LEY ATEN­TA CON­TRA LA PNP

Nor­ma es pa­ra bu­ró­cra­tas de es­cri­to­rio y no pa­ra los agen­tes ope­ra­ti­vos que el Pe­rú ne­ce­si­ta, ad­vier­te Juan San­ti­vá­ñez An­tú­nez.

Diario Expreso (Peru) - - Portada -

“Pe­di­mos una Po­li­cía mo­der­na, sin em­bar­go, de la lec­tu­ra de la nor­ma se ad­vier­te que ha si­do he­cha por per­so­nal que bus­ca una Po­li­cía bu­ró­cra­ta en lu­gar de una Po­li­cía eje­cu­ti­va”, aler­ta abo­ga­do Juan Jo­sé San­ti­vá­ñez.

Cuan­do la ciu­dad ca­pi­tal se­guía im­pac­ta­da por la muer­te de tres bom­be­ros con­si­de­ra­dos hé­roes, y los des­pe­día una mul­ti­tud en un cam­po­san­to li­me­ño, po­cos to­ma­ron no­ta del de­cre­to le­gis­la­ti­vo pu­bli­ca­do el úl­ti­mo vier­nes en el dia­rio ofi­cial El Pe­ruano, una nor­ma que, pa­ra los en­ten­di­dos, es un re­tro­ce­so en el re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos de la fa­mi­lia po­li­cial. Se tra­ta del De­cre­to Le­gis­la­ti­vo Nº 1242, que mo­di­fi­ca el DL Nº 1149, Ley de Ca­rre­ra y Si­tua­ción de Per­so­nal de la Po­li­cía Na­cio­nal del Pe­rú, que se­ría un aten­ta­do con­tra los uni­for­ma­dos ya que en lu­gar de bus­car una Po­li­cía mo­der­na su apli­ca­ción se­rá to­do lo con­tra­rio. EX­PRE­SO con­sul­tó al es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho po­li­cial, Juan San­ti­vá­ñez An­tú­nez, quien in­di­có que una vez más el Go­bierno ha per­di­do la opor­tu­ni­dad de le­gis­lar en es­te cam­po. “Pe­di­mos una Po­li­cía mo­der­na, sin em­bar­go, de su lec­tu­ra del ci­ta­do de­cre­to le­gis­la­ti­vo se ad­vier­te que ha si­do he­cha por per­so­nal que bus­ca una Po­li­cía bu­ró­cra­ta en lu­gar de ha­cer­la eje­cu­ti­va”. Re­fi­rió que es co­no­ci­da la prác­ti­ca ha­bi­tual den­tro de la or­ga­ni­za­ción po­li­cial de que los ofi­cia­les, cuan­do asu­men el man­do de una uni­dad, pue­dan efec­tuar va­ria­cio­nes y cambios en be­ne­fi­cio del ser­vi­cio y neu­tra­li­zar a los gru­pos en­quis­ta­dos. “Los que real­men­te co­no­ce­mos la Po­li­cía sa­be­mos que en de­ter­mi­na­das uni­da­des hay gru­pos en­quis­ta­dos. Ca­rre­te­ras, lo­gís­ti­ca, eco­no­mía, uni­da­des don­de se ma­ne­ja ran­cho y com­bus­ti­ble, son pues­tos en don­de mu­chos de los ma­los ofi­cia­les pa­gan pa­ra ser cam­bia­dos allí”, ase­gu­ra el ex­per­to. “An­tes cuan­do lle­ga­ban bue­nos ofi­cia­les y que­rían cam­biar es­to, lo ha­cían a tra­vés de do­cu­men­tos por ne­ce­si­dad del ser­vi­cio, y con es­to los re­mo­vían. Hoy con es­te de­cre­to son ina­mo­vi­bles y se aban­do­na la lu­cha con­tra la co­rrup­ción”, pun­tua­li­zó San­ti­vá­ñez An­tú­nez. Tam­po­co se pue­de ne­gar que tam­bién su­ce­de lo con­tra­rio, que exis­ten ofi­cia­les que lle­gan y bus­can co­lo­car a su per­so­nal de con­fian­za, pe­ro lo que de­bió ha­cer la ley es pro­po­ner me­ca­nis­mos pa­ra re­gu­lar es­te ti­po de pro­ble­mas, o jus­ti­fi­car la ne­ce­si­dad del ser­vi­cio pa­ra evi­tar abu­sos o cambios an­to­ja­di­zos. “Pe­ro no ir­se por el ca­mino más fá­cil que aho­ra ha­rá di­fí­cil co­man­dar. Por eso sos­ten­go que es­ta nor­ma ha si­do he­cha por bu­ró­cra­tas ad­mi­nis­tra­ti­vos y no por gen­te que en su ca­rre­ra ha co­man­da­do”, agre­gó.

“RI­DÍ­CU­LA DIS­PO­SI­CIÓN”

San­ti­vá­ñez An­tú­nez en­tra en lo me­du­lar de la nueva nor­ma y ad­vier­te que es­ta dis­po­si­ción es ri­dí­cu­la e irri­so­ria al po­ner en jue­go

el re­co­no­ci­mien­to a las ac­cio­nes dis­tin­gui­das. Y es que en el re­gla­men­to po­li­cial la fi­gu­ra de ac­ción dis­tin­gui­da es to­do he­cho que so­bre­va­lo­re la ac­tua­ción del per­so­nal po­li­cial, pe­ro co­mo con­se­cuen­cia de un en­fren­ta­mien­to, en la que se po­ne en ries­go la vi­da o la in­te­gri­dad fí­si­ca. “Con la nueva mo­di­fi­ca­to­ria, le otor­gan a es­ta ac­ción ex­cep­cio­nal so­lo tres pun­tos, mien­tras que pa­ra una fe­li­ci­ta­ción con resolución su­pre­ma ob­tie­ne seis pun­tos”, afir­ma. La teo­ría es elo­cuen­te, se­gún San­ti­vá­ñez, en tan­to pa­ra el Go­bierno tie­ne más va­lor una fe­li­ci­ta­ción pre­si­den­cial que una me­da­lla de ho­nor otor­ga­da por un Con­se­jo de la Or­den, con lo que se des­me­re­ce la gran la­bor de los po­li­cías ope­ra­ti­vos que día a día lu­chan con­tra la de­lin­cuen­cia. Adi­cio­nal­men­te, y en ló­gi­ca con­tra­ria a lo es­ta­ble­ci­do en la nor­ma mo­di­fi­ca­da, po­drá as­cen­der­se por la cau­sal de ac­ción dis­tin­gui­da a un ofi­cial co­ro­nel PNP al gra­do de ge­ne­ral. “Es­te pun­to de la nor­ma sí lo con­si­de­ró po­si­ti­vo, por­que exis­ten mu­chos ca­sos en don­de ofi­cia­les co­ro­ne­les que me­re­cen as­cen­der no son del agra­do de la cor­po­ra­ción de ge­ne­ra­les y no se pue­de pri­var del re­co­no­ci­mien­to a ofi­cia­les que ha­gan una ac­ción me­ri­to­ria”, ase­gu­ra.

RE­NO­VA­CIÓN DE CUA­DROS

Otro án­gu­lo del DL Nº 1242 -que de­be ser to­ma­do en cuen­ta con su­ma aler­ta- es el re­fe­ri­do a la re­no­va­ción de cua­dros. San­ti­vá­ñez An­tú­nez re­mar­ca que ba­jo es­te nue­vo per­fil se pue­de aca­bar con la ca­rre­ra de un efec­ti­vo po­li­cial. “An­tes es­ta fi­gu­ra se apli­ca­ba una vez al año me­dian­te la re­no­va­ción or­di­na­ria, aho­ra pue­den to­mar es­ta de­ci­sión a cri­te­rio del co­man­do, sea de opor­tu­ni­dad o de uti­li­dad pú­bli­ca. La gran pre- gun­ta es: ¿quién es­ta­ble­ce­rá los cri­te­rios de la uti­li­dad pú­bli­ca? Es más, “has­ta hoy se si­guen co­me­tien­do gran­des abu­sos con los pases al re­ti­ro re­gla­dos”, aler­tó el ju­ris­ta. “¿Y cree us­ted que no se co­me­te­rán con es­ta nueva dis­po­si­ción? Si no han po­di­do apli­car ade­cua­da­men­te el pa­se al re­ti­ro or­di­na­rio, a pe­sar de que la ley lo le­gis­la, ¿po­drán apli­car el ex­tra­or­di­na­rio?”, se in­te­rro­ga el ex­per­to. Lo que re­sul­ta aún más re­pro­cha­ble es que pa­ra dic­tar to­das es­tas me­di­das nue­va­men­te vuel­ven a inob­ser­var el pre­ce­den­te de la sen­ten­cia vin­cu­lan­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal STC 090- 2004-TC que es­ta­ble­ció los cri­te­rios pa­ra pa­sar a un ofi­cial a la si­tua­ción de re­ti­ro. “Se ad­vier­te de la ley que ella no es­ta­ble­ce cau­sa­les pa­ra pa­sar a un ofi­cial a la si­tua­ción de re­ti­ro, so­lo ha­ce re­fe­ren­cia a la con­di­ción que un ofi­cial de­be te­ner pa­ra ser con­si­de­ra­do”, afir­ma.

DIS­CRE­CIO­NA­LI­DAD

Con el agre­ga­do que “ha pre­vis­to que se­rá de vein­te años de ser­vi­cio reales y efec­ti­vos. Pe­ro siem­pre la Po­li­cía ha apli­ca­do el tiem­po de ser­vi­cios co­mo si fue­ra una cau­sal, cuan­do la pro­pia nor­ma ha es­ta­ble­ci­do que so­lo es una con­di­ción”, agre­ga. Por lo de­más, el Po­der Ju­di­cial ya ha es­ta­ble­ci­do que tie­ne que ha­ber cau­sa­les ob­je­ti­vas y que no pue­de apli­car­se la re­no­va­ción de ma­ne­ra dis­cre­cio­nal, co­mo se pre­ten­de, por lo que es­ta nor­ma aten­ta in­clu­so con­tra el In­for­me De­fen­so­rial Nro. 56. In­for­me en que la Defensoría del Pue­blo de­nun­ció los gra­ves ca­sos de abu­so apli­ca­dos en la re­no­va­ción de per­so­nal de la Po­li­cía Na­cio­nal. “En otras pa­la­bras, con es­to te in­vi­to al re­ti­ro, sin te­ner la obli­ga­ción de sus­ten­tar. ¿Por qué?”

PRO­PUES­TAS QUE FAL­TA­RON

La lar­ga lis­ta de au­sen­cias en la nor­ma po­li­cial es abul­ta­da. Sin em­bar­go, San­ti­vá­ñez An­tú­nez sos­tie­ne que la re­no­va­ción de­bió re­gu­lar­se más y con cau­sa­les opor­tu­nas. “Creo que lo que de­bió ha­cer­se fue es­ta­ble­cer cau­sa­les ob­je­ti­vas pa­ra el pa­se al re­ti­ro, an­tes que es­ta­ble­cer un pa­se al re­ti­ro ex­cep­cio­nal, en ca­sos dis­tin­tos al nom­bra­mien­to de un nue­vo di­rec­tor ge­ne­ral”. Al res­pec­to pro­pu­so cin­co cau­sa­les: 1) En­con­trar­se en el ter­cio in­fe­rior del cua­dro de mé­ri­to en el pro­ce­so de as­cen­so al gra­do in­me­dia­to su­pe­rior; 2) No te­ner cur­sos de es­pe­cia­li­za­ción en el gra­do; 3) No te­ner con­de­co­ra­ción por ser­vi­cios me­ri­to­rios; 4) No ha­ber al­can­za­do va­can­te en el pro­ce­so de as­cen­so al gra­do in­me­dia­to su­pe­rior lue­go de ha­ber­se pre­sen­ta­do al pro­ce­so de as­cen­so por más de cua­tro opor­tu­ni­da­des; y 5) Te­ner más de diez ho­ras de ri­gor o cin­cuen­ta ho­ras de san­cio­nes dis­ci­pli­na­rias, en­tre otros.

Nue­vo de­cre­to le­gis­la­ti­vo no so­lo no apo­ya a los po­li­cías ope­ra­ti­vos sino que fa­vo­re­ce a las ar­go­llas, y, ob­vio, a la co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.